0086 1955 05 Suplemento Mundo Hispanico Colombia

  • Uploaded by: ÓscarClaveríaIbáñez
  • 0
  • 0
  • November 2021
  • PDF
Download

This article was submit by member and they agreed that they have the permission to submit it. If you own the copyright of this article and want to remove it from our site, please report to us by using this DMCA form. Report DMCA


Overview

Download & View 0086 1955 05 Suplemento Mundo Hispanico Colombia as PDF for free.

More details

  • Words: 71,306
  • Pages: 82
  • Size: 18.2MB
MVNDO HISRAN'CO N ‘ . 81 - »5 Fias.

LA REVISTA DE VEINTITRES PAISES

MVNDO

HISPANICO



La revista para todos.



Los mejores reportajes gráficos.



La mejor información de España y de Hispanoamérica.



Páginas a todo color.



Actualidad.



Modas.



Narraciones.



Las ciudades. Las costumbres. El paisaje.



Publicación mensual.

D I S I R ) B P l ì ) O R ES E X I . Ü '’

I

)

S. A.

EDICIONES IBEROAMERICANAS

Pizarro,!? • MADRID • 'I«*léf.31

i I SPAÑA

P R E C I O S DE S U S C R I P C I O N : España: un año, 160 ptas.; dos años, 270 ptas. Otros países: un año. US $5; dos años, US $8,50;

/

¿

C O / V r£ M P O / ?/ ¿A O A CAT ¿

Ç

A

R

a

M

U

G / ?A / V O £ / A O B I C

O f

L

I

O

I

Ñ

A

C

I

roa

m

C A R L O S III es un excep­ cional coñac de

la gran

dinastía D O M E C Q , en su tipo clásico de S U A V E y S E C O , envejecido duran­

5: jo L E tó v R E y E # ^

te décadas y décadas de años en

sus

lï'f'w'íN mD0MECßT,ENE I Ä ° ' N0 CONCURRIR CONS^Sr RA«J1! í i ^^ j)C PO SIC)nN NAC,0 (Mita >

reposadas

soleras.

7a j

rc

funate* en,73° OE LÁ F R O N

_5v-

t £Pí

^Vi Ä j j ° n 1er

2
CASA FUNDADA EN

JEREZ

d e

1730

laFRONTERA

íe m e stre de este año , d u ran te el cu a l el B anco prestó 46 m illones de pesos a un prom edio de 1 .200 pesos por clien te. Es decir, que se fa v o re ció e x clu siv a m e n te a l peq ueñ o tra b a ja d o r, a l em pleado y a l em presario , pues el crédito del B anco P opu lar es f á c il, no exig e el ah o rcam ie n to del f a v o ­ recido y es oportuno p a ra rem ed iar la s n ecesidades del pueblo. Por eso es que a los tres año s el B a n co Popu lar ha irrig a ­ do en las c la se s m enos fa v o re cid a s su po lítica redento ra. Porque ya no es ú n icam en te e l B anco como institu ció n et que e stá al serv icio del pueblo. Tre s n uevas filia le s colaboran en esa p a trió tica ta re a . P rim ero , la C a ja de Ahorros del B anco P opu lar, que recibe con sig nacion es desde dos pesos en a d e lan te y proporciona al suscriptor v e n ta ja s e stu p en d as, ya que el poseedor de una lib reta de la C a ja de A horro s del B anco P opular s e h a ce acreed o r a un seguro de v id a e q u iv a ­ lente a sus d ep ósitos; p a rticip a en sorteos trim e strale s, en los c u a le s el favo recid o recibe una can tid a d ig u a l a la que tiene g u a rd a d a ; a cu m u la los in tereses corrientes por el d e ­ pósito; tiene la fa c ilid a d in m e d ia ta de poder h a c e r préstam os ordinarios e hip otecarios en el B anco P o p u lar; y a d e m ás, por ley de la R e p ú b lica , quien teng a una lib reta de ahorros puede p a rticip a r en los sorteos perm anen tes de c a sa s que hace el In stitu to de C rédito T e rrito ria l, con v e n ta ja s que no ofrece n ing un a otra In stitu ció n p a re cid a , y a que el B anco P opular tam b ién tiene B anco H ipo tecario P opu lar que fa c ilita in m e d ia ta m e n te el dinero p a ra e l suscriptor de la C a ja d e Ahorros que h a y a g anado una c a s a en los sorteos del In scre d ia l. Y fu e ra de todo esto, la C o m p añ ía Popu lar de Seguros en trega un seguro de v id a a todos los deudores del B anco. Es d e cir, que la s o c ia liza ció n del crédito im pu esta por el B anco P opular en C olo m bia cubre todas las n ecesidades del pueblo, h a sta el punto de que si 1a d e sg racio llega cuand o un tra b a ja d o r e s deudor, el seguro de vid a te cubre a u to m á tica m e n te la ob ligación y la fa m ilia no recibe ia he re n cia de deu das q u e, posiblem ente con la a u se n c ia del je fe , no podría pagar. Todo esto nos perm ite a firm a r que el Banco P opu lar cum ple en Colom bia y en los p aíses donde fu n cio n an f ilia ­ les su y a s, una labor revo lu cio naria im posible de sup erar. L le v a r el créd ito f á c il h a sta las zo n a s d e sa m p a ra d a s; f i­ n a n cia r por interm edio de A co p i la s peq ueñas y m e d ian as in d u stria s; fo m e n ta r el espíritu del ahorro y e d u ca r a l pue­ blo y a fa n iñ e z en la sa n a costum bre de a se g u ra r el porv e n ir; s a c a r de la s g a rra s de tos a g io tista s e quienes le em p eñ ab an su vid a y sus h ab eres por no perder la propiedad h ip o te ca d a ; lle g a r h a sta las a ctiv id a d e s m ás in só lita s e im p la n ta r a llí una o rg a n iza ció n que perm ita a qu ien es se g a n a n la vida en lu ch a ruda con ta e x iste n c ia , m edios y oportunidades que n un ca estu vieron a su a lca n ce . El Banco P o p u lar es tam b ié n el B anco de todos. El B anco P o p u lar es el poderoso B anco de los pobres. Y sirve por ig u a l. Desde el e stu d ia n te h a sta el ch ó fe r y desde la viuda h a sta el em pleado de c a fé . H ace a p e n a s unos pocos días em pezó a fu n c io n a r una nuevo A g e n c ia d e i B anco P opular en la C iu d ad U n iv ersito ria en donde van o prestarse a

N D U D A B L E M E N T E en el agitad o y veloz proceso de tra n sfo rm a ció n que se registra en la vida colom b ia­ n a , uno de los hechos de m ayor en verg ad u ra y que constituye el m ás a v a n z a d o índice h a la g a d o r para la p a tria , es la s o c ia liza ció n del ¿réd ito im puesta en menos de cuatro año s por el B anco Popu lar g ra cia s a una po lítica so­ cial y econó m ica id ead a y puesta en p rá c tic a , con acierto y e f ic a c ia , por un equipo de hom bres jóvenes a cuya c a b e za se en cu entra el Gerente G e n e ra l, doctor Luis M orales G ó m ez. El B anco P opular, a ios tres años de v id a , ha logrado cubrir to talm en te el territorio n acio n al y tra sp a sa r la s fro n ­ te ra s p a tria s, llevan d o a otros p aíses, con am plio sentido de unidad a m e ric a n a , su p o lítica de em an cip ació n econó m i­ c a . P are cía exótico y se form ularon diversas y profundas c rític a s cuando a la fu n d a ció n del B anco Popu lar sus d i­ rectores hablaron de la so c ia liza ció n del crédito. Y a e sta b a vigen te el en sayo de so cia liza ció n de la vivien d a y de la salu brid ad pública. Pero fa lta b a la p arte p rin cip al, porque nada g a n a b a el tra b a ja d o r colom biano con lograr fá cilm e n te casa propia, si le fa lta b a la m an era de fin a n c ia r tan g ra ta am b ición . Los B ancos en C olo m bia fueron siem pre sitios que nunca pudieron e s c a la r el pequeño in d u stria l, el tra b a ja d o r, el obrero, el chófer. L a s chequ eras eran instrum entos al servicio exclusivo de ios potentados y la s puertas de los B ancos sólo se a b rían para las grandes negociacio nes bur­ guesas1, que se m o viliza b a n por am p lia s a ve n id as en tre los m ás poderosos, sin tener en cu en ta una nutrida clie n te la de gentes tra b a ja d o ra s y h o nradas cu y as asp iracio n e s e s ta ­ ban fru strad a s, porque no e x istía uno m ono generosa que diera curso a sus proyectos y equ ipara su c a p a c id a d de tra b a jo . Pero, cuando m enos se p e n sab a, hubo estupor en el país y se arm ó un e scá n d alo , porque g en tes del pueblo y hom bres sin v in cu la cio n e s b urguesas, ni orlas p rivileg iad as, tam bién lograban a cce so h a sta la s c a s illa s de un B anco, a b ría n su cuen ta corriente y d ia lo g ab an cordialm ente con G eren tes y alto s em pleados cu y a ta re a in icia l fu e la de e n se ñ a r a m a ­ n e ja r tan d ifíc il instru m en to, o rien tcrlo en sus negocios y pro curarle en form a a m p lia y generosa el dinero a m b icio n a ­ do pora e n fre n ta rse a la v id a y m irar sonriente el porvenir. H aber logrado lle v a r h a sta el pueblo, h a sta el hom bre com ún, la edu cación b a n c a ria , puede considerarse com o la verdadera revolución social de C olo m bia. Y esto e s un hecho vigen te que no adm ite d iscusió n. En un principio se p resen ­ taron los in co nven ientes com unes que tiene toda o rg a n iza ­ ción n a c ie n te , pero debido a una p erm anen te em presa de edu cación y de in form ación pora los m illa res de c lie n te s del B anco P o p u lar, la In stitu ció n ha logrado sobreponerse, por­ que su po lítica ha sido com prendida y a c a ta d a , en ta l fo rm a , que el G eren te G e n e ral, en su últim o in form e, pudo d ecir a todo el pueblo colom b ian o que los pobres tam b ién pa g a n . H a sta el m om ento, el B anco Popu lar ha prestado 2 20 m illo­ nes de pesos y la ca rte ra a p e n a s va le 90 m illones, m ientras sus depósitos consolidados ascie n d e n a 116 m illones. Pero el dato m ás ilu stra tivo de lo que sig n ifica la so cia liza ció n del crédito en C olo m bia, podemos verlo en el inform e del prim er

I

NpT j j i j g l i . ÊSïïâàâL W



4

i H

i

H

e stu d ia n te s y profesores todos los serv icio s da la In stitu ­ ción. Bien conocida es la doloroso tra v e s ía del estu dian te que por lo g e n e ra l es pobre, esperan do el giro f a m ilia r que m u chas ve ces ta rd o , pa ra poder sub sistir. Y esa n ecesidad obliga a l e stu d ia n te a em peñ arse con los usureros, quienes d isfru ta n m ensu alm en te de la m itad , por lo m enos, de su cuo ta. T a m b ié n a i u n iv e rsitario llegó el rem edio a sus pro­ blem as porque el B anco P o p u lar, siem pre a le rta p a ra cubrir todas la s n ecesidades del con glom erad o, h a resuelto in sta la r en la propia C iu d ad U n iv e rsita ria de B o g o tá, repetim os, una A g e n c ia que so lu cio n ará a los e stu d ia n te s adversid ad es econó m icas que desde h a c e años se han m an tenid o vigentes. H a ce poco se in iciaro n co n versacio n es en C olo m bia para la in sta lació n de una fa cto ría de la poderosa fá b ric a de autom óviles K aise r. L a s prim eras e n tre v ista s fuero n a c a p a ra d a s por los pode­ rosos dueños del m onopolio in d u stria l del país. Pero frente a esa situ a ció n , el B a n co P o p u lar, el poderoso B a n co de los pobres, entró a defen der sus in tereses. Y la em presa K aiser/ que y a es una realid od n a c io n a l, no v a a se r con trolada por dos o tre s m a g n a te s, sino que en e lla v a n a te n e r opor­ tun id ad de t ra b a ja r 250 pequeños in d u stria le s de todo el país, qu ien es a p o rtará n el c a p ita l por in term edio del B anco P opu lar en ig u a l sum a a como ib an a hacerlo los dueños de la riq u e za n a cio n a l. A la em presa K a ise r, que fa b rica rá autom óviles a n te s de un a ñ o , e sta rá n v in cu la d o s 250 ta lle ­ res, p eq ueñ as em presas que fa c ilit a rá n sus productos a fa g ra n fá b rica y tra b a ja d o re s c u y a m ono de obra no v a o ser y a la de un a sa la ria d o a l se rv icio d e l poderoso, sino la de un a cc io n ista a l serv icio de su em p resa. Sería largo e n u m e rar los m últiples servicios prestados por el B anco P opular a l desarrollo y el increm ento de ki econo< m?a n a cio n a l. Ese asp ecto d aría m ate ria l p a ra otro capítulo. En esta breve n o ta, sólo querem os d e s ta c a r el hecho real y extrao rd in a rio de la so c ia liza ció n del créd ito. La» 4 0 O fi­ cin a s del B anco P opu lar en C olo m bia e stá n a tod as horas rep letas de gen tes de div e rsas c lase s y a ctiv id a d e s en busco de una a yu d a y con la e sp e ra n za cie rta de un apoyo. C o­ lom bia ha sup erado en A m é ric a , una dé las e ta p a s más d ifíc ile s, cu a l es la de e n se ñ ar a las gen tes que por razones o b vias care ce n de una cu ltu ra só lid a y de una educación u n iv e rsita ria , a m an e ja r sus pequeños y pobres negocios a tra v é s del B a n co , a p a g a r con chequ es, a d e ja rse orientar por la s sa b ia s y p rá c tic a s e n se ñ a n za s de q u ie n es conocen el ritm o de los n egocios y la form a p rá ctic a com o debe ser invertido e l dinero. A los nuevos a v a n c e s de la in d u stria n a c io n a l, los pro­ gresos in ca lc u la b le s del pars, la riq u e za a cu m u la d a sin tasa en el territorio p a trio , la s in m ensas e n e rg ía s disponible» en el form idable c a p ita l hum ano de n u e stra r a z a , se vino a su m a r oportun am en te y con e f ic a c ia m a ra v illo sa , la so­ c ia liz a c ió n del créd ito im puesto por e l B a n co P o p u lar, toree que los colom bianos y el país h a b rá n de reco no cerle para siem pre a l ¡oven y d in ám ico G e re n te d o ctor L u is Morale» Góm ez.

W/ÊÏ’ ¡

j

i

l

¡SBgäjSSäi

Ir

(

EN EL CORAZON DE BOGOTA 400 habitaciones con baño privado y calefacción central. Sencillas de $ 22 hasta $ 32 Dobles de $ 32 hasta $ 42 Departamentos de $ 55 Mejores facilidades para convenciones, banquetes y matrimonios jj l f l Ö [ r j l r z jL .

Tel. 20101

Cables: INHOTELCOR

HOTEL TEQUENDAMA

5

3 0 b a rco s en tráfico permanente sirviendo los intereses económicos de nuestros países por el mundo

JUNTA DE CONSERVACION DEL CANAL DEL DIQUE ¿QUE ES EL CANAL DEL DIQUE?

Los remolcadores conducen el café al puerto de Cartagena de Indias por el canal del Dique. El tráfico se mantiene durante el día y la noche. p L C a n a l d e l D iq u e e s u n a v ía a c u á t ic a q u e 1 . u n e la b a h ía d e C a r t a g e n a ( C o l o m b i a ) c o n e l r ío M a g d a le n a . E s te r io h a s id o lla m a d o « E l p a d r e d e la c i v i l i z a c i ó n c o l o m b i a n a » , p u e s »o r é l E s p a ñ a d e s c u b r ió a C o lo m b ia , la c o lo n iz ó y e d ió su c i v iliz a c ió n . L a h is t o r ia d e l C a n a l d e l D i­ q u e e s i n t e n s a y d e s d e e l a ñ o d e 1571 h a o c u p a d o la a te n c ió n d e r e y e s , v i r r e y e s , g o b e r n a d o r e s , a lc a l­ d e s , p r e s id e n t e s d e la R e p ú b l i c a , p u e s su i m p o r ­ t a n c ia e n la v i d a c o m e r c i a l , i n d u s t r i a l y s o c ia l d e C o lo m b ia es v it a l, p o r e l h e c h o d e q u e C a r ta g e n a e s e l p u e r t o m á s i m p o r t a n t e d e la R e p ú b l i c a . E l C a n a l d e l D iq u e , d ic e u n v i e j o fo l l e t o en lo s a r ­ c h iv o s d e In d ia s se in ic ió «e n 1571, c u a n d o M a te o R o d r íg u e z , q u ie n lle v a b a v a r io s a ñ o s s ir v ie n d o al r e y d e E s p a ñ a e n I n d i a s , p r o y e c t ó la a p e r t u r a d e u n c a m in o d e h e r r a d u r a e n tr e e so s d o s lu g a r e s . R o d r í g u e z o b t u v o d e la C o r o n a d e E s p a ñ a e l p r i ­

E f

v i l e g i o d e su c o n s t r u c c i ó n , y c u m p l i ó su p r o m e s a — d e s p u é s d e v a r io s p le it o s , e n t r e o ír o s c o n M a r tín P o l o - , u n i e n d o a C a r t a g e n a , p a s a n d o p o r e l d i* q u e d e M a h a te s (p a s o d e la B a ls a ) y lle g a b a a l r í o M a g d a le n a a l s it io lla m a d o B a r r a n c a d e M a t e o , m ás ta rd e B a rra n ca d e l R e y . y h o y B a rra n ca N u e v a . S u r e c o r r id o re p re s e n ta b a u n la r g o y p e ­ n o s o v ia je . H a b ía q u e h a c e r lo a lo m o d é m u la . E n la s é p o c a s d e i n v ie r n o , e l c it a d o c a m in o s e h a c ía in t r a n s it a b le : te r r e n o s c e n a g o s o s , p a n ta n o s , c r ia ­ d e r o s d e m a la r ia . S in e m b a r g o , n o h a b ía o t r o m e ­ d io d e c o m u n ic a c ió n e n tr e e l p u e r to m a r ít im o y e l in t e r i o r d e l p a ís . P o r e s p a c io d e c a s i u n s ig lo s e le u t i l i z ó , s in e m b a r g o » . D e s p u é s fig u r a n lo s g o b e r n a n t e s C le m e n t e S o ­ r ia n o t r a t a n d o d e u n ir e n t r e s í la s c ié n a g a s p e r o la o b r a le r e s u lt a b a c o s t o s ís im a . O t r o d ía lle g a a C a r t a g e n a , d e p a s o p a r a la p r o v in c ia d e A n t io q u ia ,

c u y o g o b ie r n o ib a a e je r c e r , d o n P e d r o Z a p a t a d e M e n d o z a . E ra u n a p e rs o n a d e d is tin c ió n , c a b a ­ lle r o d e l a lt o d e S a n t ia g o , h ijo d e l c o n d e d e B a r a ­ ja s (q u e fu é m a y o r d o m o d e S. M .) s o b r in o d e l C a r ­ d e n a l Z a p a ta , v ir r e y d e N á p o le s e in q u is id o r en R o m a , M a e s tr e d e C a m p o , y u n as cu a n ta s c a m p a ­ n illa s m á s . C u a n d o a Z a p a t a se le e n c a r g ó t r a n s i­ t o r ia m e n t e d e l m a n d o d e C a r t a g e n a , la c iu d a d a t r a v e s a b a u n a s it u a c ió n b a s ta n te c r ít ic a . H a b ía lu c h a s y p e n d e n c ia s , li t i g i o s e n t r e la s c o r p o r a c i o ­ n e s y a u t o r i d a d e s , p o b r e z a e n la h a c i e n d a m u n i c i ia l , s is a e n la c a r n e d e c e r d o y e n c a r e c i m i e n t o d e os a r t íc u lo s d e p r im e r a n e c e s id a d . N o o b s ta n te , Z a p a t a e s c u c h ó la i d e a e x i s t e n t e d e a b r i r u n c a n a l y su f é r r e a v o l u n t a d la h i z o s a c a r a d e l a n t e y e l 23 d e o c t u b r e d e 1 649 r e u n i ó e l c a b i l d o s e c u la r d e la c iu d a d y p r e s e n t ó su id e a p a r a e s tu d io . P o r e s e C a n a l se tr a e r ía a C a r ta g e n a t o d o e l o r o d e la c o lo n ia , s e r ía d e s p e n s a y v ía d e e s c a p e c u a n d o e l a ta q u e d e l p ir a t a . L u e g o a p a r e c e n e l R e v e r e n d o P a d r e F r a n c is c o d e R a d a q u ie n e r a g u a r d iá n d e l C o n v e n t o d e lo s P a d r e s F r a n c is c a n o s , e l in g e n ie r o y c a p itá n Ju an S o m o v illa T e x a d a . F r a n c is c o G a st e lb o n d o , P e d r o F e r n á n d e z d e B u s to , y p o r fin e l 2 4 d e j u l i o d e 1650 s e a n u n c ió a lo s c a r t a g e n e r o s q u e e l c o s t o d e la s o b r a s h a b í a s i d o d e t r e i n t a m i l p e s o s d e a o c h o r e a l e s q u e h a b í a f a c i l i t a d o d e su p r o p io p e c u lio e l g o b e r n a d o r P e d r o Z a p a ta d e M en doza.

f

L u e g o v ie n e u n a e ta p a d e p e r fe c c io n a m ie n t o y e l L i b e r t a d o r B o l í v a r l e r e c o g i ó e i m p u l s ó m e jo r a s . D u r a n t e e l s it io d e C a r t a g e n a p o r e l P a c ific a d o r P a b l o M o r i l l o , fu é t e a t r o d e e s c e n a s h is tó r ic a s . A l l í s e v o l ó la t a p a d e l o s s e s o s e l C o r o n e l p a t r io t a F r a n c i s c o S a n a r r u s i a d e P r e t e l t c u a n d o c o n d u c ía a l i m e n t o s a lo s s it ia d o s d e la c iu d a d , y s e v i ó c e r­ c a d o p o r la s fu e r z a s r e a lis t a s . H o y e n d ía e l C a n a l es u n a o b r a p e r fe c ta . T i e n e 114 k i l ó m e t r o s d e e x t e n s ió n y u n a p r o fu n d i­ d a d m í n i m a d e 3 m e t r o s c o n u n a a n c h u r a d e 60. S e m o v i l i z a n p o r é l m á s d e 1 7 0 .0 0 0 t o n e l a d a s de m e r c a d e r í a s p a r a t o d a l a R e p ú b l i c a y s u s r ib e r a s s o n g r a n d e s p la n t í o s d e a r r o z a l e s . E s t á c o n s id e r a d o c o m o l a o b r a h i d r á u l i c a m á s i m p o r t a n t e e n la A m é r i c a L a t i n a e x c l u i d o e l C a n a l o e P a n a m á . Es s i t i o p i n t o r e s c o d e r e c r e o d e l t u r i s t a y p a r a í s o de p e s c a y c a c e r í a . E l G o b i e r n o N a c i o n a l l o h a p u e s to b a j o l a v i g i l a n c i a d e u n a J u n t a c í v i c a q u e p r e s id e n d e s t a c a d o s e l e m e n t o s d e la i n d u s t r ia y d e l c o m e r ­ c i o c a r t a g e n e r o s y e llo s s o n : D r . E d u a r d o L e m a itr e R o m á n , P r e s id e n te ; D r. G a b r ie l R o d r íg u e z F ra n co . V ic e p r e s id e n t e , D . N ic o lá s d e l C a s t illo S te v e n s o n . D o n E u g e n io G o n z á l e z J r ., D . H e r n a n d o V e r g a r a T á m a r a y D . A m a u r y d e la V e g a , V o c a le s ; d ir e c ­ c ió n té c n ic a a c a r g o d e l In g e n ie r o D r . Ju an P ed ro D ía z A lv a r a d o , y S e c r e ta r io de la D ir e c tiv a , D o n A n t o n io M *. P r e t e lt M a r t ín e z .

Vista panorámica del Puerto de Cartagena de Iridias, al fondo se divisa la Cima de la Popa, donde se halla el Santuario de la Virgen de la Candelaria.

J

TAC -2«

Por prim era v e z , T A C A d e V e n e z u e la ,

en com bin ación

co n la L í n e a A é r o p o s ta l V e n e z o la n a ,

ofrece a u s t e d la p o s ib ilid a d d e v ia ja r rápida y c o n fo rta b le m e n te a c u a lq u ie r p a rte d e l m undo. Ahora, E u ro p a , l o s E E . U U . , e l m ed io O r ie n te , e t c . están a s u a lc a n c e e n l o s l u j o s o s C o n s t e l la t i o n s d e L A V . ... y como una c o r t e s í a e s p e c i a l , T A C A ofrece

a u s t e d la p o s ib ilid a d d e p a s a r u n a n o c h e in o lv id a b le en C a r a c a s ,

la capital m ás m od ern a d e A m é ric a ,

con tod os

l o s g a s t o s p a g a d o s en e l h o te l d e s u agrado.

Consulte hoy con s u s agentes de v ia jes.

TA CA i

MV ND O HISPANICO CORRESPONSALES DE VENTA ARGENTINA-. José Pérez Calvet, Suipacha, 778. Buenos Aires.—B O L I VIA : Gisbert y Cía. Librería La Universitaria. Calle Comercio, números 125-133. La Paz.—C O LO M B IA : Librería Nacional, Limitada. Calle 20 de Julio. Apartado 701. BarranquUla.-Carlos Climent. Instituto del labro. Popayán.—Librería Hispania. Carrerra 7.*, 19-49. Bogotá.—Pedro J. Duarte. Selecciones. Maracaibo, 49-13. Medellín . —ÇOSTA R IC A : Librería López. Avenida Central. San José de Costa R ica .-C U B A : Oscar A. Madiedo. Agencia de Publicaciones. Presidente Zayas, 407. La Habana .—C H ILE ; Vda. de Edmundo Pizarro. Huérfanos, 1372. Santiago.—ECUADOR-. Agencia de Publicaciones Selecciones. .Plaza del Teatro. Quito.—Nueve de Octubre, 703. Guayaquil.—EL SALVADOR: Cultural Sal­ vadoreña S. A. 2.“ Avenida Sier, 6.* Calle Oriente,San Salva­ dor.—ESPAÑA; Ediciones Iberoamericanas, S. A. Pizarro, 19. M a d rid .-F IL IP IN A S : Andrés Muñoz y Muñoz, Tanneesee. 510. Manila.—G U A TE M A LA :

Librería

Internacional Ortodoxa.

7.* Avenida Sur, 12. Guatemala.- Victoriano Gamarra La-

COMPAÑIA

COLOMBIANA

DE

SEGUROS

Norte, 20.

Quetzaltenango.—puente. 5.* Avenida H A IT I:

Librerías y quioscos de Puerto Príncipe.—H O N D U R A S: Agus­

FUNDADA EN 1874

tín Tijerino Rojas. Agencia Selecta. Apartado 44. Tegucigalpa D. C .—M ARRUECOS ESPA Ñ O L: Herederos de Francisco Martínez. General Franco, 28. Tetuún.—M E X IC O : Juan Ibarrola. Libros y revistas culturales. Donceles, 27. México.—

SEGUROS DE:

NIC A R A G U A : Ramiro Ramírez. Agencia de Publicaciones. Managua D. N . —PA N A M A : José Menéndez. Agencia Inter­

INCENDIO TRANSPO RTES MANEJO Y CUMPLIMIENTO NAVEGACION AUTOMOVILES

VIDA:

nacional de Publicaciones. Panamá.— PARAG U AY: Carlos

Individuóles y Colectivos ACCIDENTES Personales y del trabajo SEGUROS VARIOS

Henning. Librería Universal. Catorce de Mayo, 209. Asun­ ción.—P E R U : José Muñoz. R. Mozón, 137. Lim a.—P U E R T O RICO: Matías Photo Shop. Fortaleza, 200. San Juan.—RE­ P U B L IC A D O M IN IC A N A : Instituto Americano del Libro y de la Prensa. Escofet, Hermanos. Arzobispo Nouel 86. Ciu­ dad Trujillo. —UR U G U A Y: Germán Fernández Fraga. Duraz­ no,

1156.

Montevideo.

VENEZUELA:

Distribuidora

Continental. S. A. Boleroa Pineda, 21. Caracas.—BELGICA: Justo C. Ruiz López. 42, Rue d’Aremberg.-Agence Message­ ries de la Presse. 14 à 22, Rue du Persil. Bruxelles.—BRA­ SIL: D. Fernando Chinaglia. Avnda. Presidente Vargas, 502, 19.“ andar. Río

de Janeiro .—CA N A D A : Periódica 5102,

B. P. 10, Montreal 34.-E S T A D O S U N ID O S D E N O R T E ­ A M ERICA: —Roig Spanish Book. 576, Sixth Avenue. New York, 11 .-F R A N C IA : L. E. E. Librairie des Editions Espag­ noles. 78, Rue Mazarine. Paris (6ème) . —Librería Mellat. 15, Rue Vital Caries. Burdeos.—P O R T U G A L: Agencia Interna­ cional de Livraria y Publicaçoes. Rua San Nicolau, 119. Lisboa.

C A SA P R IN C IP A L B O G O TA C O LO M B IA , S . A.

8

LINKER MINIATURES PORTRAITS IN OIL PASTEL CRAYON FROM ANY PHOTO

PRINCIPE, 4 - MADRID TELEFONO 3 1 3 5 15

«

ÇotOG

(arttiíia, uñ coma 6q ía e s

,i? yo&emoe War « W

RETRATOS AL OLEO MINIATURAS DIBUJOS PASTEL DE C U A L Q U I E R FOTOGRAFIA

úrjwiías Jttittkiow«.

MINIATURA DE 58 x 73 mm.

CONSULTENO S PRECIOS Y CONDICIONES PREVIO ENVIO DE ORIGINALES

MINIATURA DE 58 x 73 mm

H

O

T E L DEL P R A D O BARRANQUILLA (C O L O M B IA )

250

LUJOSAS HABITACIONES TODAS CON BAÑO 100 CON AIRE ACONDICIONADO PISCINA, CANCHAS DE TENIS, CLUB NOCTURNO, DOS BARES, JARDINES TROPICALES BALNEARIO A LA ORILLA DEL MAR CARIBE

A D M IN IST R A D O POR LA

INTERCONTINENTAL HOTELS CORP. 135 EAST 42 Nd ST. NEW YORK, USA

COLECCION

TIERRAS

HISPANICAS

T

w íW J

æA

UN ALARDE EDITORIAL DE

LA S

E D IC IO N E S

MVNDO HISPANICO P R E C IO : P t a s . 1 2 0 , -

Distribuidores exclusivos: «E . I. S . A . » , Pizarra, 19 - M A D R ID

«LA CIUDAD D EL A PO STO L» Un gran libro sobre Santiago de Compostela

«Tierras Hispánicas es el título de una nueva co­ lección de Ediciones «M undo Hispánico», que va a presentar con esplendor gráfico inusitado, en hue­ cograbado y en color, las bellezas de los dos mundos de la Hispanidad. El primer volumen de esta colección está consa­ grado a Santiago de Compostela, con un magnífi­ co ensayo de José Filgueira Vaiverde, en el que se recoge la quintaesencia histórica y artística del gran santuario gallego. En la misma colección aparecerán en breve otros cuadernos consagrados a Cartagena de Indias, Sa­ lamanca, Quito, El Escorial y otras ciudades y monumentos de ambos mundos hispánicos. P R E C IO : P t a s . 1 2 0 , -

Descuento del 25 °/„ a los señores suscriptores de «M undo Hispánico», «Cuadernos Hispanoamericanos» y-«Correo Literario». Condiciones especiales para los que suscriban esta nueva colección, dirigiéndose al Sr. Administrador de «Ediciones Mundo Hispánico», Alcalá Galiano, 4 -M a d r id (España).

COLOMBIA: LAS ARMAS Y LAS LETRAS NUMERO ESPECIAL D E D I C A D O A C O L O M B I A 1955

SUPLEMENTO

AL

NUMERO

86

1955

SUM ARIO Págs. Portada: HOMENAJE Sánchez

A

COLOMBIA, por el pintor J. A. Molina

COLOMBIA: LAS ARM AS Y LAS LETRAS, por R. G. G. .......... COMUNION MAS QUE COMUNIDAD, por el Excmo. Sr. D. Gilberto Alzate Avendaño ....................................... HERALDICA COLOM BIANA, por Dalmiro de la Válgoma. (Ilustra­ ciones de R. Abad) ........................................................................... SIETE RAICES DEL PRESENTE COLOMBIANO. (Ilustraciones de E. Ribas) ....... ................................................................................... . REALIDAD Y FU TU RO DE COLOM BIA ............................................. FUERZAS ARM ADAS .................................................................... FUENTES DE RIQ U EZA (L A ECONOM IA CO LO M BIANA DENTRO DEL CONJUNTO IB ERO AM ER ICAN O ), por J. Bolet Pascual y J. I. Ruiz de la Orden. Gráficos de Daniel del Solar ...................... JIMENEZ DE QUESADA. (Oleo de Vázquez Díaz.) ............................. ORACION EN LA Q U IN TA DE BO LIV AR, por Guillermo Valencia ... GALERIA DE PRESIDENTES DESDE 1900 ...................................... EMBAJADOR EN ESPAÑA, por José de las Casas Pérez ............... ONCE FIG U RAS DE LA AC TU AL COLOMBIA. (Retratos por R. Ra­ mos.) ........... ....................................................................................... BOGOTA. (Fotos A., Abosaid y Sady.) ............................................. . FIESTAS DE SOCIEDAD. (Fotos Sady.) ............................................. LOS NIÑOS .............................................................. LOS DEPORTES. (Fotos A., Sady, Albero y Segovia y C. Sarmiento) PAZ DE R IO ........................................................................................... CARTAGENA DE INDIAS, por Eduardo Caballero Calderón ............ CALI. (Fotos Mult y A .) ....................................................................... MANIZALES. (Fotos C. Sarmiento y A .) ............................................. BARRANQUILLA. (Fotos Scopell, Nereo, C. Cívica y A .) ................... TUNJA y PASTO ................................................................................... MEDELLIN y POPA Y AN ...................... ................................................. EL RIO MAGDALENA, por el Hno. Justo Ramón, F. S. C............... LA CATEDRAL DE SAL DE ZIPA Q U IR A ......................................... PANORAMA DE LA CU LTU RA COLOM BIANA, por J. E. Aragonés. (Fotos Basabe; ilustraciones de Lara.) ............................................. EL IN S T ITU TO CARO Y CUERVO, por José M. Rivas Sacconi ......... LA POESIA. (Introducción por Luis Rosales; ilustraciones de Gabriel.) LA UNIVERSIDAD NAC IO NAL DE COLOM BIA ................................ BOTANICA Y ZOOLOGIA, por el doctor Pérez Arbeláez ................... COLOMBIA, ESLABON R A C IA L DE AM ERICA, por Antonio Andra­ de. (Fotos G. Reichel-Dolmatoff y Acuña.) ...................................... HUELLAS DE ESPAÑA EN CO LO M BIA ...................................... . EL MUSEO DE ARTE CO LO N IAL ................................... " ' MUSEO DEL ORO ................................................................................. LA PIN TU R A COLONIAL Y LA CUMBRE DE VAZQUEZ CEBALLOS, por F. Gil Tovar .................................................................... LAS U LTIM AS TENDENCIAS, por J. M. Moreno Galván ............... GRABADO DE LA A N T IG U A COLOM BIA ......................................

11 13 14 15 16 18 19 28 29 30 31 32 33 38 41 42 44 46 51 52 56 59 60 61 62 63 67 68 72 75 76 79 82 83 84 85 88

Colaboración artística de J. Feo. Aguirre, Enrique Ribas y Daniel del Solar

D IR E C C IO N Y R E D A C C IO N : A V E N ID A DE LO S R E Y E S C A T O L IC O S (C IU D A D U N IV E R S IT A R IA ) T E L E F O N O 24-87-91. M A D R ID

A D M I N I S T R A C I O N : A L C A L A G A L IA N O , 4.— D IR E C C IO N P O S T A L P A R A TO D O S LO S S E R V IC IO S : A P A R T A D O DE C O R R E O S N U M . 245

E M PRE SA D IS T R IB U ID O R A : EDICIONES IB E R O A M E R IC A N A S (E . I. S. A .) P IZ A R R O , 17. M A D R ID H UECOGRABADO : HUECOGRABAD O A R T E (B IL B A O ) OFFSET Y E N C U A D E R N A C IO N : E D IC O LO R , S. A. (M A D R ID )

Ejemplar ordinario: 15 pesetas.— Suscripción semestral: 85 pesetas.— Suscripción anual: 160 pesetas (5 dólares).—Suscripción por dos años: 270 pesetas (8’50 dólares) Entered as second class matter at the post office at New York, New York

STA es Colombia... con su espuma y su cántaro, curvada dulcemente sobre el hombro de América” (Jorge Rojas); alto cielo, dos mares, atraviesan su fuego ecuatorial la frescura del Cauca y del Magdalena; en montañas difíciles, en cordilleras nevadas y en dulces, amplias llanuras florece su suelo. Esta es Colombia: el marco de un mundo espiritual en el que la tradición española ha echado sus más profundas raíces. El rumbo de su destino cultural lo seña­ laron don Gonzalo Jiménez de Quesada y el clérigo Juan de Castellanos, ambos soldados, y en el retiro y el descanso hombres de letras. Colombia nace al mundo de la Historia Universal y del Occidente cristiano bajo el signo caballe­ resco del más puro ideal hispánico: el equilibrado, clásico ejercicio de las armas y de las letras. “ Tierra de poetas y generales” , decía Rubén Darío de Hispano­ américa ; ciñendo más la frase podrá decirse de Colombia : patria de caballeros letrados. De ahí la bella sobriedad de su estilo de vida. España engendró el es­ píritu en un marco natural, en el que la estridencia del trópico pierde su agu­ deza. El Capítulo de la Conquista es la realización de un sueño utópico : la es­ piritualización de la apacible Naturaleza. Transcurrido ya el tiempo de la Conquista, pasado el trajín de las armas y transformado él fatigoso ir y venir de los soldados en apacible vida, empieza el Virreinato de la Nueva Granada a cultivar las Ciencias y la Literatura. El Co­ legio Real Mayor y Seminario de San Bartolomé, el Salmantino Colegio Real Mayor de Nuestra Señora del Rosario, que fundó fray Cristóbal de Torres; las crónicas picarescas de Juan Rodríguez Freyle, el gongorismo apasionado de Her­ nando Domínguez Camargo, la Historiografía de Lucas Fernández de Piedrahita, de Juan Flórez de Ocariz, de fray Alonso de Zamora y del jesuíta Manuel Ro­ dríguez; el arte plástico de los Figueroa y de Gregorio Vázquez de Arce y Ceballos y, por fin, la mística de sor Francisca Josefa de la Concepción de Cas­ tillo y Guevara, cruzan estos primeros tranquilos años, asientan el hogar dei espíritu y preparan a Colombia a su viviente marcha en los siglos posteriores. El clima respira disputas teológicas y filosóficas: la discusión en torno a la na­ turaleza de los indios y al derecho de dominio dejan sembrada la modernidad. La Ilustración llega en lengua española, alimentada y nutrida de humanismo es­ pañol. Las revueltas que prefiguran la Independencia no son otra cosa que la espontánea manifestación del espíritu hispánico, configurado y trasplantado al pueblo por los lectores y eruditos universitarios. El fiscal don Francisco Antonio Moreno y Escandón tiende el puente entri­ la Colonia y la modernidad. El germen español comenzaba a florecer, la madu­ rez de los países del Imperio buscaba su forma de expresión histórica. El plan provisional de estudios de Moreno abre campo a las enseñanzas del sabio es­ pañol don José Celestino Mutis. Armas y Letras: desde las cátedras salmantinas del Colegio Real Mayor de Nuestra Señora del Rosario, una generación en­ ciende los espíritus y prepara el advenimiento de las espadas. España se en­ frenta caballerescamente a España. Las lecciones científicas de Francisco José de Caldas y las empresas culturales de la Expedición Botánica adquieren una función política y militante. Antonio Nariño abre la puerta a la influencia fran­ cesa; pero, en el fondo, el pensamiento de los independistas, ajeno a otros mundos, no es otra cosa que la expresión del dolor de España: a estos soldados y sabios les duele España en el corazón, y cuando piden que se vuelvan los ojos a Europa, no hacen otra cosa que proponer una solución a Jos problemas his­ pánicos, no hacen otra cosa que situarse en una línea del mejor pensamiento español. Cuando Bolívar concluyó sil tarea, la Colombia independiente siguió por el nuevo camino con el espíritu hispánico inquebrantable. Un paréntesis ilustrado y liberal no deja apenas huella. Entre el Bentham introducido por Santander y los esfuerzos por descastar los Estados Unidos de Colombia, se clavan fuertes los ardientes clavos del pensamiento tradicionalista de un Caro, por ejemplo, y vence al fin, de nuevo en las aulas del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, el mejor espíritu hispánico en la persona de monseñor Rafael María Carrasquilla, ya entrado el siglo XX. Durante años rigió a Colombia el salman­ tino saber y la prudencia política del Claustro de fray Cristóbal de Torres. Pero entretanto, el desarrollo político y económico de Colombia iba aumen­ tando ; presidida por poetas y gramáticos, latinistas y jurisconsultos de corte romano, Colombia sufre el impacto de la vida técnica contemporánea. Encuen­ tra su equilibrio en los versos de Silva, Valencia, Maya, Jorge Rojas y Eduardo Carranza, entre otros. ¥ asoma en estos tiempos como confirmación de su espí­ ritu tradicional con la figura del general Gustavo Rojas Pinilla. Colombia sigue fiel a la Hispanidad ; tradición y progresos dentro de un mundo en el que la inteligencia y el espíritu ocupan el primer rango. _ “ Sobre el hombro de América...” Colombia resume dentro del mundo hispá­ nico el ideal de Atenas; clasicidad en el equilibrio de las armas y de las letras; realidad y promesa de perennidad quijotesca.

E

R. G. G.

11

A V /A N C A LA EMPRESA DE AVIACION MAS ANTIGUA DE AMERICA

TODOS LOS DOMINGOS/

salidas de Madrid para:

MEDELLIN CALI Q UITO G U A Y A Q U IL LIMA SA N TIA G O

PANAM A SAN JO SE M AN AG U A TEGUCIGALPA SAN SA LVA D O R GUATEM ALA

en sus modérnos, cómodos y veloces

y "Sleeperette" (sillones litera) Precios de Turismo para espa­ ñoles residentes en España: VIA BARRANQUILLA

V IA B OGOT A

PTAS.

P T A S . 17.901

16.419

Para más detalles, consulte a su

A G EN C IA D E V IA JE S o bien a nuestros A g en te s G e n e ra le s *

P an American Airways Edifìcio España, Pza. de España, Tel. 32-33*00 - MADRID Mallorca, 250, Tel. 37*00 03 - BARCELONA

COMUNION MAS QUE COMUNIDAD POR

EL

EXCMO. SR. D. GILBERTO ALZATE AVENDANO E M B A J A D O R DE C O L O M B I A EN E S P A Ñ A

O h e v e n id o , co m o e m b a ja d o r d e C o lo m b ia , a c u m p lir u n a fu n c ió n de e n la c e . N o m e p ro p o n g o sólo m a n te n e r, a p r e ta r y e n s a n ­ c h a r la s e x c e le n te s re la c io n e s se c u la re s e n ­ tr e E s p a ñ a y m i p a ís, sin o q u e a s p iro a se r u n c o p a r tíc ip e m o d e sto , u n o scu ro o p e ra rio d e u n a e m ­ p re s a h is tó ric a , p o r q u e e n e lla c re o . C o n siste en q u e i a c o n ­ c ie n c ia d e l v ín c u lo e n tr e los p u e b lo s h is p a n o - p a r la n te s sea c a d a vez m á s p o te n te y q u e la p e r s o n a lid a d h is p á n ic a com o ta l te n g a p re s e n c ia e n el c o n c ie rto d e l m u n d o . L os n e x o s q u e n os a ta n , la c o m u n id a d lin g ü ís tic a , ig u a l o rig e n é tn ic o , la m ism a fe c a tó lic a , p a r e ja s p e rip e c ia s h is ­ tó ric a s y u n a s e m e ja n te in te r p r e ta c ió n de la e x is te n c ia d e ­ te r m in a n fu e ro s y p riv ile g io s . N o s o la m e n te n o s h a c e n afi­ nes, sin o s o lid a rio s , d e n tr o d e u n a h e r m a n d a d a u té n tic a , sin tu te la s y s in m a y o ra z g o s. E s m e n e s te r q u e ta le s v ín c u lo s n o se c o n v ie rta n en tó ­ p ico , r e tó r ic a d e so b re m e sa , d e s p lie g u e v e rb a l y v e n ia p r o ­ to c o la r ia . E llo s e x is te n a h in c a d o s e n la s ra íc e s m ism a s de n u e s tra s n a c io n a lid a d e s , e n el su b su e lo y el e sp e so r d e la h is to r ia . N o p o d e m o s o lv id a rlo s , n i d e s e c h a rlo s, n i c a m ­ b ia r lo s a n u e s tro a n to jo . P o r eso se r e q u ie r e q u e e llo s a flo ­ re n a la s u p e rfic ie d e la v id a c o le c tiv a y q u e las voces q u e los p re g o n a n te n g a n v ir tu d c r e a d o r a p a r a e n c a rn a rs e en actos. P a r a c o n s e g u irlo h a y q u e e m p e z a r p o r la v ía d e l c o n o ­ c im ie n to , q u e n o h a d e s e r u n ila te r a l, sin o re c íp ro c a ta r e a . A sí co m o a l o tro la d o d e l M a r T e n e b ro s o , q u e s u rc a ro n las c a ra b e la s de C o ló n , c ie n to v e in te m illo n e s d e h is p a n o -a m e ric a n o s c o n o c e n co n in te lig e n c ia d e a m o r la H is to ria de E s p a ñ a d e sd e la s g estas d e l R o m a n c e ro , su o rig in a l c u ltu ­ ra , sus fig u ra s re p r e s e n ta tiv a s e n to d a s las e d a d e s h a s ta la ép o c a c o n te m p o rá n e a , jp.o es d e s c o m e d id a e x ig e n c ia q u e se a c e n tú e el in te r é s de la s g e n te s e sp a ñ o la s, no y a en las m in o ría s le tr a d a s , sin o e n el p u e b lo m ism o , p o r n u e s tra s n a c io n e s, q u e tie n e n u n f o r m id a b le im p u ls o d e p ro g re so , ec o n o m ía s en au g e, g ra n d e e n tid a d p o lític a , fo rm a s p r o ­ p ia s d e v id a y n u e v o s v a lo re s c u ltu ra le s . A ese o b je tiv o se e n c a m in a n la s p re o c u p a c io n e s y los e sfu e rz o s o ficiales d e E s p a ñ a a tra v é s d e in s tru m e n to s ta n eficaces com o el I n s ­ titu to d e C u ltu r a H is p á n ic a . P e ro es n e c e sa rio q u e la P r e n ­ sa y la R a d io , q u e so n v e h íc u lo s p a r a lle g a r h a s ta e l h o m ­ b re ra s o , h a s ta la s g ra n d e s m asas, se im p o n g a n esa d iv u l­ g a c ió n m e tó d ic a co m o u n a co n sig n a . N o so tro s lo s h o m b re s d e H is p a n o a m é ric a , y s in g u la r ­ m e n te lo s c o lo m b ia n o s , m a n te n e m o s u n a d e v o c ió n filia l p o r E s p a ñ a y co n u f a n ía n os c o n fe sa m o s f ru to s de su v ie n tre . U no d e m is c o m p a tr io ta s d e c ía q u e e lla , al i r r a d i a r le jo s de sí lo q u e ib a c r e a n d o : p o b la c ió n , c iv iliz a c ió n , c u ltu r a y co m e rc io , d ió se e lla m is m a en c a d a a lu m b ra m ie n to , m u l­ tip lic á n d o s e y a g o tá n d o se , co m o to d a m a te rn id a d . H a c e d ía s, co n a s iste n c ia y c o n c u rso d e o rg a n ism o s ofi­ ciales e s p a ñ o le s, co m o la U n iv e rs id a d de M a d rid y el I n s ­ titu to d e C u ltu r a H is p á n ic a , la E m b a ja d a d e C o lo m b ia llevó a c ab o v a rio s s o le m n e s ac to s a c a d é m ic o s en c o n m e m o ra ­

c ió n d e l p r im e r c e n te n a rio d e u n in sig n e h u m a n is ta y h o m ­ b re d e E sta d o d e m i p a ís. Se tr a ta b a d e l ex P r e s id e n te S u á ­ rez, c u y a o b ra d e e s c rito r clásico h iz o d e c ir a d o n J u a n V a le ra , su c o n te m p o rá n e o , q u e C e rv a n te s se e n c o n tra b a e n ­ to n ces e n C o lo m b ia y se lla m a b a M arco F id e l S u á re z . Q u i­ zás el c o n c e p to sea d e m a sia d o lis o n je ro e h ip e rb ó lic o , p e ro cab e s o ste n e r q u e si el s e ñ o r S u á re z no e ra e l M an co de L e p a n to re d iv iv o , se le p o d ía c o n s id e ra r c u a n d o m en o s com o su a lb a c e a o e je c u to r te s ta m e n ta rio , con te n e n c ia d e b ie n e s. P u e s el s e ñ o r S u á re z , a l e x a lta r el c a ste lla n o com o le n ­ gua im p e ria l, cu y o s d ila ta d o s d o m in io s a b a rc a n ta n ta s l a ­ titu d e s y c lim as, a d v e rtía q u e a l p ro d u c irs e la in d e p e n d e n ­ cia p o lític a d e lo s p a íse s h is p a n o a m e ric a n o s , p o r h a b e r lle ­ g ad o a la e d a d v ir il o m a y o rid a d com p so c ie d a d e s civ iles, a q u e llo im p lic a b a u n c a m b io e n las re la c io n e s ju ríd ic a s , q u e h a b ía n de se r e n tre E s ta d o s s o b e ra n o s, p e ro n o u n a r u p ­ tu r a d e lo s n a tu r a le s lazo s. P o r eso e ra p la c e n te r a a su es­ p í r i t u la v ic to ria d e u n a id e a d e a p ro x im a c ió n e n tre lo s p a íse s d e o rig e n ib é ric o d e l h e m is fe rio o c c id e n ta l y de ello s con E s p a ñ a . E se v asto c o n ju n to d e p u e b lo s, esa c o n g re g a ­ c ió n h is p a n o a m e ric a n a , co n su p u ja n z a c re c ie n te , sa c a b a d e s a tin a d a la p re v is ió n d e l ilu s tre c a rd e n a l C isn ero s, c u a n ­ do a c o n s e ja ra a lo s R ey es C a tó lic o s d e sv ia r su s m ira d a s d e l N u ev o M u n d o p a r a fija rla s en sus p o se sio n e s a fric a n a s y e u ro p e a s, p u e s si ta l h u b ie s e a c o n te c id o , e n la b a la n z a d e la s n a c io n e s p e s a ría h o y m en o s la ra z a la tin a . L a d o c trin a S u á re z so b re la a rm o n ía b o liv a ria n a , q u e p re c o n iz a el re c o n o c im ie n to d e p riv ile g ia d o s y s in g u la re s fu e ro s e n tre los E sta d o s q u e f u n d a r a el g en io d e l L ib e r ­ ta d o r. p a r a su b ie n a n d a n z a y p ro g re so , p o r su p r o p ia d in á ­ m ic a y el d e se n v o lv im ie n to d e la te sis e n p o s te rio re s e s c ri­ tos, a b a rc a el h a z d e lo s p u e b lo s h is p a n o a m e ric a n o s y ta m ­ b ié n la E s p a ñ a g e n ito ra . E n el m u n d o c o n te m p o rá n e o , c o ­ m o d ije r a P a u l V a le ry , el c a m b io d e escalas y m a g n itu d e s no p e r m ite la h is to r ia m e ló d ic a n i los a c o n te c im ie n to s l o ­ c a liz a d o s en u n p a ís, p u e s to d o s ello s tie n e n u n a p l u r a l i ­ d a d d e re so n a n c ia s y se e n tre m e z c la n in e x tric a b le m e n te p o r to d a s p a rte s . P o r eso e l e n te n d im ie n to c o rd ia l e n tr e n u e s ­ tro s p u e b lo s es m ás u rg e n te q u e n u n c a . E l s e ñ o r S u á re z no se r e f e r ía a a lia n z a s fo r m u la r ia s de tra ta d o s , a e s tip u la c io ­ nes e n tre a lta s p a rte s c o n tra ta n te s , sin o a u n a f r a te r n id a d e m a n a d a de la in tr a h is to r ia y s o lic ita d a p o r el p o rv e n ir. M ás q u e c o m u n id a d , c o m u n ió n . N o e x iste , n i cab e, o tra c o n sig n a q u e la d e a q u e l p o e ta n a c id o b a jo el “ n ic a ra g ü e n s e so l d e e n c e n d id o s o ro s ” . E l p o e ta tie n e d o n o ra c u la r, a n tic ip a d a v isió n d e l f u tu r o , v e ta d e p ro fe c ía . Se h a d ic h o q u e el v a te es le g is la d o r d e l m u n ­ do y p a r te r o d e la h is to r ia . Y e ra R u b é n D a río q u ie n p r o ­ c la m a b a , en la “ S a lu ta c ió n d e l O p tim is ta ” , a l a n u n c ia r q u e re s u c ita la a n tig u a v ir tu d q u e a la p ro g e n ia h is p a n a h iz o d u e ñ a de siglos y se s ie n te el so p lo d e p r im a v e ra le s re to ñ o s : “ Unanse, brillen, secúndense tantos vigores dispersos, formen todos un haz de energía ecuménica” .

HERALDICA COLOMBIANA PO R RECISAMENTE ahora, cuando el “ Juan Sebas­ tián Elcano” —buque-escuela de los guardias marinas españoles—toca en Cartagena de In­ dias, se ordenan estas breves notas de archivo para el número especial de MUNDO HISPANICO de­ dicado a Colombia, sobre cuyo suelo meciérase la cuna de los nobles hoy evocados aquí y en donde otro antiguo hijosdalgo hispano, don Blas de*Lezo, li­ gando para siempre su nombre al de la “ Reina de las Indias” , escribiría en ella, corriendo el X V III, una de las ilustres páginas de nuestra conjunta Historia en lucha contra el inglés. De Cartagena de Indias, donde, entre otros, viera la primera luz en 1751 don José Girón y Díaz Fajardo, ingresando en la Real Armada, tras oportuno proce­ so genealógico nobiliario entonces exigido, el 6 de ju­ nio de 1767. Hijo del capitán de Infantería de los Ejércitos de Su Majestad Católica don Bartolomé Girón Enriquez de Cabrera y Aguilera y de su esposa, do­ ña Manuela Díaz Fajardo, nacida en Cartagena de Indias del matrimonio de don Faustino Díaz Fajardo, Tesorero aquí de las Reales Cajas, y doña Josefa de Tapia y Esquivel, hermana del santiaguista don Manuel. (Archivo Central del Ministerio de Marina. Prue­ bas de caballeros guardias marinas. Exp. núm. 1.016.) Lo propio que don Manuel de Arévalo y Vera, per­ teneciente asimismo a las Reales Compañías de Guar­ dias Marinas, en las que fuera asentado el 15 de fe­

P

DALM1RO DE LA VALGOM A

don Luis de Mesa Cortés, del Consejo de Su Majestad y su oidor en esta Real Audiencia, y doña Ana Pe. rez, de Santa Fe; y los maternos, don Francisco Maldonado, uno de los múltiples vastagos de esa antigua e ilustre raza salmantina, de tan descollantes varones — el escudo de las cinco lises, que decora esta página, blasonando mausoleos y mansiones acá y acullá—, y doña Beatriz de Vitoria, de Cartagena de Indias también. (A . H. N. : Santiago. Exp. núm. 5.253.) A la propia Orden del Apóstol perteneció don Francisco de Paula Manrique, bautizado en la catedral de Cartagena de Indias el 13 de abril de 1658 e hijo le­ gítimo de don Dionisio Pérez Manrique, marqués de Santiago, capitán general del Nuevo Reino de Gra­ nada, caballero del mismo hábito, aprobándose sus ex­ pedientes de pruebas el 13 de octubre de 1687. (A . H. N. : Santiago. Exp. núm. 4.819.) El marquesado de Santiago fué merced de Don Fe­ lipe IV, de 14 de julio del año 1690, a favor del ex­ presado don Dionisio Pérez Manrique, hallándose ac­ tualmente ostentado, con la denominación de Villamayor de Santiago, por doña Etelvina Velazquez, con­ sorte del barón de San Petrillo, caballero de San Juan de Malta.

El marquesado de Casa Estrada fué merced de Su Majestad el Rey Don Felipe V, por Real Decreto de 22 de marzo de 1704 y Real Despacho de 15 de oc­ tubre, a favor del progenitor de los citados alcantarinos— oriundos de Asturias— , que se blasonan con el águila imperial y escudo de azur, tres fajas de oro cargadas de siete armiños de sable, tal como aparecen en el diseño realizado por Ricardo Abad para ilustra­ ción de nota. (De “ águila” , “ lucero” y “ robles” se habla en las pruebas del alcantarino citado.) En la capital colombiana vió también su primera luz el caballero de Santiago don José Mesa y Cortés, cuyas probanzas despacháronse el 19 de mayo de 1656. Era hijo del alférez mayor v regidor perpetuo de Cartagena de Indias don Luis de Mesa, nacido en San­ ta Fe del Nuevo Reino de Granada—el Bogotá ac­ tual—, V de su consorte, doña Juana de Maldonado, natural de Cartagena. Los paternos abuelos, doctor

brero de 1787. Vástago legítimo del mariscal de los Ejércitos don Antonio de Arévalo y Esteban y de doña María Teresa de Vera y Gaviria, cartagenera como el hijo. (Válgoma y Finistrat: “ Real Compañía de Guardias Marinas y Colegio Naval” , III, 217.) De Cartagena de Indias igualmente, bautizado en su basílica el 16 de marzo de 1665, fué el caballero de la Orden Militar de Alcántara don Bernardo de Estrada, fruto del enlace del capitán don Jerónimo de Estrada, marqués de Casa Estrada, y de doña Jua­ na de Ángulo, nacida a su vez en Cartagena y bau­ tizada en la catedral el 6 de julio de 1644. Unigénita esta señora del alférez Felipe de Angulo y de su mu­ jer, doña Isabel Bernal de Heredia, nacida en Car­ tagena y bautizada el 18 de junio de 1615, heredera del regidor Diego Bernal de Heredia y de doña Ma­ ría de Fontidueñas, matrimoniados aquí el 17 de abril de 1641. Esta colombiana doña Isabel, muerta en su ciudad natal, previo testamento formalizado ante Bartolomé de Salinas el 8 de febrero de 1644, hacía figurar en­ tre las cláusulas del mismo una bien simbólica en que liberta a “ Guiomar, negra de casta angola, por lo bien que me a servido” ... Doña Isabel era hermana de don Diego Bernal de Heredia, secretario del Se­ creto del Santo Oficio de Cartagena, e hija del sargen­ to mayor don Diego Bernal, regidor de dicha ciudad y natural de Sevilla. Practicáronse sus probanzas por Real Cédula de 27 de abril de 1705, igual que a su hermano don Diego Martín, coronel de Caballería española, del mismo há­ bito, bautizado en la catedral de Cartagena el 10 de febrero de 1670. (A . H. N. : Alcántara. Exps. núms. 493 y 4Í4.)

GRAN COSTURA AVENIDA DE C A LV O SO TELO , 16 (Antes Paseo de Recoletos) TELEFO NO

35

05 12

MADRI D

Entre muchos más que cabría citar—véase la obra del peruano Lohmann Villena— , integra el plantel de colombianos individuos de nuestras tradicionales Ordenes Militares el calatravo don Juan Dionisio La­ rrea Zurbano, cuyas pruebas se despacharon el 9 de abril de 1685. Bautizado diecinueve años antes, el 25 de febrero de 1666, en Santa Fe, por el arzobispo fray Juan de Aguinao. era hijo del doctor don Juan de Larrea Zurbano Ruiz de Bustillo, de la Orden de Alcántara y del Consejo de Su Majestad, su oidor y alcalde de Corte, nacido en Asiento de Colcha (Perú), y de su esposa, doña Pérez Manrique y Camberos, bautizada en Santa Fe el 30 de marzo de 1666, e hija de don Dionisio, antes citado, capitán gene­ ral del Nuevo Reino de Granada, oriundo—y nativo— de Aragón (Tarazona), y de su cónyuge, doña Juana Camberos Hurtado de Sotomayor, natural del Nuevo Reino de Granada. Blasonados estos de Larrea según descripción que ofrecen las probanzas de Alcántara del progenitor de nuestro calatravo—estudiadas, como las restantes que Componen estos apuntes, para integrar su texto—tal como figuran en el gráfico heráldico que ilumina la presente nota, trasunto del escudo de su casa solar de Castro Urdiales. (A . H. N .: Calatrava, exp. núm. 1.369, y Alcántara, expediente núm. 786.) Caballeros todos de sangre hispana, nacidos, igual que otros de su estirpe, en Santa Fe de Bogotá, en Antioquia, en Cartagena de Indias, en Santiago de Arma, en cualquier ciudad o villa de Colombia, mas de una vez condecorados para sus escudos civiles por la Católica Majestad con águilas bicéfalas, castillos y leones, sumos símbolos de una insigne e inolvidable naturaleza común.

SI E T E

RAI CES

bos hunden sus raíces en la naturaleza pe manente del medio y de las razas. Por eso <■ el pasado y la naturaleza de Colombia se de

D E L

PRESENTE

Conio en todas las naciones, el presente c lombiano nace de. su pasado histórico y ar

tacan siete raíces, siete realidades o hech>

COLOMBI ANO

que han contribuido a su caracterización tre los demás países de la América del Sur.

O La primera característica de Colombia es su posición continental. Se la ha llamado “ casa de esquina” , abierta a dos océanos: al Atlántico y al Pacífico inmenso; con 1.600 kilómetros de costas sobre el primero y 1.300 sobre el mar de Balboa. A l sur de la nación cprre el ecuador terrestre; por su centro, el ecuador térmico, y más allá del extremo de su límite sur, el ecuador magnético. Vecina del mar Caribe, no participa de sus ci­ clones, pero sí de las posibilidades del comercio, mediante carta de navegación dentro de su Mediterráneo ame­ ricano, con los puertos del sur de los Estados Unidos, con Méjico, Centroamérica, Cuba y las grandes y peque­ ñas Antillas, con Venezuela y las Guayanas. P o r el occidente, la llama el tráfico con los países occidentales americanos, y a la distancia se le ofrecen vínculos con el que los europeos llaman lejano Oriente, que para Colombia es el cercano Occidente. Esa posición continental sintetiza el pasado y preludia el futuro; está en la heráldica de la nación y es su destino de avanzada de Suramérica y eslabón entre el norte y el sur del hemisferio occidental. O La cordillera de los Andes, que al sur del continente forma una densa y única cadena de montañas que encauza las aguas hacia el cercano Pacífico y el lejano Atlántico, al entrar, por el Sur, al territorio colombiano, se divide en varios altísimos cordones que se abren en abanico y se distancian entre sí, buscando el Norte, don­ de se humillan hacia el mar de las Antillas. Por eso es Colombia país de montañas y país de llanuras, tierra escarpada y de regazos benévolos para el trabajo humano... O De esta dispersión orogràfica dcL territorio nace una condición peculiar de Colombia: la repartición de sus climas. El intertrópico se caracteriza por la igualdad del clima en cada localidad, a lo largo de todo el año; por la duración casi igual de los días y por la falta de estaciones climáticas: primavera, verano, otoño e invierno. A l mismo tiempo, existe la variedad de los climas en las diversas localidades al ascender en las montañas sobre el nivel del mar. En Colombia se suelen llamar tierras calientes o tropicales, en sentido es­ tricto, a las que tienen de 1 a 1.000 metros de altura; templadas, las que ascienden de 1.000 a 2.000 metros; frías, las que suben de 2.000 a 3.000. Más arriba están los páramos y las tierras gélidas vecinasalas nieves per­ petuas que cubren las cúspides de las cordilleras. La periodicidad anual climática se reduce en estas latitudes a los períodos de vientos y a los de lluvias y de sequía, que aquí se llaman, por analogía, invierno y verano, pero que, al revés de los países cxtratropicales, son, respectivamente, los de mayor y menor vegetación. Esta perioricidad depende del movimiento terrestre de nutación, que determina la aparente translación del sol ora al tró­ pico Cáncer del norte, ora al sur de Capricornio. Por la posición continental de Colombia, se producen en ella contrastes singulares. Los dos pasos del sol por el cénit de sus tierras, a cortos intervalos en el Norte y más se­ parados en el Sur, producen en el Norte colombiano un largo verano en los meses de diciembre, enero, febrero y marzo; mientras que en el Sur la misma estación viene duplicada, prolongada, en junio, julio y agosto y acortada en diciembre, enero y febrero. Las tierras de latitud media del país, en razón de la orografía, tienen perio­ dicidades muy variables respecto de las lluvias. Porque la distancia cenital del sol determina los vientos y éstos, a su vez, la traslación de grandes masas de humedad marina y selvática y su precipitación en forma de lluvias. Tales complejos convierten a Colombia en un mosaico de climas, dan una gama variadísima a las cosechas e imponen una muy varia repartición de las labores agrícolas. En Colombia se siembra siempre y se cosecha y no se presentan, eomo en el verano de España, momen'tos en que toda la nación debe frenar, simultáneamente, el ritmo de sus actividades. O

El territorio colombiano tiene hacia su interior una prolongación del mar antillano, que es el río Mag­

dalena, eje de su cartografía; el río que ha mantenido en comunicación con el mar a todos sus viajeros y que, por ello, ha sido llamado “ padre de la nación” y camino circulante de su progreso. El río Magdalena orientó el comercio, fué la ruta de la sangre, hasta que la aviación venció las dificultades de la tremenda orografía, de las incomensurables distancias y de las selvas que cubrían el territorio al presentarse en él el hombre español. © La quinta peculiaridad de Colombia fué histórica y puesta por España. El conquistador más eminente del territorio hoy colombiano, don Gonzalo Jiménez de Quesada, penetrando por el río Magdalena llegó a des­ cubrir en el interior de las tierras, lejos del mar, las altas mesetas de Bogotá, Tunja y Sogamoso, tierras de enorme temperamento, ricas en indios, abundantes en oro y en sustento. A llí fijó la capital de la extensa pro­ vincia española y estabilizó su dominio para la Corona. Por eso Bogotá es la capital de nación mas retirada del mar entre las americanas; si por un lado olvidada, por otro fué sede de las excelencias del pensamiento, cuya semejanza con el valle del Genil hizo que el’ conquistador la llamara Santa Fe, capital del Nuevo Beino de Granada. La cultura de Colombia y el gobierno se hicieron así, no centrípetas, sino centrífugas, y se extendie­ ron hacia el interior del Continente, hasta el Orinoco y los grandes afluentes del Amazonas. Esa condición con­ figuró el mapa de Colombia. O Poco a poco, irradiando de ese centro que era Santa Fe de Bogotá, vinculándose con la vía providencial que era el río Magdalena, se fueron estructurando los caminos, estabilizándose las ciudades, dispersándose los núcleos de población, y de ahí surgió “ Colombia, país de ciudades” . La raza hispana, mejor distribuida sobre los valles ubérrimos, la uniformidad mayor de la lengua castellana, que absorbió, más que en otros países del continente, los idiomas indígenas...; a esas condiciones se debieron el aislamiento de la nación respecto de otros países, su solidaridad de lo extenso y la escasa inmigración foránea, que han dado a Colombia su sello actual. Colombia, que vivió tres siglos de vida española que no llena sino siglo y medio de vida independiente, posee, por eso, una impregnación propicia para el desarrollo de los grandes ideales hispanos, de solera clásica. © Por último, Colombia presenta en su pueblo un complejo abigarrado de sangres. Recibió la española y la mezcló, por el confinamiento colonial, con la de los indios. A ellos se unieron los negros, arrancados al A fri­ ca para servir de esclavos en las minas y de cargueros en los imposibles senderos de las cordilleras. Un cristia­ nismo lógico y una convicción de la igualdad de todos los hombres ante la nación y ante sus semejantes fundió en el crisol del territorio colombiano fuerzas genéticas de tres continentes. Esa ebullición promete para el por­ venir un pueblo sin discriminaciones de artificio ni de abolengos, unificado con los más elevados y trascenden­ tes principios de la gracia y de la Naturaleza, de la ley del trabajo y de la confraternidad de los hombres.

P A Z DE R I O : C A R B O N , H I E R R O Y ACERO. LA FLOTA M E R C A N T E G R A N C O L O MBIANA.

LA D U R A C O N Q U I S T A D E L A...S E L V A . UNA NACI ON EN BUSCA D E SU D E S T I N O .

Un ingeniero francés fué designado para asumir la dirección técnica de la Empresa, encargándose al tiem­ po de la formación del personal local que se haría cargo de la factoría en plazo próximo. Con Paz de Río, Colombia se sitúa en condiciones industriales qpe le permitirán competir, superado el consumo in­ terior y dedicada de lleno a la exportación, en los distintos mercados americanos. Es ésta una gran obra que coloca a Colombia entre las primeras potencias industriales de Suramérica.

habitación, una zona descombrada con algunos sembra­ dos agrícolas para frutales, oleaginosas y pastos don­ de puedan cultivar ganado vacuno y caballar, que también se les facilita. El Instituto vigila en general el desarrollo de la zona colonizada hasta el reembolso total por parte de los beneficiarios de los gastos de colonización. El costo final de las fincas Será cubierto por los colonos en un término máximo de veinte años, con un abono inicial del 20 por 100 del valor total de la propiedad entregada por el Instituto. Siendo para Colombia de vital importancia traer

Entre montañas, una laguna del Alto Sumapaz

GEOGRAFIA CO LO M BIAN A L extremo nordeste de América del Sur se halla la República de Colombia. Limita con Venezue­ la, Brasil, Bolivia y Ecuador, más 1.650 kilóme­ tros de litoral en el Atlántico y' 1.500 en el Pacífico. Su población— 11 millones de habitantes -es la terce­ ra en importancia del Nuevo Continente, después de Brasil y la Argentina. En extensión — 1.138.355 kiló­ metros--ocupa el cuarto lugar, tras el Brasil, Argen­ tina y Perú. En el orden climatológico, Colombia no conoce las estaciones en el sentido europeo ; la tem­ peratura es constante durante todo el año, existiendo, sin embargo, diferencias muy considerables según la altura. Por ejemplo, la temperatura media de Carta­ gena y Barranquilla oscila entre los 30 y 35 grados, mientras que en Bogotá raramente alcanza los 20 gra­ dos. En su orografía cabe destacar en la costa del océa­ no Pacífico la presencia de la cordillera andina, con alturas comprendidas entre los 4.000 y 5.620 metros, y en el Atlántico, independiente de los Andes, la Sie­ rra Nevada de Santa Marta, con el monte de Simón Bolívar (5.794 metros), el más alto del país. El Mag­ dalena (1.538 kilómetros) es el río colombiano por excelencia, y forma con su afluente el Cauca y los ríos Atrato y Putumayo las principales vías navegables de la nación.

A

LA INDUSTRIA.

-

PAZ DE RIO

L nacimiento de la industria colombiana puede ^ situarse en los principios del siglo XX. Desde esta fecha hasta el presente, con ánimo esforza­ do, los colombianos se han entregado a la inmensa labor de levantar el país en el campo industrial, y los frutos empiezan ya ;a recogerse. En lugar destacado de estas realizaciones nacionales figura Paz de Río, donde ha sido creada la tercera Empresa siderúrgica del continente sudamericano, después de V olta-Redonda, en Brasil, y Huachipato, en Chile. La situación estratégica de Paz de Río, a 260 kilómetros de Bogo­ tá, con importantes yacimientos de hierro y minas de carbón de cok, ha hecho factible el empeño. Ha­ bía necesidad de una industria siderúrgica susceptible de liberar al país de la importación de hierro y ace­ ro, que desequilibraban su balanza de pagos. Estas consideraciones determinaron la creación de la Em­ presa Siderúrgica Nacional de Çag de Río, con la par­ ticipación inicial del Estado Colombiano y el con­ curso del capital privado. Se pretende que esta apor­ tación vaya en aumento, hasta transformarse en una sociedad particular. A los gerentes colombianos de la Empresa fué encomendada la misión de elegir entre diversos países extranjeros la maquinaria necesaria pa­ ra la instalación de la nueva industria. La concurren­ cia internacional fué extraordinaria, tanto en el terreno comercial como en el orden técnico. De las proposi­ ciones presentadas resultó la francesa la más ventajosa y sus proyectos se aceptaron. A partir del mes de mayo de 1952 se empezó a recibir el material nece­ sario para el montaje del nuevo establecimiento si­ derúrgico, y la explotación ha comenzado en 1954

El Instituto de referencia tiende, por tanto, a que sean aprovechados técnicamente los terrenos difíciles o po­ bres. Para tal efecto cuenta con el concurso de técnieos y especialistas nacionales y extranjeros. Por otra parte, el Instituto se propone incrementar el desplaza­ miento dé vastas zonas improductivas de población urbaña hacia regiones agrícolas y ganaderas, previamente abiertas y preparadas a fin de obtener en ellas mayores y mejores beneficios. El Instituto se propone asimismo luchar contra las condiciones insalubres de algunas ricas zonas del territorio colombiano ; intensificar el establecimiento de escuelas rurales para los hijos de colonos; fundar comisariatos especiales para la com­ pra y venta de productos a precios razonables; abas­ tecer y proveer a los agricultores por medio de la Caja de Crédito Agrario, etc. Una de las primeras y más importantes iniciativas del Instituto de Colonización ha sido la creación de un Centro en el Carare, con un núcleo urbano ubi­ cado en la pequeña población de la cordillera orien­ tal denominada Cimitarra. Dicha región está cubierta en gran parte de selva, con excepción de unas diez mil hectáreas ya ocupadas por colonos. El terreno de la zona es bastante variable, y se buscan los cultivos más adecuados a la calidad de los suelos. El Instituto está ejecutando un ensayo de colonización integral en el Carare, dotando a la. zona de servicios públicos, campo de aterrizaje, carreteras y caminos, instalaciones de centros industriales madere­ ros cuya finalidad primordial es la de proporcionar a los futuros propietarios un mercado permanente para sus maderas y al mismo tiempo producir materiales de construcción -de gran consumo tanto en el país como en el extranjero. De acuerdo con las normas relativas al Instituto, los futuros propietarios rurales recibirán una casa-

Una poderosa draga

Una fundición en la Siderúrgica de Paz de Río

IVERSAS instituciones de interés público han sido creadas en Colombia por iniciativa de los Ministerios, del Banco de la República, de la Federación de Cafeteros, etc. Su principal objeto es fomentar el desenvolvimiento de las principales in­ dustrias nacionales. Entre estas instituciones merecen ser citadas la Caja de Crédito Agrario, Industrial y Minero, que concede créditos a los agricultores para elevar el nivel de producción ; el Instituto del Pro­ greso Industrial, que favorece la creación y financia­ ción de diversas Empresas; el Instituto de Crédito Territorial, a quien incumbe la mejora de la vida de los trabajadores; el Instituto Nacional de Abasteci­ miento, cuya función esencial es proteger la agricul­ tura distribuyendo los productos a precios regulares ; el Instituto de Parcelamiento, Colonización y Defen­ sa Forestal.

N T R E las obras de alto iuterés nacional que se han ejecutado en los últimos años debe men­ cionarse la fundación del Instituto de Coloniza­ ción e Inmigración de la República colombiana. Con dicho Instituto se aspira a resolver de una manera sistemática e inteligente el doble problema que re­ presenta las regiones inexplotadas o económicamente pobres del país, por una parte, y la absorción e ins­ talación de los grupos inmigratorios acogidos por el Gobierno colombiano. Aunque es cierto que en términos generales el sue­ lo de Colombia es igualmente apto para el cultivo agrícola y ganadero, es cierto también que las mejo­ res tierras son de propiedad privada y vienen siendo explotadas casi en su totalidad por sus poseedores.

E

de Cimitarra

algunos pequeños grupos de inmigrantes especializa­ dos que estimulen y propongan nuevos métodos de trabajo a los campesinos nacionales, el Instituto ha orientado sus actuaciones de conformidad con lo dis­ puesto para el Departamento de Inmigración con ob­ jeto de que dichos técnicos sean introducidos en el país e instalados de tal suerte que su trabajo sea fecundo y aprovechable. De ese modo Colombia es­ quiva los riesgos que pudieran derivarse de una inmigración masiva y desordenada.

D

INSTITUTO DE COLONIZACION E INMIGRACION

en la zona

Colombia ha resuelto sus transportes con la aviación

.

LA FLOTA MERCARTE GRfínCOLOMBIfííifí AS grandes potencias económicas han dispuesto de poderosas Marinas mercantes y han competi­ do entre sí para la defensa de sus mercados en los países más débiles; pero en torno a dichas em­ presas marítimas se fué desarrollando el trust más imperativo y absorbente, aplicando tarifas gravosas que convertían a los transportes marítimos en prohibitivos para las naciones débiles que no disponían de medios propios para su intercambio comercial. Para eliminar la competencia se crearon organismos llamados regu­ ladores, atendiendo solamente al criterio comercial de sus asociados, quienes buscaban fletes de más alto ren­ dimiento, sin cuidarse de los trastornos que con ello se originaban en perjuicio de las economías subdesarro­ lladas. El monopolio marítimo a que nos referimos hizo depender a estas economías prácticamente de la voluntad de compañías y consorcios foráneos. Para resolver esta situación de inferioridad ha sido creada la Flota Mercante Grancolombiana. La constitución de dicha Flota puede ser señalada también como uno de los acontecimientos más tras­ cendentales del hemisferio occidental y como ejem ­ plo de cooperación económica para las naciones del continente. La Flota Mercante Grancolombiana fué constituida como una sociedad anónima con un capital inicial de 35.000.000 de pesos colombianos suscrito por enti­ dades semioficiales : Federación Nacional de Cafete­ ros, Banco Agrícola y Pecuario y Banco Nacional de Foménto de Colombia, Venezuela y Ecuador, respec­ tivamente, y accionistas particulares en proporciones del 45 por 100 cada una de las dos naciones prime­ ras y del 10 por 100 la última. Por acuerdo unánime se convino en que la Empresa se organizara como en­ tidad privada, al margen de los asuntos políticos, a fin de asegurar su manejo autónomo y comercia], para que esta obra trascendental perdurase y cumpliese sus objetivos para el desarrollo de la economía de los países hermanos. Cuando se fundó la Flota se pensó en realizar con la Compañía una misión más alta que la única detransportar cargas. Su inspiración emanó de los idea­ les bolivarianos para consolidar en los frentes fun­ damentales la autonomía y la unidad económica de Iberoamérica. A l tiempo que la Grancolombiana lu­ chaba arduamente contra sistemas inveterados y ex­ clusivistas de poderosas líneas extranjeras, ejercitaba también en los consorcios una recia política defen­ siva de las economías de nuestros países, valiéndose para ese fin de sus voceros, los cuales reclamaban disminuciones de tarifas, eliminación de recargos y

L

“Ciudad de Medellín”, de la Flota Grancolom­ biana tratamiento amistoso y equitativo en materia de fle­ tes. Con procedimientos ingeniosos comenzó a impo­ ner el pago de dichos fletes en pesos, medida acogi­ da con beneplácito, porque de este modo podían com­ prarse más mercancías o materias primas siempre y cuando fuesen embarcadas éstas por la Flota. La Flota Mercante Grancolombiana inició sus ope­ raciones marítimas en julio de 1947 y las escrituras de constitución se firmaron en la “ Quinta de Bolívar” , de Bogotá, el 8 de junio de 1946. Su red de servicios se extiende a Estados Unidos, Canadá, Méjico y otros países del continente, así como a Europa, y por co. nexiones con la “ Osaka Shosen Kaisha” , con el Leja­ no Oriente. La Flota ha transportado en siete años de operacio­ nes en el mar 6.316.402,51 toneladas, con una recau­ dación en bruto por fletes de $ 333.000.000, y con un recorrido de 7.215.751 millas, que equivalen a 334 vueltas al mundo, resultado de 1.468 viajes. Las uti­ lidades líquidas se elevan a un poco más de $ 35.000.000, con los cuales, la Flota ha reforzado sus equipos y se ha capacitado para la adquisición per­ manente de magníficos barcos propios de los más modernos^ tipos en los de su clase que se hayan cons­ truido después de la guerra, los cuales son amortiza­ dos en un plazo de diez años. Después de la separa­ ción de Venezuela, en octubre de 1953, la Empresa intensificó sus programas de compra de unidades, or­ denando la construcción en Alemania de un gran nú­ mero de buques. Entre sus dotaciones y programas en marcha están incluidas motonaves para servicios especializados de cabotaje, transporte de ganados en líneas costeras e internacionales, buques de amplias cámaras frigorífi­ cas para la movilización de banano y carne, de uni­ dades veloces con un desplazamiento que fluctúa en­ tre las 4.800 y las 10.000 toneladas. Dichas unidades' disponen de radar y del instrumental náutico más moderno, de suerte que la Flota Grancolombiana está a la vanguardia en el progreso naval. Un promedio de treinta barcos propios y alqi lados opera en todos los mares del mundo. El año pasado la Flota transportó 1.220.431,82 to­ neladas, con una recaudación bruta por éoncepto de fletes de $ 71.299.860,36, de lo cual correspondió a Colombia 827.349,62 toneladas y una recaudación en fletes de $ 45.995.557,70, cifras que dan idea no sólo de la pujanza, de la ascendente actividad de la Com­ pañía, sino del considerable ensanche del movimiento importador y exportador de Colombia.

EÍ1 BUSCA DE Ufi D E S W O Parcela cultivada por el Instituto de Colonizac Un tractor del Instituto de Colonización en la se

OS capítulos que preceden no son sino un refle­ jo parcial de la lucha que Colombia mantiene por situarse definitivamente en la vanguardia de las naciones hispanoamericanas. Otras instituciones de ca­ rácter nacional o privado dan testimonio también del genio emprendedor y de la capacidad de trabajo del pueblo colombiano. Colombia está en busca de su des­ tino. En el orden interno e internacional aspira a un sistema autárquico al que deben conducirle el fo ­ mento progresivo de su industria, el desarrollo de la iniciativa privada, las garantías para la importación de capitales, el sostenimiento y la estabilización de su moneda y la orientación del crédito hacia la pro­ ducción de bienes de capital. Colombia se propone asimismo aprovechar técnicamente los recursos de su tierra, elevar el nivel de vida del consumidor y re­ formar las vigentes condiciones económicas de los campesinos y obreros del país. Sobre la base de una industria agrícola teenificada solamente en pequeñas áreas y de la explotación de algunos de los recursos naturales en la zona don­ de están ubicados los departamentos, los colombianos, con medios económicos limitados y sin la ayuda de las grandes potencias, han construido un país y una civilización que se ofrece ya en perspectivas halagüe­ ñas en el Nuevo Mundo, fundamentados en una pres­ tigiosa tradición cultural.

L

17

FUERZAS ARMADAS la trágica coyuntura actual ningún país puede olvidarse de sus fuerzas E Narmadas, tanto para evitar cualquier contigencia bélica como para hacer respetar sus derechos. Hoy sabemos que la mejor garantía de paz es la exis­ tencia de un Ejército poderoso. Colombia, en perfecta armonía con sus ve­ cinos continentales, no ignora la grave situación del mundo, dividido en dos bloques antagónicos, y encuadrada frente al comunismo vigila constantemen­ te para salvaguardar su unidad nacional de amenazas que provengan de enemigos interiores o exteriores. En los tres Ejércitos—Tierra, Marina y Aire— , Colombia cuida sus fuerzas armadas, y en los últimos tiempos ha incrementado sus efectivos, por lo que sus Ejércitos, pertrechados de un moderno material, están a la altura de los más eficaces de la América hispana. Su misión estriba en contribuir a la de­ fensa común del Continente, amenazado por la infiltración de doctrinas disolventes. La unidad nacional en cada pueblo de América y la comunidad de esfuerzos son la base para el porvenir del Nuevo Mundo. A l robustecer una y otra, nuestra civilización, con esta prueba de solidaridad, habrá dado un paso considerable para su defensa. Prueba fehaciente de esta solidaridad militar entre los pueblos america­ nos son los continuos contactos militares, a lo que el Gobierno colombiano dedica la máxima atención. Para fomentar esta política de acercamiento y fraternidad entre los Ejércitos, Colombia envía oficiales, cadetes y suboficia­ les a diversos cursos en las Escuelas Militares de Estados Unidos, Argentina y Chile. Por otra parte, Misiones militares colombianas han visitado estos países, más Ecuador, Venezuela, etc., en régimen de intercambio, para lograr una total compenetración que ha de facilitar la defensa del hemisferio ame­ ricano. El Ejército colombiano está compuesto de núcleos disciplinados y recien­ temente ha dado prueba de su veteranía. Un contingente de voluntarios fué enviado por el Gobierno a la guerra de Corea, donde cooperó con las tropas de las Naciones Unidas en la lucha contra el comunismo. Sus componentes fueron citados en diversas ocasiones como ejemplo de valor y combatividad, heroica herencia de un brillante pasado guerrero. Junto a la aviación, arma que Colombia no descuida, siempre al acecho de cuantas innovaciones se adopten en los países más calificados, y donde cuenta con un plantel de pilotos activos y de aviones de los últimos modelos, tiende a la mejora y modernización de su flota de guerra. En la actualidad pretende intensificar la construcción de barcos en los astilleros nacionales y la adquisición del material necesario para la puesta a punto de la flota. La Escuadra colombiana, según estadísticas del año 1954, está compuesta por doscientos cincuenta oficiales, dos mil marineros y cuatrocientos solda­ dos de Infantería de Marina. Este personal está distribuido en las fragatas “ Almirante Padilla”, “ Capitán Tono” y “Almirante Brión” ; en los torpede­ ros “ Caldas” y “Antioquia” ; en seis patrulleros, cinco cañoneros de río y di­ versos barcos menores y auxiliares. Es una Escuadra curtida y comandada por una oficialidad modelo de competencia.

El “Almirante Padilla”, buque escuela de los guardias marinas colombianos La fragata “Capitán Tono”, rumbo a las islas de San Andrés y Providencia

1

LA ECONOMÌA COLOMBIANA DENTRO DEL CONJUNTO IBEROAMERICANO c"

W M M M Ê ^Ë ^M â M1Ä

0 T & 0 D U ß|M DE ■ ■ H · H miimhmuiii

m i

\.

DIAL DE LAS ESMERALDAS.—PRIMER PRODUCTOR DE ORO EN IBEROAMERICA.—TERCER PAIS PETROLIFE-

'U M

METROS ^ « ■ ^ « t í Í l · R n \ M E H ^ » | M ;

PANORAMA

GENERAL

ENTRO del bloque iberoamericano, Colombia, por su extensión, ocupa el cuarto lugar, con 1.138.355 kilómetros cuadrados, después de Brasil, Argentina y Méjico, ocupando el mis­ mo lugar en cuanto a su población, con 11.768.430 ha­ bitantes, siendo su densidad de diez habitantes por kilómetro cuadrado. País eminentemente grícola, como demuestra el he­ cho de que el 41,3 por 100 del ingreso nacional pro­ venga de las actividades rurales, en tanto que la in­ dustria aporta un 16,3 por 100, la minería 3,0 por 100 y el comercio 7,7 por 100. Dos principales problemas preocupan a este país: en primer lugar, la falta de asistencia técnica y finan­ ciera para su desarrollo económico y una falta de precios remuneradores para sus casi monoproductos de exportación. El factor vital de la economía colombiana son las exportaciones. De su valor y volumen depende el ni­ vel de los ingresos de la mayor parte de la población. Colombia fué a la reciente Conferencia celebrada en Río. con grandes esperanzas de encontrar ayuda por parte de los Estados Unidos. Sostenía, junto con las demás Repúblicas hispanoamericanas, la tesis de que es inju.sto que Norteamérica cambie productos caros representativos de pocas horas de trabajo, con salarios elevados, por productos naturales hispano­ americanos baratos, representativos de muchas horas de trabajo, a salarios bajos. Salarios o precios éstos sostenidos por la posición dominante del mercado norteamericano y su capacidad para dejar de comprar si los productos—el café por ejemplo-- demandan más precio. Estas esperanzas fueron totalmente desvanecidas por lo poco práctico de los resultados de la Conferencia, si bien debemos destacar una unión más sólida en­ tre las Repúblicas americanas frente a sus problemas económicos.

D

Labores de la recolección del banano en Santa Marta

LA L censo de población de 1938, último realizado, reveló que el 71 por 100 de la población total vive en el campo. Dentro de la población eco­ nómicamente activa, un 74 por 100 estaba dea a las labores agrícolas, ganaderas y forestales. A pesar de que la agricultura se practica, en tér­ minos generales, en forma rudimentaria, puede ase­ gurarse que Colombia, con sus tierras, está capacita­ da para producir los alimentos necesarios para el con­ sumo de su población y la materia prima indispensa­ ble para las industrias, incorporando mayor extensión a la labranza, ya que sólo dos quintas partes del te­ rritorio son las prácticamente cultivadas.

E

En 1949 las tierras estaban distribuidas en la for>na siguiente :

AGRICULTURA H e c tá re a s

P o r c e n ta je s ,

Cultivos principales ... Otros cultivos ............ Ganadería ................. Ciudades y ríos ....... Terrenos incultos.......

2.533.120 20.000 44.961.700 2.200.000 65.100.673

2.22 0,02 38,68 1,93 57,15

T o t a l .......

113.915.500

100,00

El problema principal de Colombia dentro de la agricultura es el minifundio, y a pesar de que el Go­ bierno ha demostrado una preocupación constante para remediar tal mal, hasta el momente presente no se ha resuelto de una manera satisfactoria. En Manta (Cundinamarca), con 10.000 habitantes,

hay 7.000 predios parcelados de la siguiente manera: 1.190, ó sea el 17 por 100, alcanzan a más de do» hectáreas. 805 predios, o sea el 11,5 por 100, alcanzan a dos hectáreas. 5.005 predios, o sea el 71,5. alcanzan a menos de dos hectáreas, y de esta última categoría el 43,6 por 100 tiene una extensión menor de una hectárea, el 29 por 100 tiene una extensión menor de media hec­ tárea y el 6,1 por 100 tiene una extensión menor de un octavo de hectárea. Estos datos, sacados de la “ Re­ vista de Economía Colombiana” , muestran claramen­ te los términos del problema. Entre los productos agrícolas dedicados a la expor­ tación destaean el café y el banano.

f9

RIESGOS Y PERIPECIAS DE UN GRANO DE CAFE...

C A F É

A sí com o ta m p o c o

n a d ie d is c u t e la c a li d a d d e lo s v in o s p r o d u c i d o s

la s e x c e le n c ia s d e l c a f é c o l o m b i a n o .

Los

O r ie n t e s a b e n , e n e fe c to , q u e e l ca fé d e C o lo m b ia Pocos, p o s ib le

m uy

“ N un ca

c r e í— d e c la r ó d ic h o

ca fé c o lo m b ia n o De

ceso

s a b e n , s in

e m b a rg o , cu á n

un

fu e s e

ta n

in fo r m e

p re p a ra d o

E d u a rd o

in d u s tr ia l

que

G a r c ía

m a r a v illó ,

de

o

en

C oña c,

A m é r ic a ,

de

n a d ie

pone

E u ro p a

y

en de

duda M e d io

lo s m e jo r e s d e l m u n d o . y

c o m p le jo

es e l p r o c e s o

in d u s tr ia l

qu e ' hace

e l S e c r e t a r io d e A g r i c u l t u r a d e lo s E s ta d o s U n id o s , s e ñ o r E z r a T a f t “ D esde

a h o ra — a g re g ó — d e ja r é

de pensar que « l

p r e c io

del

( “ T i m e ” , m a r z o 14 1 9 5 5 .) H IS P A N IC O

e n tre s a c a m o s p a ra

con

ra z ó n ,

En Colombia el creci­ del área de cultivo en café se hace principalmente á base de cambio de praderas naturales (potreros con pastos naturales) o de praderas artificiales (p o ­ treros con pastos sembrados) a parcelas para nuevos cultivos de café. Tales cultivos se llevan a ca'bo en laderas con pendientes del 30 al 120 por 100 y en suelos casi todos de origen vol­ cánico.

1.-ZONAS DE CULTIVO miento

Las semillas se colocan en germinadores (cajones llenos de una capa de arena de 15 cm. de espesor) y se siembran una a continuación de la otra, de ma­ nera que la ranura quede hacia el fondo del cajón. Se cubren con una nueva capa de arena dé. un centímetro de espesor ; se riegan en abun'dancia y se tapan pon hojas de plátano o algo similar para évitar el exceso de evaporación. Después de veinte o treinta días, las semillas se trasplantan a los almácigos. Son áreas cubiertas con lis­ tones de madera, espaciadas de tal modo que haya sol directo sobre las eras en uin 30 por 100. Las semillas germinadas se colocan a 0,20 me­ tros unas de otras. Después de cinco o seis me, ses se seleccionan y se trasladan al lugar defi­ nitivo de siembra.

3 .-ALM ACIG O S

es u n o d e

e s p e c ia lm e n t e p a r a M U N D O

T a le r o

J e re z

.

d ifíc il.”

es d e m a s ia d o e le v a d o ...”

señor don té c n ic o

r e c ie n t e m e n t e

p ro ce s o

en

c a ta d o r e s

in t e r e s a n t e

e l c o n s u m o d e l c a fé c o lo m b ia n o .

Benson— qu e

b ia n o

pocos

buenos

p o r e l in g e n ie r o

n u e s tr o s le c t o r e s

a l d is tin g u id o f u n c io n a r io

a g ró n o m o

a lg u n o s a s p e c to s d e

c o lo m ­

es e p r o ­

n o r te a m e r ic a n o .

El cultivo del café en Colombia im­

4 . -TERREN O plica el cultivo de sombrío provisio­ nal y de sombrío definitivo. Para el primero íSe usan especialmente variedades de plátano (Musáceas) co­ mestibles, la crotalaria y el fríjol guandul. Para el sombrío definitivo se usan especialmente los guamos (Gen. Inga) y entre ellos se prefiere el I n g a e d u lis o guamo santafereño. En términos generales se acepta que el cafetal debe recibir entre un 30 a 40 por 100 de sol directo y que la condición de penumbra es mejor para los cafetales adultos. Generalmente, los caficultores se proveen de nuevos cafetos con las semillas que caen de los árboles cultivados y que luego germinan en plántulas a la sombra de los ár­ boles adultos. No obstante, el servicio de extensión de la Federación Nacional de Cafeteros ha logrado desde hace veintiséis años que un elevado porcentaje de caficultores concedan a la rigurosa selección de semillas la importancia que merece. Tal vez existan en Colombia unos mil quinientos millones de cafetqs. Cálculos aproximados indican que el 35 por 100 de esos árboles provienen de se­ millas seleccionadas. El 99 por 100 de los cafetos co­ lombianos pertenecen a la variedad arábica.

5 .-S E M IL L A S

Desde la selección de la semilla, el cultivo del café. requiere la co­ laboración de toda la familia cafetera: de obreros permanentes, de obreros ocasionales, de expertos oficiales en el cultivo y de técnicos especializados. En virtud de la posición ecuatorial de Colombia y de otros, factores climatológicos, es necesario prac­ ticar frecuentes desyerbas, tanto en el almácigo como en el campo de cultivo. Tales desyerbas se llevan a cabo manualmente porque en el almácigo es im­ practicable usar maquinaria. Lo mismo acontece en el terreno de cultivo por razón de las fuertes pen­ dientes de los cafetales colombianos. Por otra parte, el 85 por 100 de los cafetales cul­ tivados en el país se someten a un proceso de poda (llamada “ poda Colombia” ), cuya ejecución implica un estudio individual del árbol, obreros especializa­ dos y un considerable gasto unitario por árbol po­ jado.

6 .-CULTIVO

7 Fi flRFRPFMPIA meses y medio antes de ( . “ i LUlxCOLLINLilM la „colección los cafetos se cubren de flores blancas (umbelas), cuyo aroma se esparce por todo el campo de cultivo. No obstante, esta floración es la primera de las tres que se suce­ den con intervalos de ocho a diez días. Tres o cuatro días después de la fecundación cae la corola y sólo persevera el estilo del estigma. El ovario fecundado se transforma en fruto de color oscuro después de ocho meses y medio de evolución. El grano inmaduro es verde claro y poco a poco se transforma en rojo-amarillento, después en rojo cla­ ro y, finalmente, en rojo púrpura, que indica la com­ pleta madurez. O -PnQFPHA

T anto la® cosechas principales co­ mo las parciales o “ mitacas” se ejecutan a mano, escogiendo de cada rama los gra­ nos enteramente maduros. Por esta razón, cada cose­ cha implica, en promedio, siete “pases” , es decir, siete cosechas menores. He ahí uno de los factores que en Colombia encarecen el precio de una libra de café cosechado. A esto hay que agregar que en todas las zonas cafeteras de Colombia las épocas de la cosecha prin­ cipal y de la mitaca suelen coincidir con lo que ahí se llama “ invierno” , que equivale a tiempo lluvioso. El transporte de los costales llenos al lugar del be­

neficio es un trabajo difícil y duro, en virtud del piso resbaladizo y húmedo por donde se tiene que transitar.

9.-BENEFICI0 DEL FRUTO ^

, “ .“ ^ 0

la hacienda. En las muy pequeñas consiste en una máquina “ descerezadora” (que separa el pericarpio de las semillas), de uno o dos depó­ sitos fabricados con madera, en donde las semi­ llas sufren fermentación y lavaje para despo­ jarlas del mucílago (mesocarpio), y de un pa­ tio secador sobre tierra o cemento, en donde las semillas se déshidratan mediante su exposi­ ción al calor solar. En las grandes haciendas cafeteras el sistema se complica mucho más : las “ descerezadoras” suelen moverse con fuerza eléctrica o hidráuli­ ca; los cajones de fermentación se convierten en grandes depósitos de cemento; el lavaje se hace a lo largo de canales cuya pendiente calculada facilita el proceso ; se usan “ guardiolas” u otros mecanismos para secar los frutos, y a todo ello se añaden costosas construcciones de patios se­ cadores, “ elvas” y otras estructuras similares. Cuando los alma­ cenes de depósito compran café le dan un valor diferencial, se­ gún la calidad. Dividen en tres clases comer­ ciales el café que compran : café limpio o ca­ lidad superior, café corriente o calidad interme­ dia y café inferior o corriente. Clasificado así el café, las trilladoras lo des- ■ pojan del endocarpio y lo reclasifican en dos calidades de café almendra: EXCELSO y CON­ SUMO. El primero se exporta y el de consumo se destina a Colombia, cuyo pueblo lo prefiere al otro.

10.-CALIDADES DE CAFE

Se

puede

resumir el

1 1 .-T R A N S P O R T E transporte del café en las siguientes etapas: A) Del campo de producción al lugar de be­ neficio, que se hace generalmente a hombro, por laderas empinadas. En las grandes haciendas se utilizan tuberías metálicas. B ) Del “ beneficio” a los , almacenes de de­ pósito. Utilizando para ello, según los casos, bestias de carga o vehículos motorizados. C ) Del almacén de depósito a la trilladora; i transporte que se hace en camiones, en ferro­ carril y algunas veces en avión. D ) De la trilladora al puerto de embarque; transporte que se ejecuta en barcos de río, en ferrocarril o en camiones de gran tonelaje. E ) Por último, del , puerto de embarque al puerto de compra en el exterior; transporte que se lleva a cabo, generalmente, en barcos ma­ rinos.

Hay grandes diferencias en­ tre las regiones producto­ ras en cuanto al rendimiento de los cafetos, según se deduce del cálculo hecho por la Federación Nacio­ nal de Cafeteros del rendimiento por árbol de las distintas regiones. Los departamentos más productores de este grano son: Caldas, Antioquia, Valle, Tolima y Cundinamarca. Las zorias cafeteras están localizadas en alturas de 600 a 1.800 metros sobre el nivel del mar, siendo las más adecuadas aquellas que están dentro de los 1.000 a 1.800 metros, con temperaturas de 18 a 25 gra­ dos centígrados. Como el café es un producto de consumo constante, el elemento climático es el factor más influyente en la producción, que hace que existan fluctuaciones

C

A

F

E

AílTIOQUIA 165-60 MAGDALEIIAj J 5.520

CALDA9 256.079

WTAUDcw-99.360 '■AflTAriOI 52.992 BO YACA 3.312 cUflDIII-AMADCA 122.461 TOLIMA 118.240

VALLE92.756 Fruta de. cafe

Cafeto en flor

“'liUlL'A 16.560

CAUCA 0.912 IIARinO * 5.500

La importancia del café en Colombia es superior a la que tiene en los demás países americanos produc­ tores de este artículo. En el año 1953 el porcentaje del valor total de las exportaciones correspondientes al café representó un 95,3 por 100, mientras que en el Brasil fué de un 67,7 por 100; Costa Rica, 45,6 por 100; Guatemala, 76,6 por 100; Salvador, 85,5 por 100,

— P R O D U C C íQ tl

V A LO B

AñOS

2 9 4 . 9 0 3 .3 5 0 $

1947-1948

HÚMERO A C AFE TO S en MILES

DE

C Â F -t

414.446.580 $

1948-1949

segundo lugar, después de Brasil, con 339.6 millones uc toneladas, siguiéndole, con grandes diferencias. El Salvador, Guatemala, Costa Rica, etc. El otro producto dedicado a la exportación, como se lia dicho, es el banano. Su importancia ha descen­ dido debido a la pérdida de los mercados europeos i a las dificultades de transporte marítimo, que afec­ taron durante la guerra a la producción y exporta­

CAPÉ

HÚMERO ¿ A R P O L E S ^ REflDlMlEnTO PROCEDIO

Colombia es el primer productor mundial de café -uave, y por el volumen de su producción ocupa el

• P R O D U C C lÖ f l

JL

E f1

TO U EW D A S

V

553.30 0 .150 #

1949-1950

ción. El Gobierno intenta desarrollar un plan de di­ versificación de cultivos introduciendo el arroz y el algodón. Después de Ja guerra, la exportación ha lle­ gado al 95 por 100 de la producción, ya que el consumo interior se limita a la región productora, estimándose la producción en 180.000 toneladas, por un valor de ocho millones de pesos anuales.

SU

VA LO R

579.122.496 $

1950-1951

ALGO D O N

996.393.755 #

1951-1952

‘"ü

ExiT n. T T productoras de algodón, cada una de las cuales produce una calidad distinta. Un tipo fino en la región de Tolima y El Valle, un tipo medio en la región de la costa atlántica y un tipo grueso y áspero en la región de Boyacá y Los Santanderes.

P m n C tP A L C -e

........................................................*** ' 11 ' ' '

A ttT IC U L O C I" HI* l,l· '"·

A G B Í C O U C A C O L O n B I * C O r t M B A D A S u » . d It C g T O J l

*■''*——

J

111■... ............. rt » n n

Mip i Mi l

m i inurr i in.m n.. - '■■ ~

~ j . ii

m ■ ■ ■ ■ ■ ■ ■ ■ i Ati . ui», i

.

. '.... I

H IC B A f lO A r t f t t lg A J - ............------- —- 11

— . . . .. ■ ,

____

|rtU,fr4 A T Ô n t U Ù A Ç AteWwCAs! — BARA ftO S CACAO

a r g eiiu r a

BOLIVIA BRASIL

COLOM0 M COSTA RICA CUBA CHILERERDOrtlMCAflA ECUADOR GUATEMALA HAÏTI HOHDURAÇ MEXICO HICARAGUA RA«A/*U PARAGUAY PERtí EL SALVADOR URUGUAY VEflKUELA

En cuanto a su calidad y condiciones, hemos de anotar que muchas regiones del país son aptas para el cultivo del algodón de fibra larga, produciéndose un tipo indígena de gran semejanza con el peruano. En la Guajira se da un tipo—el más preciado—sólo comparable al rico “ sea island” . Asimismo se pro­ duce el “ antioquiano” , tipos éstos importados al país. Hay también más variedades indígenas; entre ellas destaca un “ kidney” colombiano de reducido cultivo y el llamado “ pajarito” , de fibra corta y muy resis­ tente a las enfermedades y sequías. La producción del algodón aumenta considerable­ mente. Sin embargo, el crecimiento cada día mayor de la industria textil obliga a efectuar importacio­ nes, especialmente de fibra larga. En el año 1940 la producción fué de 2.900 toneladas, mientras que en 1952 alcanzó la cifra de 10.600 toneladas, lo,que representa un aumento del 265 por 100, incremento debido a la política desarrollada por el Instituto del Fomento Algodonero, en el sentido de distribuir se­ milla seleccionada, mecanizar y tecnificar el cultivo.

i

í L ± M ¡ y#.% «

Actividad del mercado de frutas. Barranquilla Aspecto de ingenio azucarero enclavado en Palmira

La caña de azú­ car es el culti­ vo en el que se han logrado, mayores avances, debido principalmente a las favorables condiciones del Va­ lle del Cauca, donde se halla concentrada ’ n produc­ ción de este producto, llegando ett 1950 a exportar por primera vez una pequeña cantidad, habiendo pro­ ducido en 1952, 152.000 toneladas, que representan un valor de 54.720.000 pesos.

GAÑA DE AZUCAR

El arroz es un cultivo en el cual se han realizado innega­ bles progresos, gracias a la tarea de experimentación y selección de semillas de las granjas agrícolas ex­ perimentales, obteniéndose grandes rendimientos, ha­ biendo alcanzado en 1952 la producción de 351.000 to­ neladas, por un valor de 159.680.000 pesos.

ARROZ

El cultivo del trigo e» de los que más preocupan al Gobier­ no, por aumento sensible del consumo y las dis­ minuciones imprevistas en la producción, debidas a la falta de semillas mejoradas y mecanización del cultivo. El Ministerio de Agricultura, en colabora­ ción con la Fundación Rockefeller, d e s d e hace garios años viene trabajando en la obtención de nucvas variedades; los resultados positivos de estas in­ vestigaciones ya se han hecho manifiestos, pues con la obtención y distribución de la variedad “ Menkemen” y ni aumento de la superficie cultivada hizo que la producción en 1952 alcanzara 134.000 tone­ ladas, representando un aumento del 8 por 100 con relación al año anterior. El maíz, por el área cultiva­ da, ocupa el segundo lugar en la producción agrícola colombiana. Se cultiva en casi todas las regiones, aunque su rendimiento varía mu­ cho entre unas y otras: de 1.200 kilos por hectá­ rea, en donde los cultivos se hacen sin ninguna pre­ paración técnica, hasta 3.600 kilos por hectárea don­ de la tierra ofrece buenas condiciones. La producción en 1952 fue de 560.000 toneladas, por un valor de 176.320.0CO pesos, ocupando dentro de los países his-

PRODUCCION

panoamericanos el cuarto lugar, después de Argen­ tina, Brasil y Méjico.

sumo interior se requiere importarlos en cantidades más o menos apreciables.

El plátano y la yuca, junto con el maíz, son los elementos básicos de la alimentación de la mayor parte del pueblo colombiano, aunque su producción se realiza, por lo general, en condicio­ nes primitivas. Son los cultivos típicos del auto-abas­ tecimiento en todas las regiones del pais, base y sus­ tento de la economía familiar. A esto contribuye, por supuesto, el hecho de que requieren relativamente menos gastos que cualquier otro cultivo, siendo, por consiguiente, la ocupación al alcance de la mayoría de campesinos que no disponen de capital ni facili­ dades de crédito.

Hay, por últ i m o, otros productos cuyo cultivo es todavía muy incipiente, pero a los cuales se ha prestado particular atención en los últimos años. El coco y el ajonjolí, que constituyen materia prima para la industria de grasas y aceites vegetales, han sido objeto de una reglamentación es­ tatal muy interesante, tendiente a asegurar precios mínimos remuneradores al agricultor y mercado es­ table y seguro para sus productos, mediante un sis­ tema de contratos del Gobierno con las fábricas pro­ ductoras de grasa.

El cultivo de la cebada ocupó en 1952 51.000 hec­ táreas, aumentando progresivamente la producción. El fomento del cultivo de la cebada se debe principal­ mente a la iniciativa de las Empresas privadas (las fábricas de cerveza en primer término), que han rea­ lizado campañas de propaganda en su favor y han adoptado el mismo sistema de precios mínimos de compra utilizados por el Gobierno para estimular la producción de otros artículos. Destacan también los fríjoles, el cacao, etc., que re­ presentan proporciones relativamente pequeñas en la producción total colombiana, y para satisfacer el con­

1 1; 1 1 1 1

Aunque es innegable el progreso alcanzado en al­ gunos aspectos de la agricultura, el problema funda­ mental de ésta continúa en pie. Consiste esencial­ mente en una ineficiente utilización de las tierras aptas para el cultivo, destinándolas a la ganadería e incluso manteniéndolas inactivas. Este fenómeno es posible por el hecho de que los impuestos sobre la propiedad territorial son relativamente bajos, quizá no tanto porque las tarifas lo sean, sino porque la base sobre la cual se aplican los avalúos catastrales son anormalmente bajos y anticuados. Este punto de vista aparece confirmado en el informe de la misión Currie, al sugerir un sistema de tributación que gra­ ve fuertemente el uso inadecuado de las tierras, apli­ cando tarifas progresivas.

P E C U A R I A A cría y engorde de ganado vacuno es una ac­ tividad que ha registrado un gran desarrollo durante los últimos años, estimulada por la demanda de sus productos en el exh rior y por otras circunstancias favorables de orden interno. Según cálculo hecho por el Ministerio de Agricul­ tura y Ganadería en 1948, 2,4 millones de hectáreas estaban destinadas a cultivos agrícolas, y la ganadería ocupaba 43 millones de hectáreas. La labor desarrollada por las granjas ganaderas ex­ perimentales, complementadas con la importación de ganado de razas europeas de gran rendimiento en car­ pe o en leche, han permitido el rápido crecimiento de la ganadería, que ocupa no sólo la mayor extensión de las tierras colombianas, sino también las mejores tierras planas de que dispone el país. La ganadería colombiana ocupa en relación con los demás países de Hispanoamérica el quinto lugar con una población animal de 38.941.0C0 cabezas (véase gráfico de la pág. 27).

L

El ganado cebú en los pastos de Montería

PRODUCCION INDUSTRIAL GR U P O S

Número de estableci­ mientos

Personal

Personal ocupado

Por 100

Alimentos ................. Cauchos y similares ............ Bebidas........... Cueros ...... Metalurgia.......... Miner, no metálicos ............ Químicas y Farmac.............. Tabaco ...... Textiles ... Vestido . Ctras industrias....................

2.020 42 422 919 546 556 381 293 357 963 1.374

25,7 0,5 5,4 11,7 6,9 7,1 4,8 3,7 4,3 12,3 17,6

27.493 978 9.389 8.919 8.481 11.204 5.103 7.643 28.726 9.648 17.476

20,3 0,7 6,9 6,6 6,3 8.3 4,0 5,7 21,2 7,1 12,9

T o t a l ...........

7.833

100,0

135.400

100,0

En millones de pesos.

(Patrimonio) (a)

'

Por 100

96,8 3,9' 91,7 17,1 31,8 44,5 24,9 16,6 118,1 17,6 45,2

19,0 0.8 18,0 3,4 6,3 8,7 4,9 3,3 23,2 3,5 8,9

508,2

100,0

L total de trabajadores (empleados y obreros) ocupados por las Empresas censadas en 1945 alcanzó a 135.400 personas. Sólo dos industrias (alimentos y textiles) ocupan un 45,5 por 100 de este total. En el cuadro siguiente se relaciona el número de establecimientos, el personal ocupado y la inversión total en los diversos grupos industriales. La industria algodonera ha alcanzado un gran des­ arrollo, ya que los tejidos de algodón son el princi­ pal elemento integrante del vestido de aquella región. La industria colombiana se encuentra muy dispersa por todo el territorio nacional; el centro más impor­ tante es Medellín, que posee más del 60 por 100 de los establecimientos fabriles de tejidos, por lo que se le llama “ el Mánchester de los Andes” . Como se ve, Colombia ocnpa un lugar preferente dentro de la producción textil de Iberoamérica; en telares ordinarios solamente tres países tienen ma­ yor número, que son: Brasil, Méjico y Argentina.

E

Fábrica de industria textil en Envigado (Medellín) En relación con el problema de la maquinaria está el de la financiación de la industria. En general se puede decir que el capital de la industria textil es casi en su totalidad nacional; tal vez sólo haya que exceptuar a una de las grandes industrias de la na­ ción, en que el 40 por 100 del capital es norteame­ ricano. En cuanto al problema de la materia prima, en su lugar correspondiente vimos que la producción se ha incrementado, aunque al querer seleccionar la pro­ ducción solamente se consiguió diversificar los tipos, sin aumentar el rendimiento. El cultivo se halla pro­ tegido, y la industria no puede consumir partidas de importanción hasta que se consuma la cuota nacio­ nal asignada. La mano de obra está protegida por una legisla­ ción eficiente, y si bien no existe un código de tra­ bajo, hay una serie de disposiciones sobre la dura­ ción de la jornada, vacaciones retribuidas, limitación del derecho de despido y Seguro de Accidentes. En 1945 se inició el desarrollo de un plan para el establecimiento de una siderúrgica con intervención estatal sobre la base de una posible explotación eco­ nómica de los yacimientos de mineral de hierro de Paz del Río, en Boyacá, teniendo gran importancia por contar a poca distancia con grandes yacimientos de carbón. La capacidad que se prevé es de 80.000 toneladas métricas anuales de lingote, sin perjuicio de llegar a un total de 180.000 toneladas métricas de acero. Por su importancia merece tratarla con más exten­ sión, y en este mismo número se dedica un artículo exclusivamente a esta industria.

PRODUCCION MINERA

La producción de o r o en Co­ lombia es la mayor de Suramérica y está clasificada en octavo lugar entre las na­ ciones que explotan este metal en el mundo.

O R O

N En cuanto a la produc­ ción de esmeraldas tie­ ne prácticamente el monopolio mundial, pues da al mercado las únicas piedras de esta clase verdadera­ mente apreciables, ya que las de Rusia son de muy

ESMERALDAS

E l s u b s u e lo d e C o l o m b i a es e x c e p c i o n a l m e n t e r i c o e n m in e r a le s de lo d o g é n e r o , m e r e c i e n d o e s p e c ia l m e n c ió n e l o r o , q u e se e x p lo t a en d i f e r e n t e s r e g io n e s d e l p a ís , p r i n c i p a l m e n t e e n A n t i o q u i a y C h o t o , ya e n m in a s d e f i l ó n , ya e n a lu v ió n d e o r o c o r r i d o e n lo s r ío s y a rro y o s .

escaso mérito. El principal exportador de estas ge­ mas es el Estado, que posee las minas de ‘’Muzo y ■“ Coscuez” , en el departamento de Boyacá. La natu­

PLATINO

El platino es un mineral es­ tratégico de extraordinaria

dades del negocio de piedras preciosas, que requiere suma habilidad, mucho conocimiento del merca­

importancia, y Colombia es el xinico país que lo po­ see en Iberoamérica. Durante el período de guerra el Gobierno estableció un control sobre la producción y comercio a fin de impedir las exportaciones hau« países con los cuales había sido declarado estado de beligerancia” . Este control se eliminó a partir

do y de los caprichos de la moda.

del 20 de diciembre de 1945.

raleza singular de este mineral, . cuyo valor deriva principalmente de su rareza, supone una producción limitada y regulada de acuerdo con las particulari­

PE T R OL E

E tiende

enero Je 1950 se dió un paso decisivo para el fomento de la industria petrolera en Colombia al reformar la legislación v i­ gente sobre la materia. La nueva legislación

n

no

sólo

a

hacer

menos

complicada,

len­

0

petrolíferas

cargas demoraban el progreso de la explotación del pe­

por el Estado, sino además a disminuir las car­ gas fiscales gue pesaban sobre los capitales inver­

tróleo colombiano. A mediados del mismo año el Go­ bierno suscribió el primer contrato de concesión, para una zona de 49.000 hectáreas, en el departamento de Magdalena, bajo los términos de la nueva legislación.

ta

y

costosa

la

concesión

de

zonas

tidos en la industria cuando apenas estaba ésta en el período de explotación. Se consideraba que dichas

Arriba: Refinería de Barranca Bermeja

Izquierda: Puerto petrolero de B. Bermeja 1.a producción de petróleo ha aumentado du­ rante el último período en mayor proporción que la de los metales. Aparte de su importancia en el comercio exterior del país, ya que es el segundo artículo de exportación, la producción del petróleo constituye una fuente de ingresos fiscales cuyo aporte al total de los recaudos pú­ blicos ha ido en aumento en los últimos, años. La producción durante 1954 fué de 40.332,5 ba­ rriles. la segunda en Iberoamérica y la novena dentro de la producción mundial, con el 0,90 ppr 100. Esta industria se encuentra diseminada por todo el país, y según cálculos aproximados de la revista “ W orld Petroleum” asciende a 440 m i­ llones de barriles, representando el 0,26 por 100 sobre el total de las reservas de Iberoamérica; que ascienden a 11.415 millones.

COMUNICACIONES

la magnífica avenida del 13 de Junio en Bogotá

N otoño de 1951 el Gobierno y el Banco Inter­ nacional de Reconstrucción y Fomento auspi­ ciaron conjuntamente la visita que hizo al país un experto, con el fin de que aconsejara mé­ todos para aumentar el flujo de capital hacia las Empresas privadas, así como medidas adecuadas para desarrollar la propuesta de reorganización de los fe ­ rrocarriles, de las facilidades terrestres para la avia­ ción civil y el programa de comunicaciones en ge­ neral. El proyecto comprende un programa de emergen­ cia para la rehabilitación de 2.906 kilómetros en las secciones deterioradas de las principales carreteras troncales (e l 80 por 100 de las cuales debe ser pavi­ mentada); construcción de 155 kilómetros de nuevas carreteras troncales y establecimiento de un progra­

E

ma integral para el mantenimiento de todo el siste­ ma nacional. Debido a lo montañoso de su territorio, el sistema de carreteras es para Colombia de importancia capital. De 1945 para acá ha habido un fuerte aumento en el tránsito de las carreteras del país; el número de au­ tomóviles y autobuses registrados se ha duplicado y casi se ha triplicado el de los camiones. La longitud de carreteras en la actualidad es de 18.800 kiló­ metros. Con la inauguración el día 20 de enero de 1955 de la Flota Grancolombiana se intensifica y aumenta con­ siderablemente el transporte marítimo en Colombia. Con la nueva línea del Pacífico, casi tan extensa como la de Europa, la longitud de las rutas de la Grancolombiana se eleva a 97.795 kilómetros, opera-

25

das con un promedio mensual de treinta y cinco barcos. Además de la línea del Pacífico, la Flota Mercante Graneolombiana intensificó su tráfico en los servicios de ambas costas. Filadelfia y Nueva York, al igual

m to c a

v tm

tM

que los del Golfo de los Estados Unidos y Méjico, de­ bido al volumen de carga creciente en las distintas rutas de América y Europa. Debido a la escasez relativa de medios de comuni­ cación terrestre, el transporte aéreo ha tenido un gran

o ç

» t

co n m ñ m

ím

17.352

mm

incremento, como demuestra el cuadro siguienteEn el cuadro anterior se puede apreciar que Ja Compañía colombiana Avianca ocupa un lugar pre. ferente entre las Compañías de aviación de Ibero, amériea.

n $ m o m m cA M Ç

m

p e

m

m

^

K m s.V O LA D O Ç

D O BRA SIL

(BRASIL) 14.755 Kms. VOLADO S

AEROLINEAS

(ÁRGffITHlA)

AVIAN O 5 ,7 0 0

PHILIPPINE AIR LINE (H

li

Pin a s )

PARA G &á

(BRASIL) C R U C EIR O D O S U L

(BRASIL) 2.950

CUBAMA (CUBA)

COMERCIO EXTERIOR

El crecimiento de la producción -estimulada por las favorables condiciones del mercado interno y la ex­ pansión monetaria,—ha introducido un cambio en la composición de las importaciones en relación con la preguerra, sustituyendo artículos manufacturados lis­ tos para el consumo»por la maquinaria y materias pri­ mas necesarias para producirlos dentro del país.

El segundo lugar por su importancia en la compo­ sición de las exportaciones lo ocupa el petróleo, que conserva en la posguerra el mismo volumen físico, pero que su representación en el total experimenta un li­ gero descenso. Finalmente, la exportación de bana­ no desciende, tanto en volumen físico como en por­ centaje total.

A reciente importancia d»l café en el valor t< 1 de las exportaciones parece ser el hecho m,. significativo del comercio colombiano de la «guerra. Durante los años 1937, 1938 y 1939 las e irtaciones de este producto llegaron ya al 65,8 por 10, 65,4 por 100 y 61,9 por 100 del total del volume físico de las exportaciones, y en la pos­ guerra es si mpre superior al 70 por 100.

L

COMPOSICION DEL COMERCIO DE COLOMBIA EN RELACION CON LOS PAISES HISPANOAMERICANOS DURANTE EL A Ñ O 1951. (Valor en miles de pesos) Venezuela

TOTAL

Argentina

Bolivia

Brasil

Cuba

Chile

Méjico

Perú

Uruguay

1.349

_

2.007

1.952

1.996

551

2.715

1.951

994

14.107

micos y combustibles ............

595



347

38

337

140

16.450

28

162

18.383

Bienes de producción................

27



23

54

438

274

8

5

1.910

2.931

Varios ................. ....... ,,, .......

16



(o )

(° )

3

23

Total .....................

1.988



2.378

2.045

3.070

35.444

IMPORTACIONES Bienes de consumo .................. Materias primas, productos qui-

2 2.772

(o ) 966

(o )



19.174

1.984

EXPORTACIONES Bienes de consumo ..................

. 280

210

18

1

(° )

2.053

2.567

72 —

(o ) 17

2

20



101

2.021

7

160

-

659

91

4

8

5

3

8

74

209

92

356

235

34

184

8

2.887

5.644

1

(o )

2

eos y combustibles .................

1.788

—-



Bienes de producción................

3





Varios.................................. '...

4

(o )

Total .............................

1.795

Materias primas, productos quími-

2

N O T A . —Las diferencias de los totales son debidas a que las cifras se han tomado en miles.

El comercio exterior de Colombia,, como uno de los principales recursos de su economía, atraviesa, igual que el resto de Iberoamérica y la mayoría de los países del mundo, dificultades sustanciales para el desarrollo del mismo, principalmente debidas a una falta de libre coonvertibilidad de las monedas, que

TOSE

26

BOLET

PASCUAL

Y JOSE

----- disponer de las divisas necesarias, factor vital paM el desarrollo e intensificación del comercio, lo 9ue llevaría consigo relaciones comerciales entre los paí­ ses mediante un sistema de pagos multilateral, yu**® poniendo las dos tendencias actuales de relaciones tu rectas entre países con divisas que serían aceptadas por la totalidad del mundo.

paraliza hoy día las relaciones económicas entre los países. Dicha convertibilidad se podría conseguir si el pro­ yecto de una Unión Iberoamericana de Pagos, cuyo estudio ha efectuado la Oficina Bancaria Iberoameri­ cana, llegara a realizarse. De este modo se podría

IGNACIO

RUIZ

DE

LA

ORDEN,

847 -

de

la

Oficina

B

a

n

c

a

r i a

Iberoamericana

h a d e -r i a

^

(n iL es

A

h i s p a h o a /a e r i c a c a b e -z a s

)

7056

I V 57 CUBA *

^ 4 .6 0 0

84 ■ »

600

$T 6.000

txTengion po icada A

43

F ”tav 1950

LA G Aft A PECUA de ha.

ntaortes

f*V

14 500

COLOMBIA! EC U AD O R .1.802

¡à

ü¿ ¿

<:«g&®9

1910

7

BOLIVIA

C+ll LE" 800< ?

41.046

& N TI N

AVEÇ

a

W ^ 7 II

V 'V H U G IM V

GANADO ovino »

712.6.000

6.049

#

GANADO Bovino f

GANADO ep u in o ¿V /*'

^-%v~

'

GANADO CAPftINO

46.027

; , >vi

GArtADO SUINO —



JIMENEZ DE QUESADA, EL FUNDADOR (CU AD RO

Ito

DE D ANIEL

VAZQUEZ DIAZ)

OIi A G N EN QUIN T A D E L I V A B 1 0

0

EMOS llegado sigilosamente a este dilecto albergue tuyo ¡oh, Padre inmortal! La esquiva pendiente que a él conduce, despoja al espíritu de su vulgar ropaje, concentra la emoción, aguza los recuerdos y puri­ fica el alma para la visión del martirio glorioso. Todo es sagrado aquí, y una voz interior nos murmura que este sitio no sabe parecerse a los otros lugares. Henchido fue de la majestad heroica; todo él quedó impregnado por una olímpica embrosía, y el acre olor del león apenas cede a aromas de suavi­ dad equívoca que están Huyendo ahora de la nubil belleza o del jazmín oriental, de los claveles trágicos y las violetas escondidas. ¡Tockb es sagrado aquí! En esta diminuta porción del suelo americano estampó su pie levísimo el nuevo Hércules, el hombre-tempestad que Hageló las cimas andando sobre «pies de paloma». A esta cornisa rocosa vino a po­ sarse, brevísimos instantes, el águila soberbia que traía un grueso haz de pur­ púreos laureles, tronchados sobre la inflamada llanura de Carabobo; y desde aquí se alzó en alas de su genio cesáreo, oteó los horizontes australes, remontó hasta el sol. y, al clavar en vuelo oblicuo, fue dejando caer de uno en uno los gajos qué portaba, convertidos en fuego, sobre la tierra sitibunda de justicia. En Bomboná, en Pichincha, en Junín, en Ayacucho, no soltó ya laureles sino rayos. Aquí dialogó el genio con la divinidad; aquí fuéronle, por ella, ceñidos los potentes lomos para el certamen de imposibles; de aquí mismo volaron en afluvios la pujanza creadora y el soplo redentor de pueblos; aquí cortó el cometa de procelosa cauda, en su carrera fulgurante, la órbita destinada para camino de los dioses. A todo lo largo de la tormentosa odisea austral, iba añorando el héroe esta su hechizada gruta de Calipso. No sabré deciros si la olvidara un instante desde una repuesta mansión del Bimae, donde la sombra nocturna era siempre nupcial por la gracia de morenas en flor a quienes sorprendía la mañana —como a la doncella de Milcto— inclinadas sobre las copas vacías v con el velo desceñi­ do sobre el hombro —; mas al tornar aquí, cuatro años adelante, consumado ya el prodigio, él esquivó ágilmente el agasajo palaciego para volver el mismo día de su triunfal entrada a éste- asilo que enmarca desde entonces un trípico su­ blime: Gloria, amor, dolor. De aquí partiera el Padre a redimir tres pueblos. \ aquí mismo volvió trayendo las cadenas rotas por sus manos. Fue tal vez ese el momento culminante de su fortuna. Horas después, al reposar los ojos en las aéreas pomas hinchadas que le cuajó el destino para melificarle los labios se­ dientos de gloria, advirtió ya en ellas, apenas perceptible, el estigma precoz de la caducidad implacable. Sólo el braneíneo laurel, áspero y afilarlo, estilizaba perennemente en sus gajos vivos las victoriosas lanzas, agrupaba en pródigos collares sus bayas verdinegras, como bélicos frutos de muerte! ¡Quién hubiese podido contemplar aquí a aquel llomero-Aquiles que un día se soñó su propia llíada, y al anochecer del siguiente, se la tenía ya vivida ) cantada! En los frontones colosales del Ande sobre los desfiladeros insignes, este escultor de pueblos pasó tallando el friso de sus hazañas inmortales, y sobre las llanuras, los bajorrelieves esculpidos a botes de lanza, entre su fiero y rítmi­ co galopar de centauro. Ese primer reposo tras la fatiga creadora, selló de inmortalidad este retiro. Entretúvose aquí destejiendo, a las plantas de amor, la alternada corona de lauros y de espinas. Tres lustros de victorias y de reveses; de arrebato febril y lasitudes de angustia; de ávida fe calcinadora y helado soplar de desconsuelo: doseles de la triunfal altura sorbidos súbitamente por las mudas bocas del abisrno:, la bronceada esclavitud torciéndose en el espasmo de un dolor irredento, mudada luego en la radiosa libertad, sonreída y sorbida; escombros, ayes, ríos de múrice; cárdenos resplandores de incendio —aureola de las ciudades viola­ das-; legiones ebrias de victoria, o pávidos Tropeles de fugitivos; fúnebres ár­ boles de punición, doblegados al peso de sus frutos de muerte; sabios y santos, mancebos y heroínas, descuartizados sobre el estadio pavoroso, odio, amor, ira »anta, rabia ciega: anhelo, acometida, resistencia, fracaso; votivas guirnaldas,

locuras: todo aquí fue evocado en las ardientes vigilias confidenciales » per­ fumadas. Ese mirador está saturado de grandeza. ¿No advertís que perdura allí todavía el acre olor del león? Este asilo es grande, porque lo sublimó su dueño, v hermoso, porque lo embelleció con su cariño la caldeada imaginación del amante. Es el templo a que se acogió el Libertador de cinco pueblos para re­ pensar su epopeya, sobre el regazo de la fatal belleza... Estas arenas imprimieron las huellas que dejara el acelerado andar del coloso; este murado recinto recogió en sus ángulos el gemidor arrullo y el rugido feroz; estas pulidas fuentes desgranaron sus rumorosos collares en la serenidad acariciadora del crepúsculo: el alma del soñador diluyó en esta at­ mósfera su idealidad que vivirá!... Apagáronse una. en pos de otra las notas de aquel himno, y las áureas pomas hinchadas que le cuajó el destino al héroe, para melificarle los labios de gloria, fueron, dolorosamente, cayendo de las ramas, Ecos de lejanas tormentas, marchas precipitadas, arrebatos coléricos, penas del corazón, salivazos, injurias, celosa ingratitud, envidias, extraviada grandeza, rectitud implacable, juvenil demencia, te alejaran ¡oh, Padre! de tu enantes hechizado asilo. Tornaste a él después, mas con el alma desgarrada, en la in­ curable desolación del tedio, con el arrepentimiento de habernos creado, bajo la indecible tortura del náufrago en la noche. Sobre estos muros donde las antorchas del festín proyectaron, en días abolidos, manos que se tendieron agitando coronas para ceñir tus sienes de Imperator, el fatídico brazo de Edipo alargábase ahora, armado de la hoja parricida, en busca de tu corazón magná­ nimo. Y en ese mismo mirador rememoraste entonces, no ya la voluptuosidad de la apoteosis, sino la amargura de ser grande, gustaba gota a gota entre el medroso silencio de las vigilias trágicas Cuéntase que al amanecer probabas apaciguar tu espíritu, mordido de letal desaliento, sembrando árboles que para tí fueron sin duda confidencias a la tierra, a la tierra que no nos engaña y retribuye con nectareos cálices nuestro sencillo y confiado amor. Imagino que al sembrarlos ibas diciendo a cada uno como el dolor judío: «Yo te he plantado en medio de mi amargura». Allí están ellos guardando el mirador, asombrando la callada alberca, adusta como un crimen, inconsolable cual una cisterna disipada. Yérguense allí los arduos pi­ nos, erizados al soplo del dolor, en haz apretado y sombrío, adelgazando sus fúnebres ramajes que figuran las negras llamas de la desolación, y nos están contando, entre suspiros, que antes que sembrados, fueron pensados por ti, ¡oh mártir voluntario por las ajenas desventuras! Esos árboles —tristes como la noche en que apagó su latir un corazón amado— sudan, por todos sus poros, inconsolables desventuras, y los dejaste allí para eternos testigos de tu simpar melancolía. Allí están señalando el sepulcro de tu anhelo y la urna en que en­ cerraste todas, todas tus ilusiones. Llenas y vivificas estos esquivos sitios palpitantes del hálito que tú les in­ fundieras, y al dejarlos una tarde, te desasiste de ellos para siempre: muerta ya la esperanza, todas las cosas murieron para ti. ¿Eres tú el mismo que llegaste algún día sobre el plaustro de los antiguos triunfadores, que arrastraron vírgenes, y conducido ahora, al lento andar del enflaquecido jamelgo —como el dechado de los caballeros andantes—, tú, viejo domador de leones acosado de ratas? ¡Oh, manchego redivivo, ¡qué bien som­ brea tu austera excelsitud el hondo pesar que te anubla! ¡«Qué triste»!, dijo alguno mirando un antiguo monumento, delante del gran corso. ¡«Triste como la grandeza!», respondió el guerrero. Triste de grandeza, fuiste también bajo tu inseparable dualidad del príncipe Hamlet y de Alonso Quijano. Alegría es signo de la pequeñez en equilibrio. Tu desorbitada magnitud te mostró siempre taciturno. Tu euforia fue instantánea como el relámpago en la noche Quien te modele para la posteridad, debe sentirte como te sintió Tenerani: ¡triste como la grandeza! Enloquecido por la gloria del Macedón, propúsole un día Scopas tallarle en estatua la portentosa mole del monte Athos, Algo mayor ha sonado mi admi­ ración para ti: ¡Tú eres el espíritu que anima otra estatua durante milenios preexistentes; ¡el mundo que redimiste! Sólo el mar de Atlante, que presidió tu locura creadora, puede simbolizar, en su tormentosa fecundidad —con rito eternamente renovado— tus vastas concepciones germinantes y tu cabeza olím­ pica. Tan sólo la estupenda figuración andina, de aceradas vértebras y ligamen­ tos de oro, pudiese sustentar tus músculos que, al distenderse, anonadaban, y, en reposo, distancias y defienden, dilatándolos hasta la remota ribera en que empapan tus plantas las aguas del Pacífico, pedestal de inmortales, imagen de la gloria sin fin que te aguarda, en la incalculable sucesión de los tiempos, en que cada espuma es un día y cada tumbo un siglo. Cruzados los brazos, en el ciclópeo nudo de la Gran Colombia, escudan al que. fuera tu propio corazón palpitante. Los relámpagos en las alturas evocan tu surcada, tu indomable, tu procelosa frente, y para el rápido y chispeante centellar de tus ojos, fulguran sin descanso los volcanes andinos. Sólo la voz del trueno, tableteando sin cesar entre las oquedades de los abismos, pudiese responder en ecos portentosos al silencio imperturbable de tu gloria, ¡oh Padre inmortal!

G

U

I

L

L

E

R

M

O

V

A

L

E

N

G

I

A 29

GALERIA

JOSE MANUEL MARROQUIN (1900-1904).

DE

PRESIDENTES

RAFAEL REYES (1904-1909).

DESDI

1

9

0

0

KAMON GONZALEZ VALENCIA (1909-1910).

EUCLIDES DE ANGULO (1908).

SOLEMNE CEREMONIAL EN EL PALACIO DE EL PARDO. EL NUEVO EMBAJADOR DE COLOMBIA, DOCTOR GILBERTO ALZATE AVENDAÑO, PRESENTA SUS CARTAS CREDENCIALES A S. E. EL JEFE DEL ESTADO ESPAÑOL EN PRESENCIA DEL MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES

A '

-*

EM BA JA D O R « M I S

P R E O C U P A C I O N E S

I N T E R C A M B I O T O R IA

30

CARLOS E. RESTREPO (1910-1914).

JOSE VICENTE CONCHA (1914-1918).

MARCO FIDEL SUAREZ (1918-1922).

ENRIQUE OLAYA HERRERA (1930-1934).

ALFONSO LOPEZ (1934-1938 y 1942-45).

EDUARDO SANTOS (1928-1942).

ALBERTO LLERAS CAMARGO (1945-1946).

MARIANO OSPINA PEREZ (1946-1950).

LAUREANO GOMEZ (1950).

MIGUEL ABAD!A MENDEZ (1926-1930).

CARLOS LOZANO Y LOZANO (1942).

DARIO OCHANDIA (1944),

USTAVO ROJAS PINILÍa (Desde 1953).

31

Y

I N M E D I A T A S

C O M E R C I A L ,

S E R A N

E N C A U Z A R

C O O R D I N A C I O N

'' L nuevo embajador de Colombia, doctor <(¡Iberio Alzaie J Accodano, es una figura sobresaliente de las letras y la política en Hispanoamérica. Senador de la República: Diputado a la Asamblea Nacional Constituyente; Delegado a las Naciones Unidas y Cmbajador en Misión Especial; director nacional del Conservatiselo, ipie es actualmente el partido de gobierno en Colombia; ex-presidente ilei Senado y del Con­ greso Nacional; jurisconsulto y escritor: fundador y director titu la r de «Diario de Colombia , el señor Alzate Ayendaño lia ejercido durante los u l t i m o s anos una vasta influencia politica e intelectual en su patria. —¿Por primera vez en Madrid?, le preguntamos. - S í . He realizado un viejo y demorado añílelo: conocer de cerca a España, que para nosotros es también una patria. Desenría tener aquí larga permanencia, aunque desde luego ella se subordina al curso de la política en mi país. -¿Puede hablarnos desús proyectos? - E n prim er término, el incremento del intercambio comercial entre las dos naciones, alimentando el volumen y monta del acuerdo compensatorio. España, por ejemplo, nece­ sita café y otros productos que Colombia exporta. En Colom­ bia tendrían demanda y consumo, por su calidad y precio, Larios artículos españoles. Vamos a estudiar a fonilo este asunto. No es aventurado suponer que llegaremos a un punto de coincidencia. Nos interesa también el problema inm igratorio. Tengo el propósito de presentar pronto una memoria a mi gobierno sobre las posibilidades de una inmigración española, cualifi­ cada masiva. Colombia tiene alrededor de trece millones de habitantes, concentrados en las mesetas y contrafuertes andi­ nos, pero la extensión y la diversidad de su te rrito rio facilita, y solicita, la presencia del inmigrante, que explote esos enor­ mes recursos naturales e incorpore nuevas áreas al formidable ritm o del progreso de nuestra Repúlica. A nosotros, por afini­ dades electivas, por la comunidad de idioma, religión, raza y costumbres, nos seduce preferentemente la inmigración espa­ ñola. Se puede considerar en dos aspectos: una técnica, y artesana: otra masiva, compuesta de agricultores. Desarrollar un programa inmigratorio completo requeriría estudios pre­

f

EN D E

L A S

L A

E SPA Ñ A EL

I N C R E M E N T O

C O R R IE N T E

T A R E A S

D E L

I N M I G R A ­

C U L T U R A L E S »

vios. organización eficiente y la colaboración de ambos gobier­ nos. Me inclino a creer que, por ahora, podría fomentarse la inmigración de tipo individual. —¿Otros proyectos? - Aquí tenemos más de seiscientos estudiantes colomhianos, haciendo cursos universitarios y post-universitarios. Esta cifra, que por s í sola, acusa un alto grado de interés por la cultura española y el prestigio de sus Universidades. Colombia es el prim er país de nuestra lengua que ha ofrecido construir un Colegio Mayor en la Ciudad Universitaria. Ya tenemos ad­ judicado el terreno, y elaborados los planos. Aspiro a que durante mi misión diplomática se lleve a cabo la obra. Tengo instrucciones para proponer fórmulas concretas destinadas a financiarla. Nada me seríu tan grato como dejar a mi paso por la embajada el Colegio Mayor «Miguel Antonio Caro- en pleno funcionamiento. r Es también mi deseo - añade el Em bajador- cooperara la mayor vinculación entre España y Colombia. Es menester que la Hispanidad sea algo vivo y operante en la existencia de nuestros pueblos, y que baje del recinto de las minorías letradas a la calle. A la tarea de conocimiento recíproco, cul­ tivo de nuestros relaciones, y conciencia de cuanto nos une en el pasado, en el presente y en el porvenir, ha contribuido el magnífico esfuerzo del Instituto de Cultura I I ispànica. Para proseguir y completar la obra es preciso que la prensa cola­ bore con una consigna sistemática en esos empeños, pues ella es el más eficaz instrum ento de trabajo cerca de las inasas. E l libro actúa sobre las clases dirigentes; la cátedra, sobre audi­ torios restringidos, pero el periódico es la vía de comunicación con el hombre raso, con el pueblo. En el mundo contemporá­ neo, la prensa ha reemplazado, en cierta medida, al libro y a la escuela. E l acercamiento fraternal entre los países de habla castellana no es sólo cuestión de cancillerías y gobiernos, sino que requiere el concurso cotidiano de los órganos publicita­ rios. Más allá de mis funciones diplomáticas ya deseo un con­ tacto asidua con la prensa española a fuer de periodista. Sin alamares y sin protocolo. Aspiro a que me considere simple­ mente como un colega de allende el mar.

J O S E

DE

L A

S

C A S A S

P E lì E 7,

ONCE /

FIGURAS DELA ACTUAL

32

COLOMBIA

CRISANTO LUQUE (76 años) Carde­ nal Primado de Colombia. Se ordenó sacerdote el 29 de octubre de 1916. Ha realizado una labor continua y efi­ caz en su vida eclesiástica. Es autor de numerosas obras de tema religio­ so. Presidió en 1951, como suprema je ­ rarquía de la Iglesia, la Conferencia Episcopal de Bogotá. Es el primer purpurado nacido en la República.

ROBERTO JARAMILLO FENO (45 años) Ingeniero. Uno de los más com­ petentes técnicos colombianos. De­ sempeña la gerencia de la Siderurgia de Paz de Río, empresa que ocupa el primer lugar de la producción de aceros de Colombia y que puede considerarse de suma importancia al compararla con las industrias de similar carácter de Hispanoamérica.

GREGORIO OBREGON POCHET (48 años) Ingeniero. Presidente de las Aerovías Nacionales de Colombia. (Avianca). Figura de primera mag­ nitud en el campo de los negocios y de la industria. Consejero de nume­ rosas empresas. Dedica también in­ tensa actividad a la agricultura. Es considerado entre los más fuertes propietarios rurales de Colombia.

LUIS ANGEL ARANGO (52 años) Financiero. Gerente del Banco de la República, la primera entidad ban­ caria de la nación. Especializado en finanzas, ocupó diversos cargos de esta especialidad, como la Subgeren­ cia del Banco Emisor y Ia Gerencia del Banco de Bogotá. Es considera­ do un firme puntal de las finanzas actuales de la nación colombiana.

GILBERTO ALZATE AVENDAÑO (45 años) Político. Militarne del conservatismo, donde acaudilla una co­ rriente que propugna los métodos de la Acción Nacionalista. Ha re­ presentado a Colombia en diversos aises. Actual embajador en España. 'e los políticos que no han ocupado la Presidencia de la República es, sin duda alguna, el más destacado.

ANTONIO ALVAREZ RESTREPO (49 años) Hombre de Estado, finan­ ciero, escritor, industrial. Fué presi­ dente de la Cámara de Comercio y d é la Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales. En su actuación polí­ tica cabe reseñar el desempeño de la cartera de Hacienda. Destacada personalidad en todos los campos. Es gerente del Banco Cafetero.

LUIS LOPEZ DE MESA (71 años) Destacado médico, científico, escri­ tor y hombre de Estado. Ha desem­ peñado diversos cargos públicos. Miembro de varias corporaciones colombianas y extranjeras, entre las que figura la Real Academia Espa­ ñola. Su producción lo reputa como el más alto espíritu de Colombia y de los primeros del continente.

EDUARDO ZULETA ANGEL (56 años) Diplomático. Ha representado a Colombia en numerosas conferen­ cias y tratados (en San Francisco,presidente interino de la Primera Asamblea General de las Naciones Unidas) y regentado las representa­ ciones diplomáticas en los Estados Unidos, Inglaterra, Italia, etc. Está situado a la cabeza de la diplomacia.

JO SE GUTIERREZ GOMEZ (46 años) Industrial. Presidente de la Asocia­ ción Nacional de Industriales, cargo que ostenta desde 1946. Gutiérrez Gómez ha desempeñado diversos puestos de responsabilidad, visitan­ do a Su Santidad con motivo del Año Santo de 1950 como enviado de Colombia. La A.N.D.I. es la primera agrupación industrial del país.

EDUARDO RODRIGUEZ PIÑERES (86 años) Abogado. Profesor de De­ recho Civil. Ha jalonado su magis­ terio con numerosas obras científi­ cas, muy consideradas en Colombia y en el extranj ero. Miembro de diver­ sas corporaciones, entre las cuales figura la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de Madrid. Es el primer jurista de Colombia.

MANUEL MEJIA (68 años) Indus­ trial. Dedicado a la producción y exportación del café. Goza de espe­ cial autoridad en los círculos cafe­ teros internacionales. Ha prestado apoyo a otras empresas, como la creación de la Flota Gran Colom­ biana. Gerente de la Federación de Cafeteros, entidad cuya actividad es importantísima en la vida del país.

E

S ITUADA en el corazón de Colombia, se alza

Bogotá a 2.620 metros sobre el nivel del mar. Fué fundada el 5 de agosto de 1538 por el licenciado cordobés Gonzalo Ximénez de Quesada, que capitalizaba en/¡Santa Fe de Bogotá el Nuevo Reino de Granaáa. En plena altipla­ nicie andina, con un clima excelente—tempera­ tura media de 14 grados—, rodeada de dehesas, nos y guechadas; bañada por el Bogotá, que la

riega en toda su extensión de Norte a Sur, hasta precnpitarse en el Salto de Tequendama, alterna su situación sanatorial con la altura. De la Santa Fe de Bogotá de los tiempos ini­ ciales nos ha quedado una descripción escrita por el franciscano fray Pedro Guimón en su libro “ Noticias Historiales” . Reproducimos los siguierítes párrafos: “Está la ciudad a la traza de un

lugar de tres mil vecinos, aunque no tiene tan­ tos; las calles, muy anchas, largas y empedradas; muy buenos edificios, por ser tanta la abundan­ cia que hay de materias, así de madera como de seda, tapicería y cuadros de extremadas pinturas, porque los vecinos en común son muy curiosos y dados a esto, llevados de sus buenos y sutiles ingenios, como se han conocido y conocen caáa día en letras, y otras ocasiones, de que también

33

BOGOTA

Arriba: Una perspectiva del Bogotá actual con sus modernos edificios al pie del cerro Monser r at e.

Abaj o: La ciudad al abrigo de sus cerros, muestra el moderno complejo humano de la parte oriental.

Abajo: La cámara fotográfica ha captado esta mag­ nífica estampa de una noche en la Avenida Décima.

participan las mujeres, como de hermosura y buenos cuerpos, de donde sale el vestirse con bizarría, bien a costa de las haciendas, que no lo sienten poco.”

tribuyen a definir a Bogotá como la Atenas de América. El siglo X IX señala para Hispanoamé­ rica el momento de la emancipación, que sor­ prende a Santa Fe de Bogotá con un desarrollo' urbano de 195 manzanas y una población de, 21.464 habitantes. Nace la Independencia, y por voluntad de los libertadores, como homenaje al pueblo aborigen muisca, la metrópoli granadina se denominará solamente Bogotá.

escudo de armas, un aguila acumprente, dejó las faldas de la cercanía y comenzó a adueñarse de la inmensa llanura. En el Occidente surgió la. “ Ciudad Universitaria” , primera que se construía en Hispanoamérica. Embellecieron la ciudad edi­ ficios como el de la Biblioteca Nacional; se le dio esparcimiento y belleza en el parque nacional “ Olaya Herrera” . Dió principio la era de las gravi­ des arterias urbanas, que, rompiendo los compac­ tos bloques de la vieja ciudad, dieron paso al tráfico de la urbe cosmopolita. En el centro co­ mercial y bancario comenzaron a elevarse ras­ cacielos. Las familias de solera abandonaron las casas de sus mayores en busca de la CiudadJardín, que se prolonga hacia el Norte.

La Historia pasa sobre Santa Fe de Bogotá y marca su sello al tiempo que la ciudad evolu­ ciona. El siglo X V II fué el siglo santafereño por excelencia. De entonces datan cerca de veinte iglesias y proceden las mejores joyas del arte colonial. El X V III cambia el signo y el enciclo­ pedismo fija su pauta con la aparición del pri­ mer periódico— “Papel Periódico de Santa Fe de Bogotá”— , fundado bajo el patrocinio misional, y el teatro, las tertulias literarias y científicas con­

34

Las características modernas de Bogotá se per­ filan a partir de 1920, adquiriendo un ritmo ace­ lerado desde 1930. Grandes edificios públicos y privados marcan el derrotero. La planta de la. ciudad, que recordaba el símbolo de su propio^

•>

Abajo: Bancos industriales, hipotecarios, agrarios, de ahorros, etc., se alinean unos junto a otros en al centro de la ciudad, resaltando su sentido comercial.

I S fili I

¿■ X*

B O G O T A

Abajo: La Avenida Jimónez de Quesada deja ver al fondo la agreste promi­ nencia del Guadalupe, centinela permanente de Boaotd, caoltal de Colombia.

BOGOTA

t íi- it “'*

Panorámica de la I Exposición Internacional celebrada en Bogotá, en la que participaron con sus instalaciones más de mil entidades nacionales y extranjeras»

CONSORCIO DE CERVECERIAS BAVARIANS: A.

U n a d e la s m á s g r a n d e s e m p r e ­ sas

cervecera s

del

c o n tin e n te

y la m á s g r a n d e d e

C o lo m b ia ,

con

s ig u ie n te s

fá b r ic a s

en

la s

c iu d a d e s d e l p a ís :

Armenia Barranquilla Bogotá Bucaramanga Buga M a lt e r ía s

Cali Cúcuta Duitama Girardot Honda

Ibagué M anizales Neiva Pereira Santa Marta

en :

Bogotá, Manizales, Ipiales, Pasto, Pamplona, Popayán, Santa Rosa. F á b r ic a

de

B o t e lla s :

«V ID R IE R IA

F E N I C IA , S . A . »

en Bogotá. F á b r ic a d e t a p a s C o r o n a y en vases

m e tá lic o s : «T A P E N S A »

en Barranquilla.

B A V A R I A es la marca que ha dado fama a la cerveza en Colombia.

36

BOGOTA Bisara i !"SSSUSIHEKSyns^n.â ! ! ! « m m ! ! H ! B î i , 'l ^ BF1* " ! «

BSSTP8

iS iü ü ïH n iîr îîf « » . « a "~!S#!*»"ï*i.ii-n > »

Obra dal arquitecto J. B. CalunchinI e* e*ta cúpula de San Ignacio, vista aquí desde el Museo Colonial.

Arriba: El fundador Jiménez de Quezada ha dado nom­ bre a una de la* arteria* md< Importante* de Bogotá.

Abalo: Vitta aérea de uno de lo* barrio* obrero* de fa dudad con tu e*pléndldo trazado urbanittico.

Esta prodigiosa nave can sus abigarradas tracerías y sus ricos retablos pertenecen al templo de Santa Clara.

Sobre las ruinas m ateriales de la revuelta de abril de 1948 renace, una nueva era que infundirá vida a la pujante ciudad del presente. A l lado de estructuras modernas permanecen los santua­ rios coloniales, refu gio de la tradición. E xcelen­ tes Museos que atesoran los m ejores recuerdos con euforia de Bogotá; algunos como el de O rfe ­ brería indígena precolom biana— Museo del O ro— , Propiedad del Banco de la República, o el Museo Nacional de A rte Colonial, justifican la visita a la ciudad. Cinco Universidades, numerosas Facul­ tades para el estudio del Derecho, Colegios Ma-, yores, Academias Nacionales de pristigio inter­

nacional; periódicos y revistas, mantienen el pres­ tigio de ciudad letrada, digna heredera de su fun­ dador, X im én ez de Quesada, y de conservar en las páginas de su H istoria hechos gloriosos pa­ trim onio de Colombia. E x t r a íd o d e u n t e x t o d e l c r o n is ta G u i ll e r m o H e r n á n d e z d e A lb a .

de

B o g o tá

A la derecha: Artíitico artetonado de la Capilla del Sagrario; otra muettra de lo* tesoro* de Bogota.

37

El C o u n try C lu b p u e d e c o n s id e r a r s e c o m o u n a d e la s in s t a la c io n e s d e l g é n e ro m e jo re s d e H is p a n o a m é r ic a y a ú n d e l m u n d o . A s p e c to d e u no d e lo s b a ile s q u e c e le b r a en s u s s a lo n e s .

FIESTAS

DE

SOCIEDAD

Las fiestas de la sociedad bogotana destacan siempre por su buen gusto y alta cortesía. Un ver­ dadero desfile de modelos en los que las damas rivalizan en elegancia, una escogida concentra­ ción de personalidades conocidas, unas horas de buen humor y música' alegre para festejar una fecha determinada o un simple fin de semana. Las salas de los grandes hoteles y de los Clubs se esme­ ran en hacer grata la residencia .de los asistentes. B e lle z a y d is tin c ió n en u n a fie s t a b o g o t a n a : De iz q u ie rd a a d e r e c h a , V o la n d a R o n g a d e A lz a t e A v e n d a H o , se ñ o ra de A if a r o , e m b a ja d o r d e E s p a ñ a , M a r y d e P iñ e ro s C o r p a s y l» 1 M a r in a C r u z L o s a d a , « S e ñ o rita C o lo m b ia » .

38

El Jo ck e y C lu b e s otro d e los ce n tro s d o n d e se re ú n e lo m e jo r s o c ie d a d b o g o ta n a . C o m p ite n en e s p le n d o r su s fie s t a s y son o c a sió n p a r a re u n ir la s m á s d is t in g u id a s d a m a s d e j a De iz q u ie rd a a d e r e c h a : S e ñ o ra L e o n o r P in e d a d e U rib e , D. J u a n U r ib e , D Jo sé M .° A lf a r o y se ñ o ra , Dr. G ilb e r to A lz a te a c t u a l e m b a ja d o r en M a d rid y se ñ o ra y Dr. A u r e lio C a iz e d o .

Otra p o s ib ilid a d

b r illa n t e d e d iv e rs ió n

la o fre ce n

lo s s a lo n e s d e l H otel T e q u e n d a m a . U n a

c iu d a d .

En la foto in fe rio r: De iz q u ie rd a a d e r e c h a : M a ry d e P in e ro s, C le m e n c ia d e T o re ro , Luz M a : riñ a C ru z , M e rce d e s B orrero de O b re g ó n y S ra . d e U rib e . S e n ta d a : Leo no r P in e d a de U rib e

m e z c la

de

la n c e ro s y « p a se m e sí»

co n v ie rte el

b a ile en un p a s a t ie m p o

c a s i in f a n t il

La s fie s ta s d ip lo m á tic a s en B og otá tie n e n un se llo d e d e lic a d e z a y d is t in c ió n . Este b a ile se c e le b r a en el P a la c io d e S a n C a r lo s ,

D istrib u c ió n de p re m io s en u no d e lo s ce rtá m e n e s que a m e n u d o o rg a n iz a el C o u n try C lu b .

re s id e n c ia d e l M in iste rio d e A s u n to s Exteriores.

U n a d is p u t a d a co m p e tició n d e g o lf a n te la p is c in a c u b ie rta q u e p o see el C o u n ty Club.

éZrvHjoJjfUi' ht-fv W m w i 4 ifs M f t W - 4 < m\

••■Y los niños poniendo siempre su nota de color, su desenfadada y estimulante presen­ cia. A la espalda de los mayores o al lado de ellos, pero defendiendo los fueros de su holganza, exigen posiciones para su recreo. El Country Club tiene al lado de su tennis, de su golf y de sus piscinas, este parque infantil que muestra la primera de nuestras fotos. Más aba¡o, estos muchachos del Colegio León XIII asombran a los «mayores» con una de sus arriesgadas exhibiciones gimnásticas: planchas perfectas, de verdaderos atletas, en ese juego de escaleras, que armonizan sus Proporciones con las de los cuerpos en ten­ sion. Y por último, esas simpáticas niñas y ese recio muchacho -a quien indudablemente viene un poco pequeño el trofeo conseguidoexhiben sus ternerillos que han salido gana­ dores en un concurso celebrado en Holstein. 41

w

ä

f

~

yt 11.

- i r£- *

ji

, •

.JHIæ 3 | ;

L O S L futbol, deporte de m uchedum bres, a tra v ie sa actualm ente en C olo m bia una épo ca de crisis. Las antiguas g lo rias — Rossi, P edernera, Di Stéfano - , fichas del M illo narios y de los otros clubs punteros, están p a sa d a s, han em igrado a distintas latitudes — tal es el caso de Di Stéfano hov en las filas del Real M adrid— o regresaron, sin éxito, a sus clubs o rig in a rio s, por lo que este deporte ha descendido del prim erlsim o lu g a r que ocu para años atrás. Por e llo , el futbol perdió po p u larid ad y el público, la masa en ferv o rizad a de a n tañ o , giró su atención h a cia otros deportes, especialm ente a l ciclism o, nunca ab a n d o n a d o , a l que ded ica hoy toda su a te n ció n . El ciclism o puede considerqrse el deporte por excelencia de C o lo m b ia . La vuelta a l país que se ce le b ra c a d a a ñ o a ca p a ra la opinión p ú b lica. M uchos son los ciclista s que m erecen ser recor­ dado s por sus victo rias, pero entre tantos d estacan los cuatro g rand es del ciclism o colom biano. Efroin Forero, Ramón Hoyos,

E

DEPORTES Justo Londoño y H éctor M esa, que coparon los prim eros puestos de la Vuelta C iclista a C olo m bia en 1954. Estos hombres suelen fiqurar a la c a b e za de las pruebas c e le b rad as. Confirm an esta opinión los resultados de las últimas vueltas a C olo m bia 1951, Efrain Forero. 1952, una excepción , José B ayaert (francés). 1953 y 54 Ramón Hoyos ' Decíam os que el ciclism o supera en po p u larid ad al futbol. El futbol colom biano se nutrió de figuras procedentes de los grandes equipos de A rg e n tin a , Brasil, U rugu ay, Perú. A p a rtir de la in clu ­ sión de C olo m bia en la F.I.F.A , las figuras e xtran je ras se eclipsaron con lo que el futbol, la can tera n a cio n a l a p e n as ha sido exp lo­ tada, perdió c a lid a d , especialm en te si se com para con el de a n ­ tes donde com petían los m ejores jugadores del m undo. N o es exagerada esta afirm ación ; recuérdese, por ejem plo, el cuadro que el M illo narios trajo o E sp aña a l visitarnos con motivo del «Torneo Bodas de O ro del Real M adrid» Todo esto nos permite

s e ñ a la r la d e cad e n cia del futbol colom b iano a ctu a l, d ecad encia que esperam os ver pronto su p e ra d a . N o pueden co n sid erarse deportes populores los restantes que se p ra ctican en el país — a p arte del boxeo— , que son los mismos que en el resto del mundo. Sin em bargo, últimam ente, se nota cierto resurgir de la s C a rre ra s de C a b a lle s que tiende a que este se ñ o rial deporte prenda en toda clase de público. Tam bién se o b serva un increm ento en la afición o los d e ­ portes de nieve, lujo que puede perm itirse C olo m bia cuyo clim a v a ría del régim en tro p ical a l de las nieves perpetuas. Y p a ra term inar este brevísim o repaso de los deportes colom ­ bian os, que sirve de introducción a las fotografías que pu­ blicam os, recordem os la afición al go lf y a l polo, cam po en donde los deportistas colom b ian os han conquistado laureles in te rn acio n ales.

Competición de polo celebrada en el Country Club. - El atleta Guardiola en uno de sus entrenamientos.

Las carreras de caballos ocupan también un lugar importante en la atención deportiva del pueblo colombiano.

Abajo: Regatas de balandros disputadas en el Abufia.

Arriba: Partido de futbol en el estadio de Bogotá.

Abafo: El equipo del Mi l l onar i os en Madrid.

Reñida prueba ciclista en la ciudad de Manizales.

DE

RIO

T E R C E R A S ID E R U R G IC A DE S U R A M E R IC A 1 2 2 .0 0 0 .0 0 0 T N S . D E P R O D U C C IO N ANUAL 3 .0 0 0 O R RERO S EN S U S IN S T A L A C IO N E S c a rg ó de la con strucción de los lam inad o res; la com pañía a m e ric a n a Disticoke construyó los hornos de coke y com plem entarios; la Alsthon se e n ca rg ó de la p lan ta de v a p o r y fu e rza.

P L A N E A M IE N T O El p lan eam ien to de la S id erú rg ica de Paz de Río data desde el a ñ o de 1942. en que se descubrieron dos yacim iento s. Las reservas de m ineral de hierro cu b ica d a s hasta a h o ra ascienden a los 100.000 000 de to n e lad as de las cu ales se han prospectado en d e talle 20.000.000 aproxim ada mente, com o reservas re a le s , y 34.000 000 com o reservas pro b ab les, en los yacim ientos que se ex­ plotarán en la prim era e tap a de d e sa rro llo . Se ha hecho el a n á lis is quím ico por parte de los serv icio s científicos de la em presa p a ra ver la form a de u tiliza r la esco ria fosfórica de los suelos En efecto, la m ay o ría de los suelos del país son de c a rá c te r á cid o y se im portan o p recia b le s canti­ d a d e s de a b o n o s fosfáticos, que una vez utilizados constituirán de por sí un producto muy valioso

CO STO

B A JO

DE

P R O D U C C IO N

O tro asp ecto s in g u la r, de la s v a ria s c a ra c ie rística s que representa ia Sid e rú rg ica colom­ b ia n a , es la d istan cia tan corta a que se en cu entran las m aterias prim as con relació n a l sitio de la p la n te . Por una parte el fe rro ca rril que tran sp ortará el m ineral sobre una d istan cia de sólo 35 kms. De ig u a l d istan cia pro vendrá el carb ó n , y las c a liz a s se encuentran en el lu g ar mismo de la p lan ta . Si se tiene en cuenta este fa cto r, y el an o ta d o anteriorm ente respecto a l crédito que h a y que d a rle en el proceso d e fa b rica c ió n de a ce ro a la e sco ria , com o producto secu n dario de gran v a lo r, se con clu ye que hay con d icion es inherentes p a ra obtener un costo de producción b a jo en esta p lan tà .

RESERVAS

DE

CARBO N

Dentro de un rad io de 40 kms a p artir del sitio de B elencito, 260 kms. al noroeste de Boyacá, se han esta b lecid o reservas de carbó n que ascie n d e n a 19.000.000 de to n e lad as. De los v a rio s y a ­ cim ientos se han p ro sp ectado en d e ta lle ocho con reservas p ro b ad as de 18.000.000 y reservas p ro b ab les d e 138.000.000 de to n e lad as, constituyendo una v e n ta ja de d ich o m in eral, ya que en to talid ad son bitum inosos, duros, brillan tes y relativam ente lim pios

C a m in o d e a c c e s o a l a S i d e r ú r g i c a , e n c l a v a d a ju n t o a l a s f u e n t e s d é p r o d u c c ió n

1 2 2 .0 0 0

TO N ELA D A S

AN UA LES

El p lan de producción en la prim era e tap a d e d e sarro llo ascie n d e a las 100.000 toneladas de productos term inados ol a ñ o , utilizand o el 85 % de la c a p a c id a d de los hornos, pa ra las insta­ la cio n e s tienen c a p a c id a d p a ra 122.000 to n e lad as a n u a le s, en las siguientes c lase s de artículos p rin cip a le s: TO N ELA D A S Rieles hasta 75 lib ras por y a r d a ...................................................... 10.000 A cceso rio s p a ra rie le s . . . . . . . 900 Tochos . . . . . . . . . . 2.950 C u erp o s m oledores y s i m i l a r e s ........................................................ 1.500 V ig a s , á n g u lo s y perfiles . . . . . . 10.000 B arras co m erciales y p e r f i l e s ......................................................17.000 Barras y v a rilla s de r e f u e r z o ........................................... 43 000 Alam bre pa ra p u n tilla s.............................................................. 9.780 A la m b re de p ú a s ......................................................................................12.200 A lam bre g a lv a n iz a d o . . .................................................................. 3.660 A la m b re negro y otros a f i n e s ...................................................... 10.360

SEG U N D A

ETAPA

DE

E X P A N S IO N

122.000

En una segunda etap a d e exp an sión se pro ducirán p lan ch as y lám inas, tubería de acero, estructurales m ayores y tuberías centrífug a n egra, que se han elim in ad o del plan in ic ia l, con e! objeto de re d u cir la prim era inversión.

E S T U D IO

E

L 13 del p a sa d o o ctu b re, el Excelentísim o S e ñ o r Presidente de la R ep ú b lica, Ten iente G e n e r a l G u sta vo R o jas P in illa , in au gu ró oficialm ente la Sid e rú rg ica N a c io n a l de Paz de Río, en B e­ to n a to (B o yacá). A sistieron a l a cto num erosas p erso n alid ad e s civ ile s, m ilitares y e cle siá sti­ c a s , a sí com o de stacad o s fu n cio n ario s, ban quero s e in dustriales extran jeros.

TERC ERA

EN

S U R A M E R IC A

Después d e V olta R ed onda, en el B rasil, y d e H u ach ip a to , en C h ile , la S id e rú rg ica N a c io ­ n al d e P az d e Río, en C o lo m b ia , es la tercera plan ta de a ce ro que existe en Su ram órica.

F IN A N C IA C IO N La C o m p a ñ ía co lo m b ian a hizo a rre g lo s fin an ciero s en septiem bre d e 1950 con el B a n co de París y los Países Bajos, y con un grupo de indu striales fran cese s, e n ca b e za d o s por la firma Etablissem ents D e latré et Fro uard Réunis, de París, m ediante los c u a le s se a d ju d ic a ro n , en m arzo de 1951, a los fa b rica n te s fra n ce se s, ped idos d e m aq u in a ria por ce rca de 23 m illo nes de d ó lare s. Los estudios p a ra la in sta la c ió n de esta p lan ta fueron hechos por la Koppers C o m p an y In c., d e Pittsburg, y la in g e n ie ría g e n e ra l está a c a rg o de Arthur G . M ckee & C o ., de C le v e la n d . Los fa b rica n te s fran cese s se com prom etieron a a ce p ta r, en cuanto fué po sible, las norm as a m e ric a n a s y se som etieron los diseños a la a p ro b a ció n de la cita d a firm a. La c a s a fran cesa S .E .C .I.M . se en-

44

DE

M ERCAD O S

El estudio directo de m ercados, re a liz a d o m ediante encuesta person al y visitas a más de 222 establecim ien to s in dustriales del país, consum idores de artículo s de hierro y a ce ro , demostró que la dem and a para 1953 en los tipos de productos antes m encio nados, a sce n d ía a 193.000 tone­ la d a s a n u ale s. A d em ás, la lo c a liza ció n de la plan ta en el interior, situada favorablem ente con respecto a los m ercados p rin cip a le s, y la com pensación de transportes que im p lica el envío de c a rg a en sentido controrlo a l de los productos de im po rtación, perm itirá cu b rir la m ayor parte de los m ercados n ac io n a le s con ventaja- Sin em bargo, por razones d e inversión in ic ia l, la cap acidad de la planta se lim itó en su prim era etap a d e d e sarro llo a la producción de 112.000 Tns. anuales

PLA N TA

DE

A C ID O S

Dentro de las in sta lacio n e s g e n e ra le s fu n cio n ará ad em ás una p la n ta de á cid o sulfúrico e q u ip a d a p a ra la c a lc in a c ió n de c a l, con hornos v e rtica le s y de d o lom ita, con hornos rotatorios y una in sta lació n p a ra pro ducir ca l a g ríc o la en can tid ad de 43.000 to n e lad as anu ales.

F U N C IO N A M IE N T O Se c a lc u la en 3.000 obreros la fu erza de op eración de las in sta lacio n e s de la Siderúrgica en total fu ncion am ien to. Las co n d icio n e s m eteorológicas de Belencito, donde como se d ijo fué inau­ gu rad a la plan ta el pasad o 13 de octubre, no pueden ser más fa v o rab le s: 2.600 metros de alturo sobre el nivel del m ar; presión b arom étrica, 563 mms.: tem peratura m edia, 1 5 ° C - ; lluvia anual p ro m e d io ,712 mm.; hum eaad re la tiv a , 65°/o y v e lo cid a d m áxim a de viento, 10 m. aproxim adam ente.

C U L M IN A C IO N

DE

UN

ESFU ERZO

En esta form a culm inó uno de los m ayores esfuerzos que han re alizo d o los colom bianos en las últimas ép o ca s. Para e llo hubo que ven cer m uchas dificultades en el arduo trayecto de prosp e ctació n . El esfuerzo no solam ente constituye un progreso m ás a lc a n z a d o , sino tam bién un paso firme en la redención e co n ó m ica del pueblo colom b ian o.

R.'ojríi* A fM o r rs tf

/ «K A \ li i X I r* \ lj -]

11

LaGloria^ Ganar»

»MANGA

Rcm dofl

IpiB

.f

\ N \

r-

“v/ :

;

$| ■•.

í

J m

f u e G e n e ra li d e Ceirdiae/ene/ fd lle de/ ¿id m eru ju eA ferid d n u de )

■EV

D de la Reina Isabel. En cambio, los castillos de Cartagena de Indias eran un sistema co­ herente de defensa militar, una caballería que se levantaba sobre sus estribos de pie­ dra para apoyar la infantería marina de las muralla?. No eran guaridas de señores feu­ dales como los otros, sino la coraza de un gran pensamiento español. Por el camino de ronda de los primeros marchaban con el ar­ ma al brazo los soldados que defendían la vanidad y el orgullo del Condestable don A l­ varo de Luna o la ambición rapaz del Con­ de-Duque de Olivares. A las almenas de San Felipe de Barajas se asomaban los volunta­ rios del heroico don Blas de Lezo. Los casti­ llos de España se defendían de los reyes de Taifas, pero a veces se revolvían contra el pensamiento coordinador y nacional de los monarcas castellanos. Los de Cartagena de Indias luchaban contra la selva y el mar, contra los indios y contra los piratas ingle­ ses y franceses que querían quebrantar aque­ lla dura cerviz de España. Se dirá también que más bellas son las catedrales de Toledo y de Burgos, las igle­ sias románicas de León, la colegiata de San­ tillana del Mar y los monasterios y las aba­ días de Galicia. Todas fueron quedando co­ mo un reguero de piedra a lo largo de los siglos y por el caminito de Santiago. Pero este testimonio de la fe medieval, todavía candorosa e ingenua, no tiene la grandeza de esas iglesias militantes, de Cartagena de Indias, que echaron a volar sus campanas sobre las selvas de América del Sur. Son galeones que se bambolean en las aguas de la bahía antes de enfilar la proa hacia tie­ rra adentro para librar una gigantesca cru­ zada en el nombre de Dios.

UANDO algún amigo me pregunta cuál es la ciudad más hermosa de España, yo suelo responderle sin vacilar: Car­ tagena de Indias, que nació de un solo gol­ pe a la orilla del Mar Caribe, en las playas de América. Lo digo con pleno conocimien­ to de causa, pues he recorrido uno por uno todos los países de América y lentamente, una por una, todas las ciudades de España. Las murallas de A vila son más antiguas y armoniosas que las de Cartagena, habrá quien me replique. Sus. torreones atalayan los peñascos por donde llegaron durante trescientos años las huestes de quienes pre­ tendieron inútilmente avasallarla. Carlos V tuvo que pasar bajo las horcas caudinas de la Puerta de San Vicente. Santa Teresa sa­ lió por ella en busca de los infieles, cuando era niña, y ya de vieja a buscar el camino del cielo, que la esperaba en Alba de Tor­ mes, donde a la orilla del río tiritaba la muerte. Todo eso es verdad; pero las mura­ llas de Cartagena de Indias son más fero­ ces e imponentes. No cercaban a una ciudad, sino a todo el Imperio. Contra sus piedras se rompieron las ballestas de los filibusteros que la embestían de frente, por el lado del mar, y se quebraron las flechas de los indios que la atacaban por la espalda, desde la selva. Se dirá que son más bellos los castillos de Peñafiel, de Manzanares, de Oropesa, de Co­ ca, de la Mota, que San Fernando, el Pas­ telillo, Bocachica y San Felipe de Barajas. Los primeros están solos como bestias per­ seguidas, sobre una loma o entre pedregales. Son testigos maltrechos y desportillados de una época en que la rapacidad de los seño­ res no había sido amansada por el duro puño

C-

E

%pr

Tal vez sea verdad, se me dirá. Pero los viejos palacios de Salamanca, los jardines de Granada, los patios de Sevilla, los case rones de Placencia, ¿dónde están? A llá es­ tán, en Cartagena de Indias. No tienen ves- ’ tigios moros, ni influencias judías, ni re­ cuerdos románicos, porque son auténtica­ mente españoles. Esencialmente españoles. A las calles estrechas, donde la sombra se vuelve azul, se asoman los palacios de Car­ tagena de Indias y en sus patios inmensos el agua duerme la siesta en los tazones de piedra. La de Cartagena es la arquitectura más española de España, porque es la ex­ presión más profunda y tal vez la primera de un pensamiento que había dejado de ser medio romano y medio moro y medio judío con los Reyes Católicos; y de castellano se había vuelto español y universal con Car­ los V y Felipe II. Yo insisto, pues, en que Cartagena de In ­ dias es la más bella ciudad de esa España ideal que todos llevamos en la sangre y en el corazón, así hayamos nacido en la meseta de Castilla o a la sombra de la cordillera de los Andes. Pero además es la primera ciudad de Amé­ rica y de Colombia. Cartagena de Indias es el crisol de piedra donde se fundieron el blanco, y el negro, y el indio; donde crepi­ tó e hirvió al sol del trópico con el ímpetu de los misioneros, el coraje de los conquis­ tadores, el fervor de los libertadores y los mártires, el gemido de los esclavos y el do­ lor de los indios, esó que para nosotros, hom­ bres del Nuevo Mundo y además colombia­ nos, se confunde con el orgullo de Améri1 y con la emoción de la Patria. 'atio del convenio de Sania C ruz de la Popa

P O

R

D

O

C

A

B

A

L

L

E

R

O

,n el Departamento de Bolívar, cuya ex­ tensión es de 35.270 kilómetros cuadrados,, se encuentra la ciu­ dad de Cartagena, una de las más intere-;' santes de la América colonial, que aún con­ serva las huellas dé la civilización espa­ ñola. Para situar a Car­ tagena, bueno es co­ menzar por describir, aunque sea concisa­ mente, el Departa­ mento a que corresponde. El Departamento de Bolívar se halla al norte de Colombia, bañado en gran parte por el río Magdalena. .Lim ita con Antioquia, Córdoba, Magdalena, Atlántico y San­ tander. Su temperatura es tropical y en toda su extensión presenta una superficie plana y baja; su población más alta —Villanueva— está a 450, metros sobre el nivel del mar. La población total del Departamento es de 748.780 habitantes, repar­ tidos en 3 ciudades y 160 pueblos. Sus suelos son singularmente aptos para la ganadería y la agricultura. La ganadería tiene en Bolívar un des-, arrollo excepcional que coloca al Departamento en el primer lugar del país. Sus inmensas sába­ nas, vestidas de ganados de razas seleccionadas, son un espectáculo de particular belleza. Sin em­ bargo, es la capital—Cartagena—la máxima atrac­ ción del Departamento y el primer centro tu­ rístico del país. Cartagena fué fundada el 1.9 de junio de 1533 por don Pedro de Heredia y es la primera ciu­ dad amurallada de América. Cartagena es la ciu­ dad americana que más ataques sufrió de pirata^ y bucaneros. Tienen las murallas una altura de

4P

Vista de Cartagena, capital del Departamento de Bolívar. Fundada en 1533 por don Pedro de Heredia.

F.l Fuerte de San Felipe de Barajas, considerado como la fortificación colonial más importante de América.

unos cuarenta pies y un espesor entre cincuenta y sesenta. Entre los fuertes defensivos destaca el de San Felipe de Barajas, considerado la más( importante fortiñcación colonial; fué construido entre 1657 y 1752, con un costo de once millones de pesos oro y con galerías subterráneas que lo comunican por debajo del mar con el centro de la plaza. Toda Cartagena fué edificada con fines estrictamente militares y defensivos; no hay nin­ guna calle recta, y es de por sí un monumento hispánico en América. El 95 por ciento de las edificaciones datan del tiempo colonial, y entre ellas merecen especial mención el Palacio de la Inquisición, el del Gobierno, la Catedral, el con­ vento de Santa Cruz de la Popa y el de San Pe­ dro Claver. La mayor parte de las casas antiguas están construidas con caliza codúgera o con rocas ma­ drepóricas. La Catedral, que es el primer monu­ mento de Cartagena, fué edificada según el estilo español de la época. En el interior se encuentran algunas pinturas de la escuela de Anito, ingenua imitación de los cuadros religiosos del siglo X V I, El pulpito es, sin duda, obra maestra de algúni artista florentino del citado siglo. Así lo revelan el nudo de esculturas y de pequeñas estatuas de marfil. Entre loS antiguos monumentos de Carta­ gena, uno de los mejor conservados es el convento de los jacobitas. Junto a la parte antigua, la nueva Cartagena marcha de acuerdo con el sentido actual de la arquitectura. Así se alza el Hotel del Caribe, situado en la punta de un pequeño cabo, consi­ derado por su confort y lujo uno de los mejores del país. La actual población de Cartagena es de 120.750 habitantes. Sus principales industrias, ex­ tendidas por todo el Departamento de Bolívar, son alimentos, química y ganadería, vestidos, ta­ baco, maderas, metales preciosos, metalurgia, mi­ nerales, cueros, textiles, papel y caucho.

<9

Cartagena tiene faina de ser la primera ciudad amurallada del América. E l Fuerte de Pastelillo.

Enmarcado por la piedra, de fondo cielo y mar, una nueva fotografía nos presenta el Fuerte de la Tenaza.

J mk

k k '-

CARTAGENA

La Torre de «EI Reloj» se alza sobre una puerta de la amurallada Cartagena.

Las calles de la ciudad guardan el tipismo de una época romántica y lejana.

Panorámica de la ciudad al pie de las montañas de la cordillera occidental. L

Departamento del Valle del Cauca está si­ tuado en el occidente colombiano. La ma­ yoría del territorio es jplano, formando un inmenso valle que le da su nombre, siendo, al mismo tiempo uno de los suelos más fértiles o el más fértil de todo el territorio nacional. Goza de un clima primaveral medio, en su mayor extensión.

CALI

E

Sirven de marco al bello Valle las cordilleras central y occidental, con. tierras frías y glaciales. Ocupa el doceavo lugar por extensión superficiali y el cuarto por población. La pujante economía vallecaucana se funda principalmente en la agricultura, la ganadería y la industria. Treinta y siete poblaciones del Valle producen por año 1.200.000 sacos de café, ocu­ pando por ello, después de Caldas, el segundo lugar en la producción del grano. El Valle es el primer productor de caña de azúcar del país. Cali, la capital del Departamento del Valle, fundado en 1536 por Miguel López de Muñoz, es, si no por población, sí por situación, limpieza y pai­ saje, la más bella y agradable ciudad de Colombia, la que pudiera llamar­ se la típica ciudad tropical. De rancias tradiciones, espíritu señorial y ale­ gre, circundada de lindísimos paseos, es uno de los lugares más agradables que pueda visitarse. Tiene construcciones coloniales de gran mérito como la iglesia de San Francisco, bellas avenidas, dos aeródromos, ferrocarril, carreteras al mar y al interior. Posee una' personalidad inconfundible. Cercana al mar y al pie de la Cordillera Occidental, desde donde ve -ensancharse como realidad y como esperanza el Valle del Cauca, comprendía en su v iv ir las virtudes creado­ ras del trópico. Activa, optimista, creyente er su fe y en sus destinos, ardiente y generosa, lleva el ímpetu de una ciudad prodigio. De porvenir insospechado, cuenta Cali para su industria con la riqueza agrícola de un suelo fecundo y redentor. Dios la colmó de dones y paisajes. Es el alma de la tierra caucana que cantó Ricardo Nieto...

Cali tiene entre sus edificaciones ésta destinada a residencia presidencial.

E sta e s la B a s ílic a m e tro p o lita n a d e M a n iz a le s , q u e s e e le v a a m ás d e c ie n m etro s d e a lt u r a , t e rm in a d a e n e l a ñ o 1 9 29,

MANIZALES FIR M A el historiador y biógrafo Gustavo Otero Muñoz que “en Colombia, Manizales es un ej emulo sin precedentes y quizá sin imitadores” . Y, efectivamente, la capital del De­ partamento de Caldas no sólo es excepcional, sino singularísima, pues aun sin estar a la orilla del mar o de un río navegable— circunstancias que siempre favorecen el comercio y la rique­ za— , ha experimentado un desarrollo tan rápido como el de Puerto Limón, en Costa Rica, y más

A 52

que el de Barranquilla, el puerto colombiano de mayor progreso. El Departamento de Caldas está situado en el centro occidental del país, en la parte más doblada de la Cordillera Central. Las poblaciones fueron levantadas sobre la cuchilla de los cerros. Carente de' suelos fáciles para la agricultura, ha hecho de ella, sin embargo, el principal ren­ glón de su economía Recuérdese, ante todo, que Caldas es el Departamento cafetero por excelen-

C u s t o d ia d a p o r la C o r d ille r a C e n t r a l, M a n iz a le s , la c a p ita l d e l d e p a rta m e n to d e C a l d a s , s e a lz a e n un s o s e g a d o p a r a ¡e .

A b a jo : C im a d e l N e v a d o d e l R u iz co n e l c rá t e r d e l volcán.

cia y que 42 de sus municipios producen anual­ mente más de DOS M ILLO NES DOSCIENTOS MIL sacos de café suave. Rico en minas de oro y plata, en caleras y fuentes saladas, posee igualmente zonas carboní­ feras y abundantes caídas de agua. El crecimien­ to geométrico anual de la población ha sido, en los veinte últimos años de censos oficiales, el de 30,18 habitantes por cada mil, ocupando el se­ gundo lugar de la nación— después del Valle—,• con 87,35 habitantes por kilómetro cuadrado. En fin, Caldas es el 15.9 Departamento por extensión superficial, pero el tercero por población. Con sus tres principales y modernas ciudades, Manizales—la capital, fundada en 1848—, Arm e­ nia (1889) y Pereira (1863), Caldas es una de las mas avanzadas secciones de Colombia, atrayendo Por su laboriosidad y afán de constante progreso y Por su ausencia casi total de analfabetos. Mani­ zales—cabeza y nervio de la región—es una ciu­ dad bellísima, situada a 2.153 metros de altura

La a v e n id a d e l C e n t e n a r io . En la s t a r d e s d e to ro s s e p u e b la d e c o c h e s y d e g e n te s q u e a c u d e n a la p la z a d e M a n iz a le s .

: 352 :3

:

% COLCCiC L'C

'm .j;|

cutero

llÍ i ] i■B l ll ii fl

E n un s in g u la r e m p la z a m ie n to se y e r g u e e l e d ific io d e l P ala­ c io d e B e lla s A rte s e n e l p a rq u e lla m a d o d e « O la y a H e rre ra s.

« C o le g io d e C risto » , l o s H e rm a n o s M a ris ta s p o s e e n e s te m ag n ífico e d ific io d e d ic a d o a la e n s e ñ a n z a d e s u s e d u c a n d o s .

Un b r illa n te e s p e c tá c u lo c iu d a d a n o . E ste d e s f ile n o ctu rn o d e a n t o r c h a s p o r la s c a lle s p r in c ip a le s d e la c iu d a d .

• E l C a b le s s ir v e d e m e d io d e tra n s p o r te p a r a s a lv a r la s d ife ­ r e n c ia s d e a ltit u d d e l c o m p le jo u rb a n o con lo s a lre d e d o re s .

sobre el nivel del mar, en donde se disfruta una • temperatura media de 17? durante todo el año. Manizales se comunica con el resto del país por carretera, ferrocarril y vía aérea. Posee el cable aéreo más largo del mundo, que la comu­ nica con la ciudad de Mariquita, vehículo éste utilizado para la movilización de carga en gran escala. Situada a 250 kms. de Bogotá, puede co­ municarse también por carretera con el puerto de Buenaventura, en el Pacífico, y con el de Cartagena, en el Atlántico. Por la variedad de sus climas—cálido, medio, frío y páramo— y la privilegiada gama de sus paisajes tropicales, Manizales es considerada co­ mo uno de los principales centros turísticos de ‘ Colombia, sintiéndose orgullosa, con sobrada ra­ zón, de sus balnearios de “La Rochela” , del Hotel Termales, en las estribaciones del Nevado del Ruiz, y de sus excelentes pistas permanentes pa­ ra el patinaje y el “ ski” , únicas en Colombia. También se practican con extraordinaria afi­ ción los deportes del fútbol y la equitación. LaS corridas de toros atraen a su magnifica plaza ver­ daderas multitudes. Y el tennis, el golf, la nata­ ción, la pesca, etc., encuentran en esta ciudad un ambiente y una preocupación insuperables. Manizales es una de las ciudades colombianas que, con justicia, se enorgullecen de poseer eli centro urbano más hermoso del país, formado

54

ÿ iM 'Â W «« :s è

,

-oí’ «

55

'

&

¡lo

' -ó-L rfRfexfiiS&jBpi .

en su totalidad por enormes edificios construidos en cemento armado. La capital de Caldas con­ serva y cuida, exhibe y muestra a todo el mundo .la más bella y monumental Basílica de Hispano­ américa, extraordinaria obra arquitectónica, con­ siderada como una de las primeras del Conti-i nente. Esta Iglesia Catedral se incendió en marzo de 1926, ardiendo rápidamente por estar entonces construida en madera de cedro negro. A media­ dos de 1928 se empezaron las obras de la nueva Basílica. La estructura fué terminada a finale^ de 1929, alcanzando los 106 metros de altura su torre central y la gigantesca cifra de treinta m il toneladas el peso total de la obra. De estilo ro­ mánico combinado con gótico, está colocada bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario. Como sede universitaria, Manizales cuenta con las siguientes Facultades: Derecho, Agronomía, Medicina, Humanidades, Veterinaria e Ingenie­ ría. Y su población escolar total, incluyendo a universitarios, secundarios, primarios y de co­ mercio, asciende a la cifra de 20.000 estudiantes. Entre los elegantes y modernísimos “ clubs” Que Manizales posee, figuran el Versalles y el Club Campestre. Existen también en la ciudad, varios teatros. Se publica el diario "L a Republik ca”, considerado como el m ejor escrito del país; funcionan tres emisoras de radio, y la capital de; Caldas es la segunda ciudad colombiana que rec*be el servicio de televisión, en conexión con la Planta de Bogotá.

■- •

La P la z a d e B o lív a r d e M a n iz a le s , d e e s p lé n d id a s p r o p o r ­ c io n e s e n su p la n ta , en u na f e s tiv id a d d e c a r á c t e r r e lig io so .

m

T a r d e d e T o ro s en M a n iz a le s . M om en to e n q u e el a lg u a c ilillo s e g ú n la co stu m b re p id e la v e n ia p a ra e m p e z a r la c o r r id a .

ijjlliti/’1!wm

Barranquilla, nueva en sus construcciones y en su magnífico emplazamiento situada al pie de la arteria del rioMagdalena

B A R R A N Q U IL L A

E L Atlántico es el más pequeño de todos los depar­ tamentos. Está situado en la parte norte, en la desembocadura del rio Magdalena, la principal arteria fluvial del país. Sus 3470 kms. cuadrados son de terrenos planos, con predominante clima tropical. La población está en su mayoría en la propia capi­ tal —Barranquilla, primer puerto nacional y tercera ciudad del país. Barranquilla, fue fundada en 1721. En la actua­ lidad con cerca de trescientos mil habitantes y 46.000 construcciones ha adquirido gran desarrollo con las obras del terminal de Bocas de Ceniza, que es la más grandiosa obra de ingeniería hidráulica realizada en el país. En ella se admira un majestuoso espectáculo: la unión de las aguas del caudaloso Magdalena con el Mar Caribe, haciendo factible la entrada de los grandes trasatlánticos hasta el mismo Barranquilla. Los barrios residenciales y sus paseos son los más bellos en el país. Está considerada como el primer puerto marítimo, fluvial y aéreo de Colombia. Una de las llamativas características de la ciudad es su emporio industrial. En ella se encuentran gran­ des fábricas de infinidad de artículos que surten al país. El valor de sus fábricas e industrias sube a más de 120 millones de pesos. Para su fomento industrial y comercial, cuenta con solventes instituciones bancarias, que facilitan y ayudan a las Empresas que ofrecen beneficio a la ciudad. Los alrededores de la ciudad son muy pintorescos y, sus cercanos balnearios son constantemente visi­ tados, Salgar, Puerto Colombia y Pradomar, cuentan con magníficas comodidades y son lugares preferi­ dos por los-visitantes que gustan de su tranquilo y limpio mar. Usiacurí es famoso por sus aguas termales. La fábrita de Indurayon, productora de hilaza de seda y abastecedora de todas las demás fábricas de la República.

56

Del más bello y moderno trazado es el edificio del Banco de la República que ha sido inaugurado en los últimos tiempos.

Arriba: Una de las más características perspectivas del centro de la ciudad de Barranquilla con sus modernas edificaciones.

Son tradicionales en Barranquilla sus carnavales. Una carroza española del desfile.

Abajo: La fábrica de cemento «Caribe» en la margen occidental del río, y que está considerada como una de las más importante de América.

Abajo: Este es un remolcador del río M agdalena, pasando frente al terminal marítimo-

A veces, al lado de los grandes trasatlánticos se ven todavía embarcaciones primitivas logrando un pintoresco contraste.

A la izquierda: En el terminal marítimo y fluvial se llevan a cabo las operaciones de carga y acarreo de las mercancías.

BARRANQUILLA,



PUERTO

MARITIMO

Y

FLU VIA L

LA VIA M AS BARATA HACIA BO GO TA E INTERIOR DE LA REPUBLICA

core

m

Las Obras de BOCAS DE CENIZA, una realidad na­ cional, y el RIO MAGDALENA, la arteria principal de la Patria, se conjugan íntimamente para ofrecer al importador y exportador la ruta más rápida y segura para el transporte.

■•

Su puerto se abre a los cuatro vientos de la Rosa, y Barranquilla pone su fe en el actual Gobierno y mira al porvenir con optimismo. JUNTA COORDINADORA DEL PUERTO DE BARRANQUILLA

58

Tunja, la capital de B oyaca el celebre nombre de la heroica historia bolivariana—, es una hermosa ciudad colonial, rica en monumentos y memorias heráldicas. Tiene el mismo escudo de armas de Castilla y de León, concedido por el Emperador Carlos V, en 1541. En el mismo Depar­ tamento está la ciudad de Chinquiquirá, famosa en el mundo cristiano por su venerada imagen de la Virgen del mismo nombre. Como muestra para nuestros lectores de las bellezas artísticas de Tun ja, reproducimos una ¿e las fachadas de sus ilustres residencias y el magnífico retablo del altar mayor de la iglesia de Santa Clara.

gab V ■

■ » .* /„*JMl



W r-J i

PASTO

p [ Äe ? y *#

í

i V

w.

L orenzo de A ldama fundo P asto, al pie del volcan G aleras, en 1539. Cincuenta m il onzas de oro fino, 9.000 de plata y 900 de platino son produ­ cidas al año en las minas de "Nariño,'Departamento al que Pasto pertenece. Las bellezas naturales de la región son incomparables: valles fértiles, profundas cañadas, impresionantes montañas volcánicas. Nuestras fotos recogen una vista de la ciudad y otra del famoso puente de Rumichaea, que en lengua quechua quiere decir “ puente de piedra” . Está enclavado en la frontera de Colombia con el Ecuador y ha servido de motivo para leyendas indígenas de rancio sabor. 59

l5 !^ ‘iT ÍSE |

il; E H :. .•

P opayan , la capital del D epartamento de Cauca, fue fundada en 1536 poh Seabstián de Belalcázar. Rica en iglesias, en tradiciones y en hidalguía, se considera la pequeña gran ciudad señorial de Colombia. Visitadísima por sus atracciones turísticas, destacan entre sus fiestas y costumbres la cele­ bración de la Semana Santa, con gran boato y sentido litúrgico. Un empla­ zamiento maravilloso, un clima tibio. Patria chica de Caldas, de Torres, de Guillermo Valencia. Abundan en ella los construcciones evocadoras de la época colonial, como la fotografía que reproducimos, patio de una de estas mansiones.

P fe o l1

K

i

I J ■ft

*

Sferri s Ijft, ■

H E

« _

f

a

e

'___ ¡& È 1

VeV $8» ■"1-«ir -

M edellin, capital del D epartamento de A ntioquia, el mas extenso de los de Colombia, une a sus bellezas ciudadanas la importancia de ser centro de la más poderosa red de industrialización del pais. Son modelo sus fábricas de hilados y tejidos. A l lado de esto, posee la famosa Universi­ dad de Antioquia, la Universidad Pontificia Bolivariana, la Universidad de Medellín y la Escuela Nacional de Agronomía y Minas, única en el país. Es la segunda ciudad de Colombia. Proyecta actualmente una carre­ tera que dará al Departamento salida al Atlántico. En nuestras foto: la iglesia de la Veracruz y el Parque de Bolívar.

60

nagas y caños, la obra ingente del canal para las embar­ caciones de la época. Fácil, injustamente, suele callarse esta magna empresa de la Colonia. Trabajos modernos, en armonía con la técnica y las necesidades de los tiempos, se han emprendido allí en distintos momentos de la República. Ultimos, los que en 1952 dieron al canal amplitud de navegacióti igual a la del río mismo abajo de Calamar. Por la banda derecha el número de brazos tendidos al mar se multiplica a partir del sitio último nombrado. Finalmente, llegando el río al termino de su dilatada carrera, rinde al océano opulento homenaje por las anchurosas y ya domeñadas Bocas de Ceniza. Sin los que aúna el Cauca, once departamentos le rinden total o parcialmente el débito de sus ríos, y más de cuatrocientas cabeceras de municipio tienen asiento en sus dominios. Albergue total de éstos, superior a cuatro millones de almas, aproximadamente el 46 <>/0 de la población colombiana. Por valles, cuestas y mese­ tas los varios mantenimientos, el filón, el surtidor de aceite, el centro industrial. Hitos de distinta significa­ ción, allí Neiva, Girardot, Honda, Ibagué; Bogotá; Zipaquirá con su opulenta salina; Paz de Río, victoriosa ambición; Tunja, Bucaramanga, Barrancabermeja, Mompós, Magangué, Barranquilla y Cartagena

M AGDALENA CUPA el Magdalena el primer puesto en nuestra jerarquía fluvial, no sólo desde el punto de vista meramente hidrográfico, sino también desde el humano, como íntimamente com­ penetrado con los destinos de un pueblo: es el río colombiano por antonomasia. Generosa arteria que por su situación, longitud y caudal ha presidido la for­ mación y desarrollo de la nación colombiana por múl­ tiples conceptos. Su situación es céntrica en la región andina colom­ biana, zona vital de la República en riqueza y pobla­ ción. El curso longitudinal en esta porción del territo­ rio, la navegación que cubre gran parte de sus trescien­ tas y más leguas de recorrido, y que lleva al mar, hicieron de sus aguas vías de migraciones desde remotos tiempos; en los más recientes, ruta comercial de las tres cuartas partes de la superficie habitada del país, y, hasta el reciente dominio del motor y de la hélice, el cauce poco menos que exclusivo por donde han llegado al interior los elementos de nuestra cultura y civilización. D e s c u b r id o r europeo del río en su desembocadura, muy visible por el volumen de las aguas y el color amarillento que enturbia las olas del Caribe, fué Ro­ drigo de Bastidas en su exploración del litoral en 1501. Hiéle él su nombre actual mirando al calendario; los indios lo llamaban Guacacallo, Yuma y Caripuaña, se­ gún los lugares. Nada como las bocas-de una poderosa corriente fluvial para revelar de antemano, en un con­ tinente desconocido, la vastedad de las tierras interio­ res cuyo venaje acumulado forma su caudal. Palmo a palmo fué conocido el río aguas arriba hasta el año de 1536, en que lo navegó Gonzalo Jiménez de Quesada hasta Tora, para internarse luego por tierra hasta dar con la ubérrima sábana de Bogotá. Desde entonces se bailaron en ese sitio, hoy Barrancabermeja, indicios del tesoro petrolífero destinado a incorporarse cuatro siglos más larde en nuestra economía Y fué también el licenciado granadino descubridor del alto Magdalena en la región de Neiva, por él apellidada «valle de las tristezas» en afortunada toponimia. El descenso de las aguas desde su origen a los 3.500 metros de altitud, es desbocado y salvaje en los comienzos, para hacerse cada vez menos sensible la corriente y más silenciosa. Da idea de su p e r f i l inicial y el subsiguiente el término medio de desnivel por ki­ lómetro en sucesivos sectores. En los primeros 70 kiló­ metros, sector cordillerano, 32 metros; en los 151 si­ guientes hasta Neiva, en sector rupestre, 5,50; en los ■70 de Neiva a H onda, del rupestre también, 1,13; de a ’ mar (947 kilómetros), sectores selvoso y li­ toral, 0,24. En general, el v a lle va cobrando amplitud y ' e a con la pérdida de altura. En los últimos 71 metros la corriente se orla de ciénagas que |i

O

Por Hno. JUSTO RAMON F. S. C.

escoltarla hasta su llegada majestuosa al océano. Kur­ man ellas un verdadero dédalo de comunicaciones mutuas y con el río, y su extensión no baja de 2.200 kilómetros cuadrados. De aquella nivelación y de la naturaleza aluvial del terreno, resulta también dividirse a trechos la corriente, desde los comienzos del s e c t o r d e l t a i c o , en prolongados brazos que ciñen islas de consideración. Aventaja a todas por su cabida de 2.600 kms.2 la de Mompós, sub­ dividida en otras menores, rica en tabacales, garceros y ganaderías. Por el canal occidental correspondiente recibe el Magdalena el imponente tributo de su gemelo el Cauca. De Calamar se desprende hacia el poniente el C a n a l d e l D iq u e , mensaje del río a la ciudad de Heredia, la do la inmensa bahía, que por allí, durante tres siglos, rea­ lizó sus comunicaciones con el interior. Un gobernador de mediados del XVII llevó a cabo, con base en ciéna-

Descubierta la n a v e g a c ió n a v a p o r , fué probable­ mente el Magdalena el tercer río de América y del mundo que aprovechó este valioso adelanto del hombre. En 1824 el vapor «Fidelidad», el primero quizás en cruzar el Atlántico sin velas ni remos, entraba por Bocas de Ceniza en aguas del río patrio. Vía navegable tan extensa como el Magdalena, tan ventajosamente situada en la parte vital del país, tenía que ser e je d e n u e s tr a s c o m u n ic a c io n e s . Aun con los modernos medios de relación que. al presente utiliza el país, conservará el Magdalena puesto honroso entre sus rutas; ello, porque el continuo desarrollo de la nación abastecerá diversos canales de circulación, y porque los transportes terrestres y aéreos no pueden entrar en firme competencia con la vía fluvial, más económica. Río sagrado, para un culto que vaya al Creador, nuestro Magdalena. Digno de la epopeya, y casi intacto en las letras patrias. Cuánta historia grande y menuda, va grave, ya trágica, ya festiva; cuánta leyenda y con­ seja, cuánta sugerencia, para el tratado, la historia, la poesía, el cuento, la novela, yacen en el olvido de la selva milenaria, en el puerto, el leñateo, el recodo, es­ perando la palabra mágica que las entregue a las gene­ raciones en homenaje a este forjador de nuestra civili­ zación.

LA CATEDRAL DE SAL DE

ZIPAQUIRA IP A Q U IR A es una pequeña ciudad de 22.000 habitantes, perteneciente . a l Estado de Cundinamarca. Pasaría desapercibida en el mapa económico de Colombia a no ser por sus afamadas salinas. El Banco de la República, como concesionario del Estado, tiene a su cargo la explotación de éstas y de todas las de la nación y en gran parte el co­ mercio de sales—distribución y venta—con destino al consumo humano, a la ganadería y a usos industriales diversos. Colombia, abastecido el mercado interior, cuenta con excedentes para la exportación de sal gema. Fué precisamente del Banco de la República de quien partió la idea de construir, aprovechando las montañas de sal, una catedral en Zipaquirá. La portentosa obra se realizó con arreglo a una arquitectura pri­ maria, respetando los desniveles que los taladros dejaron en la sal, con objeto de resaltar la aspereza del recinto y la fuerza origen de la Natu­ raleza. Para ello, además, se prescindió de adornos ornamentales y apenas cuenta con un friso que enumera las estaciones del Vía Crucis. La cate­ dral, cuya base es la correspondiente cruz latina, con cuatro naves, tiene capacidad para veinticinco mil personas, pero es factible de aumento. Para regir los destinos de la sede catedralicia, la jerarquía eclesiástica ha nom­ brado un Obispo, monseñor Tulio Botero Salazar. Es hoy uno de los cen­ tros turísticos más atractivos del país, lugar de excursión, donde se ha alzado un parador para atención de los visitantes. Damos en esta página dos fotografías de la basílica. En la superior, un concierto de masa coral. En la inferior, una vista general de la iglesia durante la celebración de la Santa Misa. Esta segunda fotografía hará comprender al lector la magnitud de la catedral de Zipaquirá.

r ~ t g

P or Ju an E m il io A ragonés

OMO introducción al panorama que de la cultura colombiana se pretende dar, he rogado a Carranza que exponga para nuestros lectores las notas diferenciales que distinguen al pueblo colom­ biano entre las naciones hispanoamericanas. Respecto a las restantes naciones de Hispanoamérica, las caracte­ rísticas más acusadas del pueblo colombiano pueden ser éstas: sentido cristiano de la vida, profundo arraigo en la tradición hispánica, culto por la lengua castellana y dirección humanística de la cultura, histórica aspiración hacia la convivencia y unidad nationales, adhesión a las for­ mas jurídicas, amor a la poesia y a las disciplinas clásicas, lealtad su­ perior a la inteligencia, anhelo de conciliar la libertad con la justicia y el orden, idealismo, espiritualismo, respeto a la tradición grecolatina, amor por la cultura esencial que reconoce su centro en la sagrada y li­ bre persona del hombre, y que para los colombianos es: católica, latina, hispánica y americana. El carácter definido de la actividad espiritual colombiana es su sentido clásico y humanístico, su aspiración hacia la jerarquía. No deja de ser simbólico que el primer escritor colombiano, pues tal puede llamarse, sea el mismo fundador de nuestra nacionalidad, don Gonzalo Jiménez de Quesada, que, a más de capitán, era abogado, y tenía dotes no comunes de escritor en prosa y en verso, de orador y de polemista.

C

C o lo m b ia sa ¡ v a r i a un

y

es, s in

aguda

p a n o ra m a

vés d e b le

la

e s tá

de en

la

de

una

y

de

lo s

c u a tro una

lo s

años

de

p u e b lo

c o r d ia lid a d

e s c r ito r

y

q u ie n ,

m odo

s io n a d a y

tra to u

la s

a

C a rra n z a ,

casa

e n tre g a

él

a

o tro ,

m ás

ord e n a d o ra

y

con

h a s ta

en

él

lo

in t e n aquí

y

a

tra ­

e n tra ñ a ­

de

la

p or

E m ba ­

v o c a c ió n ,

v is ió n

e x te n s a

y

en en

con oced or p u d ie r a

o c u r r ir

que

e s e n c ia l

d e n tro

de

ha

la

un

ha

b ie n

c o n v e r s a c ió n

y

con

c u a n to s

C a rra n z a

p o lític o el

cu ra

in c ip ie n te

g e n e ro s a

que

su s p a la b r a s .

Y

ha

d e s ta c a ­

p á rro co

p u d ie s e n

e s p a ñ o lid a d

en

de

la s

lite ­

d e c u a l­ y

a b ie r ta

c o n tr ib u ir ,

ta n

p a te n te

a d iv u lg a r

U n iv e r s id a d e s

y

a la r d e

m e

apenas de

c u ltu r a se

se

apa­

d ic h a

c u ltu r a ;

h a b rá

de

de

se rm e

to d o s

la

no

r e v is ió n

a é l, q u e del

la se

c a p a c id a d

sus

a s p e c to s .

a u s e n c ia

a ch a ca d a

una

en

te m a

q u e C a rra n ­

de

a n te m a n o

tr a n s c r ip c ió n , y e x h a u s t iv a

el

de

ig n o r e

en

aquí

españo­

r e c ib id o

m e m o r ia .y

c o lo m b ia n a a d v ie r ta

ha

s u s c ita d o

d e p a s m a r a q u ie n

o m is ió n

h ech o

to d a s

p e n in s u la r e s ,

M a d r id ,

g ra n

m e n te a m i, p o r d e f ic i e n c ia

c u ltiv a d o con

lle v a el

e s c u e la

e l h u m ild e

en

c á te d ra s

e n tu s ia s m o ,

s u c e d e , la

de

que

desde

c o lo m b ia n o .

r e s id e

de

España

la

c o n fe r e n c ia n te

n e c e s a r ia m e n te

ñ a la r q u e . s i e s t o

ha

su s e n tir y

za e s u n

n o m b re

en

m a e s tro

Aun

n u e s tra

p o e ta ,

c u ltu r a l

una

m ás

o fre c e r

h a c e r lo

g ra n

b r in d a r n o s

d ir e c to

a cre ce r

p r e s t ig io s a s donde

que

el

n o b le

C a rra n z a

su s a c to s , e n

a co g e d o ra

q u ie r

que

fo r m a c ió n

a p r o x im a d o r a :

a fe c tu o s o

e lo c u e n te m e n te

E d u a rd o

a s í,

de

p a ra

m e jo r

C a rra n z a ,

p o r

p a ra

r e s id e n c ia

h a s ta

c a s te lla n o ,

el

m a n ifie s ta e n

la s y e n

que,

e s p a ñ o le s , c o n s e je r o

la b o r

ra to , d e s d e e l m á s l i n a j u d o

un

h is p á n ic a s

c r e íd o nada

E d u a rd o

c o n d ic io n e s

m a g n ífic a

d o y e l in s ig n e

en

n a c io n e s

hem os

d e l te m a .

e fe c tu a d o

q u ie r

de

España,

in m e jo r a b le s

la s

Y

c o lo m b ia n a ,

o p in ió n

en

de

c u ltu r a l.

c u lt u r a

España

C o lo m b ia

p ro fu n d a En

de

a u to r iz a d a

a m ig o

ja d a

duda,

v id a

he

c u a l­ de

se­

e x c lu s iv a ­

a lo

la r g o

te m a .

de

LA POESIA Lógicamente, en una conversación con el autor de “ Canciones para iniciar una fiesta” y “El olvidado”, la poesía había de ocupar un lugar preferente. El iniciador del movimiento poético “Piedra y Cielo”, el crea­ dor de una peculiar manera poética de gran influjo en las jóvenes pro­ mociones de Colombia, tenía que llevar pronto la conversación hacia este terreno aun cuando yo no lo hubiese hecho. —¿Qué poesía se hacía en Colombia durante la época colonial? —En la época colonial vale citar estos nombres: Juan de Castellanos, primero, soldado; luego, fraile, a quien se ha llamado el Homero rústico de la patria colombiana. Es autor de una monumental crónica versifi­ cada, con mayor valor histórico que estrictamente poético. En el siglo X V II interesa destacar al doctor Hernando Domínguez Camargo, discípulo de Góngora y el más afortunado entre los seguidores del culteranismo en América. — ¿Y después de la colonia?—pregunto a Carranza. —Parece que la tremenda tensión de índole guerrera y heroica que impuso a la generación libertadora el quehacer de la fundación de la nacionalidad no le dio mucho vagar para la creación poética. Sin em­ bargo, pueden citarse don José María Salazar, don José Fernández Ma­ drid y don Luis Vargas Tejada; en ellos alborea, en algún momento, el romanticismo; pero, por lo general, están aún dentro de la estética neoclásica. Bolívar es, humana y literariamente, aunque no escribiera versos, el gran poeta de esa generación. — Según esto, ¿cuándo llega el romanticismo a Colombia? —En la obra de José Eusebio Caro se expresa, en toda su hermosa plenitud, el primer romanticismo colombiano. Su vida patética—en la que padeció destierros políticos y campañas militares—y su muerte ju­ venil lo emparentan con los mayores románticos de su tiempo. Cabe anotar la riqueza métrica de su versificación, la contención clásica de su poesía y sus anticipaciones a Bécquer y al modernismo. Contemporáneo de Caro—nacido en 1817 y muerto en 1853—fué el payanés Julio Arbole­ da. A más de algunas poesías líricas, de algunos escritos que revelan su refinada cultura de corte inglés y de algunos espléndidos discursos po­ líticos, escribió el inconcluso “ Gonzalo de Oyón”, poema que se consi­ dera como el más afortunado intento épico de la literatura americana. Don José Joaquín Ortiz nació en 1814 y murió en 1892. Es un poe­ ta civil y religioso de poderosa entonación. La “ Memoria sobre el cul­ tivo del maíz en Antioquia”, de don Gregorio Gutiérrez González, es una singular égloga americana en donde alternan rasgos humorísticos, des­ tellos de gracia costumbrista y fragmentos descriptivos llenos de plásti­ co vigor. Don Rafael Núñez, reformador y escritor político, escribió tam­ bién poesía de carácter sentimental y filosófico. Su musa es desencanta­ da y pesimista. A don Jorge Isaacs, autor de la gran novela “María” ., debemos algunos poemas de punzante melancolía. Don Rafael Pombo, hijo de Bogotá, nació en 1833. Es un poeta fecundo, vario y poderoso; e l mayor de los románticos colombianos. Sus versos amorosos, sus poe­ mas nacionales, sus cuentos y sus fábulas componen una obra vehemen­ te, desigual, en la cual está presente la poesía romántica como en sus mejores instantes. Profundidad de sentimiento, música y color conviven en los versos de Pombo. Don Diego Fallón, de origen inglés pero de muy criolla expresión, escribe una celebrada oda a la luna; su verso es sobrio, luciente, casi parnasiano. Don Miguel Antonio Caro alterna con sus trabajos de filólogo, crítico, gramático y traductor de los latinos, la escritura de algunos poemas, entre los que sobresale su “ Oda a la es­ tatua del Libertador”. A fines del siglo conviven en Bogotá las más diversas tendencias literarias. Don José María Rivas Groot canta r„ “ Las Constelaciones”, en un poema que recuerda las grandes odas román­ ticas. Julio Flórez, de musa fértil y crepuscular, preside “La Gruta Sim­ bólica”, tertulia de los últimos románticos. Candelario Obeso, poeta de

color, estiliza temas y ritmos populares. Don Anto­ nio Gómez Restrepo escribe graves sonetos de con­ textura clásica, a la musa campestre y sensitiva de don José Joaquín Casas se deben algunos bellos sonetos de índole cordial y descriptiva. Ismael En­ rique Arciniegas, periodista y crítico, es también un romántico de fino tono menor. José Asunción Silva, autor de un “ Nocturno” justamente famoso, marca el instante de transición entre el romanti­ cismo y las nuevas formas estéticas del 900. Exqui­ sito, ultrasensible, de alma refinada y torturada, Silva estiliza la mejor herencia romántica y la enlaza con el naciente simbolismo. Don Guillermo Valeiicia es el príncipe de los poetas colombianos. Nació en Popayán en 1873 y murió en la misma ciudad en 1944. Ejerció durante su larga vida una especia de rectoría espiritual en Colombia. Poeta, orador académico, poderoso escritor en prosa, tri­ buno parlamentario y multitudinario, poseyó Gui­ llermo Valencia una pasmosa variedad de aptitudes y conocimientos. Valencia supo asimilar las mejores esencias del romanticismo, del simbolismo y del parnaso, y las devolvió en bella sustancia de poesía personal. Su formación humanística le dic­ tó ios dones clásicos de mesura y equilibrio, y su galicismo mental enriquece sus poemas de finura y sutileza. El refinamiento, la trascendencia ideológi­ ca, el culto de la forma, el virtuosismo, son caracte­ res que deben recordarse al hablar de su obra. Con den Guillermo Valencia la poesía colombiana entra de lleno en el modernismo. Luis Carlos Ló­ pez, nacido y muerto en Cartagena (1881-1950), se aparta de los ideales estéticos del modernismo y sus versos, erizados de malicia rural y de agridul­ ce humor, significan, ante todo, una irónica reac­ ción contra el romanticismo decadente y los excesos de algunos modernistas. A la generación de Valen­ cia pertenecen Cornelio Hispano, de inspiración hélenisa ; Max Grillo, fino y erudito, y Ricardo Nieto y Carlos Villafaña, que han cantado la tierra paradisial del Valle del Cauca. —¿Quiénes forman las generaciones llamadas “del centenario” y de “ los nuevos” ? —Se ha llamado en Colombia generación del cen­ tenario a la que aparece en torno al año 1910, fe­ cha centenaria de la independencia. Los poetas de esta generación escriben bajo el imperio de los ideales estéticos de 1900. Porfirio Barba-Jacob es el poeta de la pasión; Eduardo Castillo, el de la ternura; José Eustasio Rivera reduce a plásticos sonetos de arquitectura parnasiana la exuberante belleza del paisaje tropical; Aurelio Martínez Mu­ tis da una nota épica y un conmovido acento amo­ roso; Miguel Rash Isla, Leopoldo de la Rosa, An­ gel María Ceópedes y Manuel Antonio Carvajal son otros poetas del centenario. —La generación de “los nuevos”—prosigue Carran­ za -ad vien e hacia el año 1920, y, si bien influida por las estéticas revolucionarias, conserva para las letras colombianas su tradicional perfil humanís­ tico. Música, humor y hondo patetismo se mezclan en la poesía de León de G reiff. Rafael Maya mar­ ca un punto de equilibrio entre tradición y revo­ lución. German Pardo García trae una nota reli­ giosa y patética. Y completan esta generación José Umaña Bernal, Alfonso Borda Fergusson, Juan Lo­ zano y Lozano, Alberto Angel Montoya, Rafael Vázquez, Gilberto Garrido, Mario Carvajal y Octa­ vio Amórtegui. Y con esto hemos llegado a la generación de 1940, agrupada en torno al lema “ Piedra y Cielo” , que es a la vez su razón editorial, en la que participa destacadamente el propio Carranza. Con él forman este grupo—al que la “Antología” de Gerardo Die­ go había revelado la existencia de poetas españo­ les modernos y muy considerables—Jorge Rojas, Carlos Martín, Arturo Camacho, Tomás Vargas, Osorio Dario Samper, Antonio Llanos, Aurelio Ar­ turo y Gerardo Valencia. Retorno a lo hispánico y preocupación americanista les caracterizan en ge­ neral. —De la última promoción poética colombiana—me dice aún Eduardo Carranza—hay que destacar dos nombres importantes: Gaitán Duran y Cote Lamus. HU M ANISM O Y a en el principio había señalado Carranza cómo el humanismo constituye una veta esencial de la

cultura colombiana. En torno a la cuestión expone ahora estas apreciaciones: —La generación libertadora se halla impregna­ da de disciplinas clásicas que no son ajenas a Cal­ das y Torres, Zea, Nariño y José Manuel Restrepo. Pero el humanismo colombiano alcanza su momen­ to más glorioso con las obras de Caro, Cuervo y Suárez. Rufino José Cuervo consagró su vida inte­ gramente al estudio de la filosofía del idioma. Su obra capital, el “Diccionario de Construcción y R é­ gimen de la Lengua Castellana”, desgraciadamen­ te inconcluso, se considera como la obra más au­ daz acometida hasta hoy por ningún filólogo cas­ tellano. Miguel Antonio Carcf es el más completo escritor que haya tenido Colombia. Polígrafo de vasta labor, poeta, jurisconsulto, crítico, ensayista, orador, traductor magistral de los poetas latines y de los modernos europeos, Caro ejerce un influjo semejante al de Bello sobre la cultura decimónica en Hispanoamérica. Don Marco Fidel Suárez con­ tinuó la tradición de Caro y Cuervo. José Manuel Rivas es en la actualidad el más brillante cultiva­ dor de los trabajos e investigaciones de carácter humanístico. A su lado laboran con silenciosa efi­ cacia Rafael Torres Quintero, Luis Flórez y F e r­ nando Antonio Martínez, entre otros. COSTUMBRISMO —¿Existe una literatura costumbrista en Co­ lombia? , —Desde luego. Los costumbristas colombianos surgieron a mediados del siglo pasado, como reac­ ción contra el angelismo y el artificio románticos, y tuvieron su centro de irradiación en la tertulia literaria “El Mosaico”, de la que salió el periódico de igual título. Entre los costumbristas destacan José María Vergara y Vergara, José Caicedo Rojas, Emiro Kastos, Ricardo Silva, Manuel Pombo, José David Guarin, Eugenio Díaz,, José Manuel Marroquín, Ricardo Carrasquilla, José Manuel Groot, R a­ fael Eliseo Santander y Juan Francisco Ortiz. Don Tomás Rueda Vargas y don Eduardo Caballero Cal­ derón continúan en este siglo el linaje de los es­ critores costumbristas. EL ENSAYO Sin necesidad de incitación alguna entra Eduar­ do Carranza en un nuevo aspecto de la cultura co­ lombiana: el ensayo. —El ensayo ha florecido en Colombia con los más variados caracteres. Ensayos, en sentido muy amplio, son las monografías de Caldas, los traba­ jos filológicos de Cuervo, Caro y Suárez, las sem­ blanzas de Valencia y José Joaquín Casas, las pá­ ginas críticas de Gómez Restrepo, las meditaciones de Carlos Arturo Torres, los escritos de Ezequiel Uricoechea, Miguel Samper y Camacho Roldan. Han de citarse además estos importantes exponentes del ensayismo colombiano : Sergio Arboleda, Baldomero Sanin Canto, Luis López de Mesa, Rafael Maya, Germán Arciniegas, José Vicente Castro Silva, Sil­ vio Villegas, Jorge Zalamea, Hernando Téllez, Eduardo Caballero Calderón, José Manuel Rivas, Félix Restrepo, S. J. Como se ve, no seguimos un orden excesivamen­ te riguroso en los temas que sucesivamente vamos tratando, sino que les prestamos atención a medi­ da que van surgiendo en el diálogo. L A CIENC IA —La historia de la ciencia colombiana—dice Ca­ rranza—se abre realmente con el libro que en 1590 editó el jesuíta José de Acosta con el título “His­ toria natural y moral de las Indias”, en el que se estudian los problemas físicos, morales y socioló­ gicos del Nuevo Mundo. La primera manifesta­ ción orgánica de la ciencia colombiana aparece con la “Expedición Botánica”, fundada por el ar­ zobispo Caballero y Góngora y dirigida por el genial investigador José Celestino Mutis. Colabo­ raron con Mutis: Eloy Valenzuela, Francisco José de Caldas y Francisco Antonio Zea. Bien puede decirse que la obra de Mutis es, en el orden cien­ tífico, par de las hazañas de los conquistadores. A mediados del siglo X I X se constituyó una Co­ misión Corogràfica con fines similares a los de la Expedición Botánica. Dirigieron sus trabajos el general Codazzi y don Manuel Ancízar. La Comi­ sión recorrió en penosos viajes diversas regiones

del país. Entre los escritores científicos de Cc^ 1 lombia tienen también importancia Joaquín Ar¿A tonio Uribe, Ezequiel Uricoechea, Florentino Ves ga, Miguel Triana, Vicente Restrepo, Liborio Zer da y, ya en nuestros días, el presbítero EnriqueN Pérez Arbeláez y el padre Lorenzo Uribe, S. LA NOVELA —¿En qué circunstancias dió a conocer Isaacs su gran novela “María” ? En la tertulia literaria ' El Mosaico”, de la que— ya antes hablé, leyó Isaacs por vez primera su 1 novela el año 1867. El éxito de “ María” fué in­ menso e inmediato, y copiosas ediciones se\han. /'^ sucedido desde entonces, siendo traducida las las lenguas cultas. —¿Surgió algún otro novelista de “El Mosàici —Sí. Eugenio Díaz, contertulio de Isaacs, tòçjl bió la novela “Manuela”,- de índole más cestini brista que poética. En ella se describe la leza exuberante de las tierras cálidas de Óajdin\\ bia y se dibujan a perfección algunos tipSs/djjN' pueblo que pudiéramos llamar “ejemplares”. ^ —¿Otros novelistas? •—Don José Manuel Marroquín, hidalgo caí sino, poeta de versos discretos, gramático y tico—que llegó a regir los destinos del país—1 autor de algunas excelentes novelas: “Blas G “ Entre primos” y “El moro” . Su hijo Lorenzo, e! colaboración con don José María Rivas Groot, es­ cribió la novela “Pax”. Por la totalidad de suYo don Tomás Carrasquilla es el más grande dé los novelistas colombianos ; en sus novelas hace vivir, con lenguaje cervantino, tipos de su Antioquí; tal y describe magistralmente el ambiente yl'las costumbres de esta región. José Eustasio Ritiera es el autor de una muy difundida novela: "La vorágine”. En ésta el bárbaro romance de los lla­ nos orientales de Colombia y de la vida trem a ­ da y alucinante de la selva amazónica. Eduardo lamea Borda ha situado su hermosa novela “ Cua tro años a bordo de mí mismo” en la penínsuli de la Guajira. El más importante entre los nov^f listas colombianos actuales es José Antonio Osorio Lizarazo, de una obra muy copiosa y dotes extraordi­ narias de narrador, entre cuyos titulos destacan “Él hombre bajo la tierra” y "Garabato”. Contempo- k ráneamente escriben cuentos excelentes Jesús 2§SM , rate Moreno, Elisa Mújica y Adel López Gómezr 7 & ¿ TE A TR O

I 1líl

1

i

—¿Qué nombres son los más importantes en el teatro colombiano? —José Fernández Madrid -(1789-1830) es re dado especialmente por sus obras dramátii “Atala” y “ GuatimoC” . Luis Vargas Tejada U8 1829) dejó una obra satírica—“ Catón de Utica” y una divertida comedia titulada “Las convulsió nes”, habiendo intentado también la tragedia ne clásica. A lo largo del siglo X I X se registráronlo versos intentos de drama romántico y de coiñeAÍ dia costumbrista. En nuestros días han escríK^J obras dignas de mención Alejandro Mesa Nich« autor de "Lauro Candente” ; Antonio Alvarez Eleras- -“ Almas de ahora” y “ Como los muertos^ José Gneco Mozo, quien ha escenificado la vida de Manuelita Sáenz, la amante del Libertador;'/ Luis Enrique Osorio, que alterna el drama con/'el/' teatro festivo y costumbrista; Jorge Zalamea, /au-f tor de “El regreso de Eva” y “El rapto de laslSa-1 binas” ; Gerardo Valencia, quien, escribe teatro' poético en “Viaje a la tierra” y en el intenso irama vernácu'o “ Chonta” ; Arturo Camacho Rai| rez, Rafael Guizado y Osvaldo Díaz Díaz, aut] de un drama legendario de tema nacional: Gaitana”, y de varias obras infantiles. H IS T O R IA He de insistir en el hecho de que la diversi' de temas tratados en esta conversación con Edua: do Carranza pudiera haberme hecho incurrir): en alguna involuntaria omisión, si bien, en general, he procurado una transcripción exacta de las pa­ labras del gran poeta colombiano. En lo que a la Historia respectarme dijo: —La Historiografía colombiana nace con el país. Y a cité la crónica monumental de Castell Y aunque algunos libros de carácter históri deben a plumas de misioneros españoles, estât- r

III

la práctica incorporados a la literatura colom­ biana. Tales el “ Orinoco ilustrado”, del padre José ¿umilia, y la “Historia de las Misiones de los Je­ suítas en el Nuevo Reino”, del padre José Casam, jpj primer gran historiador neogranadino es el ObisLucas Fernández Piedrahita, natural de Santa Fe ¡tutor de una excelente “Historia General del evo Reino de Granada”. Don Juan Rodríguez ¡Tjjresle, en su delicioso libro “El carnero”, narra in\jyniclades de la vida colonial. Tiene ribetes picacos esta obra de muy sabrosa lectura. En el siX V III vive don Basilio Vicente Oviedo, quien ó una especie de enciclopedia miscelánica 'sobre ersos curatos del nuevo reino de Granada. Er., "el siglo X IX escriben interesantes memorias los generales José Hilario López, José María Obando y Tomás Cipriano de Mosquera, los tres con im­ portante figuración en la guerra libertadora y en la política de su tiempo. En 1827 publicó don José /Manuel Restrepo su “Historia de la Revolución de J Colombia”, libro fundamental. Don José Manuel ïroot escribió una amena y erudita “Historia Ecle¡iástica y Civil de la Nueva Granada”. El general Joaquín Posada Gutiérrez es el gran historiador de Bolívar y sus guerras. Don José Antonio Plaza, don saquín Acqsta, don Miguel Samper y doña Sole­ ad Acosta de Samper fueron también historiadoeminentes del siglo X IX . En este siglo han cui­ dado con éxito los estudios históricos Eduardo Posada, Raimundo Rivas, Enrique Otero, D’Acosta, Enrique Ortega, Ricaurte, Gustavo Otero, Guiller­ mo Hernandez de Alba, Luis Augusto Cuervo, Cor­ nelio Hispano, Roberto Liévano, Germán Arciniegas, Laureano García Ortiz, Gerardo Arrubla, Er­ nesto Restrepo, Tirado, Carlos Cuervo, Márquez, çdro María Ibáñez, Alejandro Carranza, Manuel Forero, Miguel Aguilera, José María Cordovez, Mohre, Gustavo Arboleda, Arturo Quijano, José María Restrepo, Miguel Triana, Emilio Robledo, Al­ 'l bepto Miramón e Indalecio Liévano Aguirre.

f

\ Ù k jL .

RELIGION

En el curro de nuestra ya extensa conversación ha surgido la cuestión religiosa, y pregunto a Ca­ rranza : ¿Ha influido la Iglesia Católica en la cultura plombiana? —Desde luego. La Iglesia ha tenido un vasto in­ flujo en la historia del país y en su cultura, tanto n la época colonial como en los años de la indelendencia y la república. Ha ejercido siempre un apostolado de elevación moral, de paz, de justicia, le caridad. Entre los benefactores de la Nueva Gra­ nada he de mencionar a fray Bartolomé de las UfSas, gran defensor de la población aborigen. Fuetambién partícipes en esta noble tarea, entre los Arzobispos Luis Zapata de Cárdenas, ^ jJ frS y Cristóbal de Torres y el doctor Bartolomé Lobo ^¿gSfGuerrero, fundadores los últimos de los Colegies ^'"-^'M ayores del Rosario y San Eartolomé. A los je­ suítas se debe la introducción de la imprenta en Colombia, así como a los dominicos y francisca­ nos la incorporación de vastas regiones colombia­ nas a la moral de Cristo y a la civilización occi­ dental. En el movimiento de la independencia in­ fluyen decisivamente los Colegios Mayores antes mencionados. Por su ciencia y su santidad se desta­ can en el siglo X IX los prelados Fernando Caicedo y Flórez y Manuel José Mosquera. En este siglo, los Arzobispos de Bogotá, Herrera-Restrepo y Perdomo, fueron personalidades fundamentales en la \ v i d a civil y religiosa. Entre los sumos maestros de ^Colombia estuvo monseñor Rafael María Carrasf luilla, que rigió el Colegio del Rosario durante cuaI renta años. Monseñor Castro-Silva, docto en letras \ humanas y divinas, prolonga actualmente su obra 'd « manera insigne. El padre Félix Restrepo y los presbíteros Alvaro Sánchez, Juan Crisòstomo Gar/a y Luis Enrique Séndova son hoy honra de la iteratura colombiana. LA EDUCACION Este tema, en cierto modo iniciado ya al tratar el anterior, se ha suscitado de forma natural y poco menos que inevitable. Aun cuando ya ha des­ tacado Carranza la gran labor docente de los mi­ sioneros españoles, vuelve ahora sobre el asunto: Entre los misioneros se destaca la figura de ten Luis.Eqltrán y la de San Pedro Claver, após-

tol de los negros. Los principales centros docentes de la época colonial fueron el Colegio de San Bar­ tolomé, el Colegio del Rosario y el Real Colegio Seminario de Popayán. Santa Fe de Bogotá llegó a contar con tres Universidades en la época colo­ nial: la Javeriana, la Tomistica y la del Rosario; su prestigio de ciudad humanista, docta y estudio­ sa se prolonga hasta nuestros días. Los libertado­ res, los organizadores de la nación colombiana y todos sus mandatarios hasta hoy han tenido, como básica preocupación, la de elevar y extender la edu­ cación pública. Existen hoy centenares de Institutos en donde se imparte la enseñanza secundaria y mi­ rares de ejcuelas públicas para la educación pri­ maria. —Y en cuanto a Universidades... —En Colombia—explica Carranza—^existen las si­ guientes: la Universidad Nacional, fundada en 1826 y reorganizada en 1935. En ella se hallan agrupa­ dos las Facultades nacionales, los centros de ense­ ñanza profesional y los Institutos de investigacio­ nes científicas. Tiene las siguientes Facultades: de Arquitectura, Economía, Ciencias Naturales, Dere­ cho, Enfermería, -Farmacia, Filosofía y Letras, In ­ geniería, Medicina, Minas y Odontología. Además forman parte de ella la Escuela de Bellas Artes y el Conservatorio de Música y los Institutos de Ciencias y Sociales, Constructores, Decorado, Botá­ nica, Cancerologia y el Laboratorio Clínico. Bajo su dependencia están los museos Colonial, de Be­ llas Artes, Histórico y Arqueológico. La Universi­ dad Nacional tiene la mavoría de sus Facultades y Escuelas en la Ciudad Universitaria, una de las más bellas de América. Otra Universidad es la Pon­ tificia Universidad Católica Javeriana, de la Com­ pañía de Jesús. Se clausuró en 1767 con motivo de la expulsión de la Orden, siendo restablecida en el año 1931, con las siguientes Facultades: Juris­ prudencia, Ciencias Económicas, Medicina y Filoso­ fía y Letras. También tiene una Facultad Eclesiás­ tica, y las Facultades femeninas, que comprenden: Derecho, Filosofía y Letras, Bacteriología, Arte y Decoración, Arquitectura, Enfermería y Comercio Superior. El Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario tiene Facultades de Derecho y Ciencias Po­ líticas y de Filosofía y Letras. Ha tenido gran in­ flujo en la historia nacional y en él se han educa­ do muchos proceres de la política, la ciencia y las letras. La Universidad Libre fué fundada por el general Benjamírí Herrera en 1923; tiene una Fa­ cultad de Derecho y Ciencias Políticas y una sec­ ción de Bachillerato, así como cursos especiales pa­ ra empleados y obreros. Más Universidades: la de Antioquia, la Universidad Católica Boliviana, ja de Cartagena, la de Cauca y la de Nariño. Las Universidades colombianas de más reciente funda­ ción son la Universidad del Atlántico y la Univer­ sidad de los Andes; esta última, fundada en Eogotá en 1947, tiene orientación técnica y científica. Han de mencionarse, para completar el panorama de la Enseñanza Superior en Colombia, la Univer­ sidad Popular que funciona en Manizales y la Es­ cuela de Minas y Agronomía que, como dependen­ cia de la Universidad Nacional, radica en Medellín. LA MUSICA Aunque Eduardo Carranza ha ido respondiendo a todas mis preguntas sin mostrar el menor síntoma de cansancio, sobradamente sé que estoy abusando de su cordial disposición. Y, sin embargo, no me resigno a concluir esta conversación sin solicitar antes la opinión de nuestro ilustre amigo sobre los dos o tres aspectos fundamentales de la cultura co­ lombiana que aún no se han considerado, la músi­ ca entre ellos. En torno a la música en Colombia, me explica Carranza: —Entre los aborígenes colombianos, particular­ mente entre los chibchas, existió—según se deduce de las crónicas de la conquista—una notable afi­ ción a la música. Los episodios guerreros y los ritos tenían un fondo musical. Los instrumentos princi­ pales de los indios eran el fotuto, la flauta, el tam­ bor, la sonaja y el caracol. Sus cantos tenían, por lo general, una entonación melancólica. De la mez­ cla entre estos antiguos elementos indígenas y los europeos surgieron las manifestaciones típicas del folklore colombiano, tales como la guabina y el tor­ bellino. En otros ritmos nacionales, principalmente en los de la costa atlántica, hay un notable influjo

africano. El músico más notable de la época col nial fué don Juan de Herrera, que vivió en la prü mera mitad del siglo X V III, y entre cuyas obras/ sobresale una misa de “ Réquiem”. Los más impor­ tantes compositores del siglo pasado fueron Nici lás Quevedo, instrumentador y director de orques­ ta; Santos Quijano, violoncelista y compositor; José Joaquín Guarín, pianista y autor de melodías po­ pulares; José María Ponce de León, que compuso las óperas “Ester” y “Florinda” ; Orestes Sindici, autor de la música del himno nacional, y Teresa Tanco de Herrera, a quien se debe la zarzuela “ Simila Similibus”. Entre los músicos del siglo ac­ tual deben mencionarse Santos Cifuentes, autor de una “ Sinfonía sobre aires tropicales” ; Guillermo Uribe Holguin, violinista, compositor y crítico, au­ tor de la ópera “Furatena” y “Tres danzas”, para orquesta, entre otras muchas obras, y a quien se debe la fundación de la Orquesta Sinfónica Nacional; Antonio María Valencia, pianista y compositor de mucho talento, según atestigua su bella “ Sonatina Bc-yacense”, en la que estiliza temas folklóricos, Entre los compositores de música bailable y popu­ lar sobresalen Pedro Morales Pino, Luis A. Calvo, Emilio Murillo, Alberto Urdaneta, Alejandro Wills y Fulgencio García. Alterna la composición de mú­ sica noble y ritmos populares José Rozo Contreras. Entre los compositores más jóvenes están Adolfo Mejía, Santiago Velasco y Ernesto Martán. Según las diferentes regiones, existen aires característico: que se pueden clasificar así. Costa atlántica: rrulao, porro, cumbia, merengue, mejoranas. Lla­ nos orientales: joropo, galerón y guacharaca; Cundinamarca y Boy acá: guabina, torbellino y bambu­ co. Tolima: bambuco, guabina,, pasillo y b u * p Santander: torbellino y pasillo. Antioquia: cañas bunde, fandanguillo y bambuco. Nariño y Cauca: danza, pasillo lento, ranjuanito y guandeña. PERIODISMO El periodismo colombiano ha sido considerado proverbial y tradicionalmente como el mejor de Hispanoamérica. Lo distinguió siempre su carácter ideológico, su independencia y su preocupación li­ teraria. Vale apuntar qué la casi totalidad de los conductores de nuestra nacionalidad ífan sido tam­ bién escritores públicos. En nuestra Prensa se mez­ claren siempre elementos de polémica política y li­ teraria. Entre los más grandes polemistas colom­ bianos, vale mencionar: en los días de la Indepen­ dencia, el precursor Antonio Nariño; a lo largo del siglo X IX , José Eusebio Caro, Rafael Núñez, San­ tiago Pérez y José María Samper. En el novecien­ tos, Guillermo Valencia, Marco Fidel Suárez, An­ tonio José Restrepo y José María Vargas Vila. Pos­ teriormente, Laureano Gómez, Eduardo Santos, Al­ fonso López, Luis Eduardo Nieto Caballero, Eliseo Arango, Manuel Serrano Blanco y Augusto Ramí­ rez Moreno, y en los días que corren, Juan Lozano, Fernando Gómez Martínez, Alberto Lleras y Gil­ berto Alzate Avendaño. ACADEM IA COLOM BIANA —Y a para terminar esta magnífica revisión que nos has hecho del panorama cultural de tu país, ¿quieres decirnos algo de la Academia Colombiana? —Desde luego. La Academia Colombiana, corres­ pondiente de la Española, es la más antigua de América. Fué fundada en 1871 por don Miguel An­ tonio Caro, don José María Vergara y Vergara y don José Manuel Marroquín. Tiene actualmente veinticinco miembros de número. —¿Puedes recordarlos? — Confío en que sí. Veamos: son los señores Luis López de Mesa, Félix Restrepo, S. J.; José Manuel Rivas Sacconi, Eduardo Guzmán Esponda, José Vi­ cente Castro-Silva, E aldomero Sanin Cano, Eduar­ do Santos, José J. Ortega Torres, Juan Crisòstomo García, Eduardo Caballero Calderón, Antonio Alva­ rez Lleras, Germán Arciniegas, Rafael Maya, A l­ berto Lleras Camargo, Julián Motta Salas, Eduar­ do Carranza, Angel María Céspedes, Luis Augusto Cuervo, Julio César García, José Antonio León Rey, Roberto Restrepo, Rafael Torres Quintero, Emilio Robledo, Manuel José Casas Manrique y Manuel Mosquera Garcés. La Academia— presidida hoy por don Luis López de Mesa, gran figura de maestro, humanista y escritor—ha publicado hasta ahora diez tomos de un “Anuario” y cinco de un "Bole­ tín”, con trabajos de orden literario y lingüístico.

R ì S s r i ' i V w H ¡ j ■ 11 h i i l f m

c o n v m c Á a ci

TO CARO Y CUERVO A Conferencia Panamericana de Caracas acordó i por unanimidad aplaudir la obra “de interés para .» todo el Continente americano, realizada por el Instituto Caro y Cuervo de Colombia”. Más de uno, al leer esta noticia, transmitida por el cable, pudo que­ dar perplejo sobre el carácter de la entidad men­ cionada en ella, máxime si le era desconocido el papel principalísimo que la lengua y la cultura des­ empeñan en el acercamiento entre los pueblos. No; el Instituto Caro y Cuervo no es agencia es­ pecializada de organizaciones internacionales ni plan­ tel para estudios de Derecho público o diplomacia, sino establecimiento para el cultivo de los estudios filológicos. Tampoco es un Instituto académico o do­ cente: es simplemente un centro de investigación. Su característica quizá más distintiva es la de congregar a un grupo de individuos con el exclusivo propósito de investigar, libres de toda otra preocupación. Muy pocas son las instituciones de este tipo, no sólo en Colombia, sino en América. El reconocimiento continental al Instituto colom­ biano ha venido a coronar dos lustros de tesonero empeño. En realidad, fué por los días en que se pre­ paraba la celebración centenaria del nacimiento de don Miguel Antonio Caro y de don Rufino José Cuer­ vo (casi coetáneos: aquél nació en 1843, éste en 1844) cuando cristalizó la idea de rendirles homenaje vivo, fundando un Instituto para el fomento de los traba­ jos a que ellos habían consagrado la vida. Los comienzos fueron humildes y difíciles, No se contaba sino con dos patronos ilustres y con multitud de problemas. Al morir, Caro y Cuervo no dejaron discípulos directos: la tradición estaba interrumpida. Gran parte de sus obras habían quedado inéditas, in­ clusas o dispersas; se imponía recogerlas, terminar­ las, imprimirlas. Sus bibliotecas se habían detenido el día de su desaparición; las fuentes de consulta y de información bibliográfica eran escasas y retarda­ das. Hubo que hacerlo todo : desde la consecución de los elementos materiales hasta la formación de Ins colaboradores. Y ésta ha sido la función primor­ dial: descubrir y estimular la vocación en quienes se sientan llamados a la filolofía, darles oportunidad y medios de revelarse, reunir múltiples capacidades en una empresa común. El primer paso ha sido el de rescatar y dar a co­ nocer obras inéditas u olvidadas; en una colección que cuenta ya con diez volúmenes han aparecido, en­ tre otras, el C a s t e lla n o p o p u l a r y c a s te lla n o l i t e r a r i o y las D is q u is ic io n e s s o b r e f i lo s o f ía c a s te lla n a , de R. J. Cuervo; la totalidad de la producción latina original de M. A. Caro ( C a r m in a la t in a , L a t in a e i n ­ te rp re ta tio n e s y un estudio sobre Rodrigo Caro y su C a n ció n a la s r u in a s d e I t á l i c a ) ; la version castella­ na de las O d a s de Horacio por Ismael Enrique Arciniegas; las O b r a s de Juan de Cueto y Mena; el A n t ijo v io de Gonzalo Jiménez de Quesada, libro polémi­ co ( que exalta las virtudes de la nación española en ogosa refutación de Pablo Jovio, y es importante como testimonio sobre un período particularmente intenso de la historia de España y de Europa y como documento literario, el más antiguo de la cul­ tura colombiana, trazado a vuela pluma por el pro­ pio fundador de Bogotá. La edición completa y definitiva de las O b r a s de

DICCIONARIO

Rufino José Cuervo, que circula por estos días en dos gruesos volúmenes, con un total de 3.500 páginas, es la culminación de muchos trabajos anteriores y del esfuerzo de varios años. Tarea fundamental del Instituto es la terminación del D i c c i o n a r i o d e c o n s t r u c c ió n y r é g im e n d e la le n ­ g u a c a s te lla n a , del cual Cuervo dejó solamente dos volúmenes publicados y un acopio de fichas para la continuación, correspondientes a unas setecientas pa­ labras, desde e m p e z a r basta li b r a r . Estos materiales están incompletos, sin clasificación ni redacción. Al Instituto incumbe completarlos, ordenarlos y redac­ tar la monografía de cada palabra, así como hacer todo el trabajo, desde la recolección de ejemplos, para las voces que van de l i b r a r a la última del vo­ cabulario. Ya se 'ha demostrado, ‘con la redacción de las primeras monografías, que esta obra, a pesar del escepticismo de muchos, es perfectamente reali­ zable y está en marcha. En la revista del Instituto se han venido publicando entregas del D i c c i o n a r i o que suman más de trescientas páginas. Por estar ago­ tados hace mucho tiempo y ser instrumento indis­ pensable para quienes investigan el castellano, el Instituto ha reeditado los dos primeros tomos del D i c c i o n a r i o , en 1953 y 1954, respectivamente. La con­ tinuación del D i c c i o n a r i o de Cuervo fué motivo prin­ cipal para la fundación del Instituto: está a cargo del Departamento de Lexicografía, dirigido por el doctor Fernando Antonio Martínez. Paralelamente trabaja el Departamento de Dialec­ tología, que sigue otra línea de los intereses de Cuer­ vo: la trazada por sus A p u n t a c i o n e s c r í t ic a s s o b r e e l le n g u a je b o g o t a n o . Este Departamento tiene por fin el estudio del español colombiano, en sus varios as­ pectos de pronunciación, gramática, vocabulario y se­ mántica. El profesor Luis Flórez ha publicado un im­ portante libro sobre L a p r o n u n c i a c ió n d e l e s p a ñ o l en B o g o t á , que es una descripción sistemática de la aclual pronunciación colombiana, y una serie de tra­ bajos sobre hablas locales o regionales, como E l h a ­ b la d e l C h o c ó , E l e s p a ñ o l h a b la d o e n M o n t e r í a y S i n c e l e j o , E l e s p a ñ o l h a b la d o e n S e g o v ia y R e m e ­ d io s , etc. También han aparecido las N o ta s s o b r e e l le n g u a je d e R í o d e O r o , por Francisco Sánchez Aré­

valo, y el estudio desarrollado con el método de “pa­ labras y cosas*’ por Eduardo Amaya Valencia y Luis Flórez sobre T r a n s p o r t e y e l a b o r a c i ó n d e la s a l e n Z ip a q u ir á .

El último en el tiempo, pero no el menor en im­ portancia, entre los trabajos emprendidos por el Ins­ tituto, es el del A t la s L i n g i iís t ic o - e t n o g r á f ic o d e C o ­ l o m b ia (ALEC), que se encuentra apenas en su fase preparatoria y requerirá varios años y esfuerzos con­ siderables, pero tendrá gran valor para los estudios generales del español por referirse a una región lingüística de gran riqueza y variedad. En él se re­ gistrarán, con precisa localización geográfica, sobre el mapa de Colombia, los fenómenos lingüísticos de este país en estrecha relación con hechos y objetos de su cultura popular. Actualmente se alabora el cuestionario que deberá aplicarse en la recolección de los materiales, se preparan los ficheros bibliográ­ ficos y .de colombianismos y se entrena un equipo de encuestadores que, bajo la dirección de los pro­ fesores Flórez y Tomás Buesa, a partir del próximo PUBLICACIONES DEL INSTITUTO CARO Y CUERVO X

PUBLICACIONES DEL INBTnVTO CABO Y CUERVO V il

tiSTMCCIM 1 REHUID

GONZALO JIM ENEZ DE QUESADA

MIGUEL A N TO N IO CARO

DE LA

LENGUACASTELLANA POR

RJ.CUERVO

E L A N T IJO V IO

VERSIONES LATINAS EDICION DIRIGIDA

EDICION DIRIGIDA PO*

lOSE MANUEL RIVAS SACCONI

RAFAEL TORRES QUINTERO

TOMO PRIM ERO A -B

ESTUDIO PRELIMINAR

MANUEL BALLESTEROS GAIBROIS

m

BOGOTA

V a lo r e s BOCOTA

*

IN STITUTO c a r o y c u e r v o

— ______ ____________BOGOTA 1R.33

año saldrá a recoger los datos en el terreno. El ALEC es el primer trabajo de su género que se realiza en Hispanoamérica. Uno de los obstáculos mayores con que tropiezan siempre los investigadores de temas colombianos es la falta de información bibliográfica. El Instituto se está enfrentando resueltamente a este problema con la. publicación de bibliografías especiales (se han pu­ blicado ya las de C e r v a n te s e n C o lo m b i a y de R u f i n o J o s é C u e r v o por Rafael Torres Quintero, del P . F é ­ l i x R e s t r e p o , etc.) y la preparación de una bibliogra­ fía general de la cultura colombiana. El Instituto tiene en prensa o en preparación va­ rios libros que pertenecen a sus diferentes coleccio­ nes. Entre ellos están, en la serie de Clásicos Colom­ bianos, las'Obras Completas de Miguel Antonio Caro, de Marco Fidel Suárez (su centenario se celebrará en mayo próximo), de José Eusebio Caro. Menciona­ remos también la edición crítica del' P o e m a h e r o ic o a San I g n a c i o d e L o y o la , por Hernando Domínguez Camargo; la de la R h y t m i c a Sacra, de Francisco Al­ varez de Velasco y Zorrilla; un estudio de Guido Mancini Giancarlo sobre San Isidoro de Sevilla, otro de Julián Ibáñez, S. I., sobre las G e ó r g ic a s , un ma­ nual de Wilhelm Giese sobre E l f o l k l o r e d e lo s p u e ­ b lo s r o m á n ic o s , los epistolarios entre Rafael Pombo y H. W. Longfellow, y entre Cuervo y Emilio Teza. El B o l e t í n del Instituto (T h e s a u r u s ) ha alcanzado gran difusión y completado nueve volúmenes. Se han organizado cursos y conferencias, de asis­ tencia libre, sobre lingüística indoeuropea, filología románica, sánscrito, árabe, gramática histórica cas­ tellana, etc. Dámaso Alonso hizo un cursillo sobre poesía española; Guido Mancini adelanta otro sobre las obras de Isidoro de Sevilla; una Lectura Dantis fué explicada por Carlos Bruscantini ; J. M. Restre­ po Millán leyó una serie de exposiciones sobre los

!

j

id io m á t i c o s ,

a r t ís t ic o s

y

le g e n d a r io s

de

la

“ E n e id a ” .

1952

i

J o s é

M A N U E L

R I V A S

S A C C O N I

que

te n g o

a h o ra

e n tre

m is m a n o s

c o m o u n a s ín t e s is d e l s o l, y e n c u y a s h e b r a s d e o r o c la r o e s tá

o b s t in a d o

ilu m in ó

un

r e s p la n d o r ,

la fa z d e W e llin g t o n

c u a n d o su ó r b it a c ru z ó b a j o l a c r u z d e lo s i m p e r i o s y e l d e d o ú n ic o d e D io s . G ilb e r to G A R R ID O (1 8 9 6 )

Palabras

río :

la

ju n to

a

p o e s ía

la

orilla

de

c o lo m b ia n a

un

gran

L a rg a le

actu al

ce rco

He aquí, lector, una bellísim a y breve colección de poesía colombiana que comprende desde la palabra inaugural, vigorosa y lúcida de León de G reift— el mayorazgo— , hasta la palabra dejativa y obradora de Eduardo Cote Lamus— el benjam ín— . Esta colección re­ presenta uno de los más vigorosos movimientos poéticos del continente americano. Y como el vigor artístico, para serlo, necesita transmitirse y acrecentarse de generación en gene­ ración, he aquí, lector, transm itida de generación en generación, y ahora al alcance de tu mano, una de las tradiciones poéticas más fieles a sí mismas y al mismo tiempo más originales. Esta extraña virtud, capaz de conciliar lo más opuesto— tradición y originalidad—, constituye a m i modo de ver la característica más interesante y representativa de la poe­ sia colombiana. Sin tradición no es posible crear un mundo poético ancho y capaz, au­ tónomo y nutricio, que viva de sf mismo. El mundo poético va ensanchándose con la apor­ tación de las distintas corrientes generacionales. No nace de la nada. V ive continuándo­ se, y sólo alcanza determinada plenitud, cuando u nifica en una sola voz (esto es: en cada una de las voces poéticas que tengan verdadera personalidad) las más distintas aporta­ ciones. Lo verdadero viene de lejos. L a verdadera tradición poética no im plica solamente continuidad, sino también desvelación; la verdadera tradición no es la que vive desde su origen: es la que crece hacia su origen. En poesía cualquier estilo “ joven ” , cualquier estilo original, “ moderno” o “ vanguar­ dista” puede considerarse inservible, caduco y derruido desde el momento mismo en que aparece: no hay más estilo poético que aprender a nacer.

“Y aquí principia, en este torso de árbol, en este um bral pulido por tantos pasos muertos, la casa grande entre sus frescos ramos: en sus rincones., ángeles de sombra y de secreto.” L a “ tradición hacia el origen” es ese umbral pulido por tantos pasos muertos de que nos habla Aurelio Arturo en su poesía, y en ella estriba la vigorosa esencialidad de la li­ rica colombiana, tal vez la única poesía tradicional y arraigada en sí misma del nuevo continente. Otra de sus más extrañas y ejemplares características es la de haber sabido conciliar — en la obra de sus poetas más representativos— lo que en principio parece inconciliable: la perfección técnica y la espontaneidad. Porque, en efecto, generalmente lo “ acabado” se opone eh arte a lo espontáneo. La téc­ nica opera en frío, consciente y reflexivam ente, eligiendo, suprimiendo, sobando, m ejoran­ do y rem ejorando el m aterial poético. La espontaneidad, en cambio, opera en vivo. No le preocupa conseguir la perfección form al: sólo le im porta descubrir y dejar al desnudo la vida misma del poema. Muchos poetas de inspiración rom ántica y trasnochada con­ funden espontaneidad e inspiración. No es lo mismo una cosa que otra, ¿verdad?, Eduar­ do Carranza? Tú sí lo sabes bien. No hay más inspiración que una larga y sapiente pa­ ciencia. Y cuando no viene la inspiración: paciencia y barajar, como decía Cervantes. En cambio, la espontaneidad del estilo es algo muy concreto: es el índice expresivo de la vitalidad que tiene una poesía. Por ejemplo, la poesía colombiana. A muchos de los poemas que publicamos en esta antología les sale la salud a la cara. P o r el conjunto de condiciones señaladas: tradición y originalidad, perfección técnic.a y espontaneidad; mu­ chos de estos poemas han conseguido form a propia. Pues bien; un poema es lo mismo que una estatua, o lo mismo que un árbol: no tiene por qué tener una form a bella, sí tiene que conseguir su form a propia, o, m ejor aún, su propia forma. Luis R O SALES

Tu

R i T O R N E L O “'E s t a

ro s a

fu é

E s ta

te s tig o ”

de d e ése, q u e n in g u n o E s ta

si a m o r

o tro

rosa fu é te

d is te

E l d ía , y a

no

lo

E s ta

la

la

tu s

m á s d u lc e

d ig o — .

de

escuché

m e lo d ía . .

ro s a

cuand o

E l

d ía ,

— s í lo E s ta

to d o

c u a n tc T y o

E s ta

s e r s o n r e ía ,

rosa

fu é

tu s

o jo s

ya

donde E s ta E n

m is

e n tre lu e g o E s ta

CQ

la

rosa

fu é . te s tig o te no

fu é

d is te lo

m ía .



no

lo

d ig o — .

te s tig o .

León DE GREIFF

soñé

(1895)

L la m a

c a b ía .

I M P E R I A L

te

m ás

o p r im ía ,

m e

h a llé ,

tib io

te s tig o .

d e g l o r i a e n la s P i r á m i d e s ,

lu z d e la s G a l i a s , v i v o

te s tig o .

b ra zo s

fu é

fu é ,

n a u fra g u é

fu é

h a llé

no

a m o r s e r ía .

te s tig o .

b ra zo s

tu s

te s tig o ”

fu é

c o n m ig o ...

n och e

ro s a

te s tig o .

sé, m a s

rosa

O R O E n

gocé

c o n tig o .

si a m o r

o tro

de

en

tu v e

ro s a

n in g u n o

ro s a fu é te s tig o :

ti, lo

fu é

ése, q u e

to d o

de

p r im e r a

rosa

E s ta

tu

a g o n ía

del am or

“ E s ta lo

te s tig o .

la b io s

te s tig o

a m o ro s a

vez

E s ta D e

a le g r ía .

ro s a fu é

tu

E s ta

besé

la

m ía .



sé, m a s n o

ro s a fu é

s e r ía .

boca

tr is c ó

cuando

te s tig o

de cuando

— sí lo

n o fu é ,

am or

fre s c a

donde

a b r ig o .

p a lid e c id o ra yo

en

la s

O r io n

e ste p a s ;

d e A q u ile s y M o lo c h :

e s te c a b e l lo

q u e h a c e u n s ig lo

y a c e e n e l fo n d o d e l a rcó n ,

tú n ic a ,

c iñ e .

que

de

un

ro s a s

a p r ie ta

R o d é a te

lle n a

L e n ta m e n te

s ím b o lo s

te

á u re a s

m ueves y

v a n a m e n te

un

p u e b lo

de

e jé r c ito de

flo r a le s , b a jo

ja z m in e s tu s

de

c a b e llo s

a la s

in c e n s a r io s

el

de

b re n

n ie v e

c a u d a le s .

in m o r t a le s ,

a

tu s

p la n ta s

se

[ m ueve, y

h a c ia

la n z a n

la su

d u lc e

bóveda,

aguda

fle c h a

tra s la s

una

fin a s

nube

le v e ,

c a te d r a le s .

A vanzas. T e

p re ce d e n

L lu e v e u n a

lu z

D e tu s m a n o s

c e le s t e s

A s í pasas, e n con r u m b o s o b re

el

la s

a rp a s

rosa d a s o b re van

v o la d o r a s .

la

fa z

m e d io d e tu c o r t e jo

a l p a r a ís o ... M a s y o

c la m o r

que

d e l p ra d o .

ca y en d o

sube

la s

h o ra s .

e te rn o ,

s ig o

desde

in c lin a d o m i

p r o p io

[in fie r n o .

Rafael MAYA (1898)

S U R T I D O R P lu m a a l a ire , y ta n liv ia n a , q u e b u r la a l a ir e y a l v ie n to . C in t u r a d e v iv o a rg e n to a l ta lle d e la m a ñ a n a .

V e n d rá

S u e ñ o de la fu e n te v a n a ,

d e s c e n d e r é a la

p i s t i lo e n l a f l o r d e l d ía ,

y

c r is t a liz a d a a r m o n í a

la

el

to d a v ía

s ile n c io

de

a b s o lu ta s

m ú ltip le

e s cu ch a ré en

fo rm a s ,

u n id a d , e l p o lv o

te m p e s ta d .

Germán PARDO GARCIA

d e a v e c a u t i v a e n e l v u e lo .

(1902)

C o lo q u i o d e l v a g o c ie l o , y e l ag ua p re s e n te y fr ía .

A

L

M

ROMANCE DE LA CASA QUE ASUSTABA POR FUERA

A

N o l a v e is , a l g u ie n l a c i e r r a

C a s tillo

de

re c to

n u b e s y v ir tu d e s ,

con

en

o r la

s o le d a d e s ,

p o rq u e sab e q u e a la n o c h e v e n d r á la m u e rte a su p u e rta .

a z u l d e la ú d e s i

y fu e n te m o ra d a

de de

si a l p ie

F i e r o s m á s t ile s l a g u a r d a n

e te r n id a d e s ,

y a lt o s p i n a r e s l a c e r c a n .

a lt a s v e r d a d e s ,

de

la

a rd u a

lig e r a , e m p in a d a

y

U n h o m b r e s o lo l a h a b i t a ,

c o lin a ,

p e r o h a y m u j e r e s q u e ll e g a n

fin a ,

fu r tiv a m e n te e n la ta rd e

n o a c e c h a r a la s e r p ie n t e , in te r r o g a c ió n a

la

y h a s t a l a a u r o r a se q u e d a n .

v iv ie n te

v o lu n ta d

Q u e s o n d is t in t o s s e n d e r o s

d iv in a .

p o r e l q u e s a le n y e n t r a n .

José UMANA BERNAL

Q u e v a e l u n o e n t r e la s f l o r e s

(1898)

y es e l o t r o d e h o j a s se c a s . Q u e la s m u j e r e s se v u e l v e n

LA C A T E D R A L D E C O L O N IA D esd e e l a r c o o j i v a l d e l a p o r t a d a '

,

so m b ra s q u e llo r a n y y e rr a n . Q u e n o s u s p ir o s d e g o z o .

ca d a co sa e n s u f á b r i c a s u s c ita

Q u e s í s o llo z o s d e p e n a . * D e la s d o s h i j a s q u e o ía n ,

e l a n s ia d e e m p r e n d e r o t r a c r u z a d a .

l a q u e y a n o e r a d o n c e lla ,

h asta la

fle c h a

que

en

lo

azul

p a lp it a ,

M o le d e e n c a j e y d e il u s i ó n , c a s c a d a que b a j a d e l a b ó v e d a i n f i n i t a , s u r t id o r q u e h a s t a D io s se p r e c i p i t a , escala d e J a c o b , f u e r z a e n c a n t a d a .

d ijo

a l a m a d r e s o n r ie n d o :

S e r á q u e a s u s ta p o r f u e r a , p o r q u e p o r d e n t r o es a m o r lo

q u e e n la

c a s a se e n c ie r r a . A lb e r to A N G E L M O N T O Y A (1 9 0 3 )

T ie n e t a n t o a l a v e z d e p i e d r a y n u b e , su p e s a d u m b r e f o r m i d a b l e s u b e en la Tuz c o n t a n á g i l m o v i m i e n t o , q u e se p ie n s a d e l a n t e a su f a c h a d a

E L

E N C U E N T R O

en a lg u n a c a n t e r a e v a p o r a d a ,

D e v u e lto

o en a lg u n a p a r á l i s i s d e l v i e n t o .

m e r e c o n o c e s a l in s t a n t e

Juan

LO ZANO

Y

LO ZAN O

(1 9 0 0 )

com o

En

la

d u lc e

m a g n o lia

D

c o tid ia n a

m is

d ed os m u ch a s veces

la t e m p e s t a d . En

el agua

y p ie d r a s

e s p ír itu s

su

he escu ch a d o

lim p ia

en

m ás

h e rm o s a s

la t e m p e s t a d . E n e l fre s n o

q u e m e a b re sus m a d e ra s

com o u n h o m b re

que

b r in d a

su

bondad,

a l ir a r e c lin a r m e h e p r e s e n tid o la t e m p e s t a d . En

lo s o j o s

de

to d a s

la s c r i a t u r a s ,

ha e n c o n tra d o te m p e s ta d .

f i e l a tu s v o c e s y

m i a lm a

fre n te

a tu

E L

a c e n to ,

P O E T A A

S ó l o p o r t i m i p e n s a m ie n t o a l h e rm o so

Yo

le n g u a je

e n e l i d i o m a d e la s

te

SU

sueño,

P A T R IA

s e ñ o ra ,

de

tu s

m a re s

dueña

de

m il

b a rco s

¡O h

c o m p a ñ e ro

d e o tr o s d í a s :

Yo

el

a r r u llo

de

donde

c o n v iv e n

de

q u illa s

llo r o

la

a u s e n c ia d e l a m o r

Y o

sueño

m á s t ile s

te s u e ñ o

te

m ás

a lta

que

e l ja g u a r

de

h ie r r o

tu s y la

r á p id a s

a fre n te

tu s

y

se-

m o n ta ñ a s , o r q u íd e a .

tr e p id a n te ,

y m e c o n s u e lo c o n l a t a r d e !

p re s ta

[ z a rp a

Y o l e h e c a n t a d o m is c a n c io n e s

m as

a tu s lu c e r o s n a v e g a n t e s

p o r

cuando

T e

b r is a

de

[g u ra s.

b a jo

la

y

[r ío s ,

aves.

lo s

S U E Ñ A

az u l sacud e

ta m b ié n no

in c lin a d a

o lv id a r la

sueño

en

la

a b e ja a lta

a

la

de

m ar

la

ra u d a ,

te rn u ra tu s

bosques.

a tlá n t ic a

a

donde [ lle g a n

l a c a b e l l e r a d e la s n a v e s .

en to d a p e q u e n e z o in m e n s id a d ,

la

h e s id o t u y o e n m is c a n c io n e s ,

y e x p re sa e l jú b ilo d e l m u n d o

s e re n o s o s c u r id a d ,

la s t a r d e s

t r é m u la m ir a d a

e n e l e x ilio y e n e l v i a j e :

c o n flu y e

de

en

m a r d iv in o !,

c a r a c o l p o r t i re s o n a n te .

y en e l c a n d o r d e su s im p lic id a d han to c a d o

e n la

¡o h

se e n t i e n d e n lo s v i e j o s a m a n t e s . Yo

T E M P E S T A

a ti,

A n to n io

LLANO S

(1 9 0 5 )

tu s en

n e g ro s la

a lta

r ío s m ar

de

p e tr ó le o ,

d e l S u r, d e

fa b u lo s a s

is la s ...

69

Te

sueño

— que

s o b re

lle v a

la

la s

o la

a m a z ó n ic a

m ás

m a d e ra s

T od o

p o r e l c a fé y

e s tá e n

e l p lo m o

ti:

la

c a n e la .

e l h ie r r o

y e l o ro .

y

T ie n e s

la

y

p a ra

en cen d er

el

m over

u n iv e r s o

v ie n tr e

de

m il

[c iu d a d e s . L le g a r á de

tu s

c a lle y

la

un r ío s

b a jo

en

que

la

m ú s ic a

in o c e n t e

s in fo n ía

u n d ía

Una

en

de

de

lo s

que

la

que

te n g a

una

p a tr ia

de

p e ro

que

una

p a tr ia

p e ro

que

m a re a

d e lo s

c u b r ie n d o

tu s c o lin a .s .

la

s u a v id a d

n i la

am or

su fo rm a

Q ue ro s a .

donde

la

ro s a

p u ra , s in

s e r la

de

tu

la

p ie l d e

nube

g ir a n te — tu

d e s p lie g a N ada

su

es

m ayor

p r im a v e r a

s in

a r p e g io

la

en

s a n g re

tú ,

de

lo s

o jo s

d e lo s

de

una

p a tr ia , en

fin , d o n d e

ro s a

n a r a n ja

no

d e la

Y e l s u r t id o r

m añ an a soñand o

b la n c u r a

de líq u id a

h e rm o su ra .

Y

e s ta l a e s p ig a q u e n o s d a l a h a r i n a ,

[ p ie rto ,

y

e s ta l a

de e x tre m o

lu z

p ara

la

m a r ip o s a ,

y e s ta l a t a r d e d o n d e e l a v e t r i n a .

m á s c e rc a d e l d o lo r q u e d e la ro sa . J o rg e RO JAS (1 9 1 1 )

s ile n c io s , m is

p a la b r a s

y

pagando

el

d ía

m oneda

a

e n lo s d ía s q u e u n o t r a s o t r o s o n la v i d a , la [ a lta ;

tu s

p a la b r a s , [d e

¡o h , tú , q u e r e c o g e s e n t u

m ano

la

v id a . ll e n a s r o c ío ,

p ra d e ra

[ d e m a r ip o s a s ! D e s d e e l le c h o p o r l a m a ñ a n a , a t r a v é s d e la s [h o r a s , m e lo d í a , c a s i u n a lu z q u e n u n c a es s ú b it a , c o n t u a d e m á n g e n t il, c o n t u g r a c ia a m o r o s a , ¡o h , tú , q u e re c o g e s e n tu s h o m b r o s u n c ie l o [ d e p a lo m a s . A u r e lio

MENSAJE A TODOS LOS HOMBRES

ARTURO (1 9 0 9 )

E s te

h ijo

que E l

yo le

fu é

h ic e

su ca rn e

pudo

su

p o r

yo

p o rq u e

D io s :

s u frí

ris a

n a c id o

se lo e s ta b a

m u je r

p a ra

im p u ls a r la r g o

o

d e b ía en

reg ó

deuda su

su

tie m p o

e s tu v o

te n u e

Lu ch ó

é l, s u fr ió

d e b ía m o s

lo s

a m o r.

co ra z ó n :

su

se lo

de

s a n g re

e s p e ra n d o p or

no.

al m undo

h e r id a

voz. p o r

é l,

dos.

tu

m ano,

D io s

m ío ,

donde

he

to c a d o

el

[a lm a . Tu

m ano

con u n a

o rq u íd e a

e n tre

lo s dedos.

T u c o r a z ó n d o n d e u n a r o s a g im e d o b l a d a p o r e l t e m p o r a l. Tu

vo z h u m e d e c id a p o r la

e s p u m a d e l m ar.

T u vo z d o n d e m i n o m b r e h a d e ja d o u n a h u e­ lla . T u c a b e z a a l t a y b e l l a e n t r e lo s h o m b r o s

la

m u e rte

o s cu ra ,

e n v u e lv e

s in en

y ha

c a b e llo s ,

tu

fin , la

tu

cu e rp o ,

m ano

tu s g u e r r e r o s d ie n t e s

e n tr e a b ie r t a s con

n un ca en

la

el

d ije

á n g e le s .

s a b ía n d e tin o —

m i

a n illo

n o v ia

sus

no

de

la

ro n d a

d e l M a r in o .

L A G R IM A S

soñado.

e n tre

O L V ID O

S i e sa lá g r i m a f u e s e l i b e r t a d a a g u a s e r ía d e i l u s i ó n y o lv id o

s ile n c io s o :

o jo s

si en

DE

n o t e n d r í a y a f o r m a n i s e n t id o ,

le ja n ía

re cu e rd o

¡O h

c ie lo

p re s e n te

v a g a n d o , v o lu p tu o s o

e n u n p e q u e ñ o e s p ír itu e n c e rra d a .

le ja n o s e s te

m is

D e ja d la fir m e a llí. A la

d ía

in t o c a d a

s ie n t e e l a m o r l o g r a d o y

m anos!

n u n c a h a s ta

e l p e r d id o ;

e l co ra z ó n h a

d e s c e n d id o

p o r n o s e r e n s u fu e g o e v a p o r a d a . En

su p r is ió n

s e g u r a es e l l a

sa n g re d e la v e r d a d

D E C L A R A C IO N E S D E A M O R

m is m a

ilu m in a d a

q u e e n t r e s u p r o p i a c l a r i d a d se a b is m a ;

L a s a lg a s ' m a r i n e r a s y lo s p e c e s

n o l a d e j é is c a e r h a c i a l a n a d a

te stig o s s o n d e q u e e s c r i b í e n l a a r e n a

q u e a t r a v é s d e la s fa c e s d e s u p r i s m a

tu b ie n a m a d o n o m b r e m u c h a s v e c e s .

se v e t o d a l a v i d a c o n ju g a d a .

T e s tig o s , la s p a l m e r a s l i t o r a l e s ,

J o rg e M O N T O Y A

» p o rq u e e n su s v e r d e s t r o n c o s m e lo d io s o s

TORO

(1 9 2 4 )

■grabó m i a m o r tu s c la r a s i n i c i a l e s .

ODA

T e s tig o s s o n l a l u n a y lo s lu c e r o s

Sab e m i a m o r la

b o c a jo v e n ,

A

LO S

M UERTOS

(FRAGMENTO) M á rm o l

b la n c o

e le v a n d o

su s á n g e le s

tr a n q u i­ lo s

p á g in a d e a l t u r a

de la g a v io t a , e n c u y a s b la n c a s a la s ,

h a c ia

d e f in í c o n s u s p ir o s t u

¡M á r m o l!

h e rm o su ra .

lo s

e s t iv a le s

m a u s o le o s

D io s e s

a la d o s

d e l c ie lo .

posando

sus

Y lo s c ie lo s d e l S u r q u e f u e r o n m ío s . Y la s is la d e l S u r , c u a n d o a b u s c a r t e

de ja z m ín .

a r r ib a b a m i v o z e n lo s n a v io s .

lla m a

B e lla s

en

a

Y

la d ie s t r a f a t a l d e l v e n d a v a l .

cru z a n

Y

to d a s la s c r i a t u r a s d e l o c é a n o ...

h a s ta

m is b e so s , c o m o e l a i r e .

Y e l p a is a je to t a l d p i li t o r a l. . .

A s c ie n d e ,

Y

T ú , s o lo d e l a m a r , n i ñ a a q u i e n l l a m o :

a

la

d e s p r e n d e r la s m ir a d a s d e m is o jo s .

o la p a r a e l n a u f r a g i o d e lo s b e so s ,

a

lo s

T u m i r a d a q u e v i e n e d e le jo s , ,

p u e rto d e a m o r , n o s a b e s q u e te a m o .

a la

tu m ir a d a húm eda p o rq u e

q u e lle g a

a tu s o jo s

d e la s f l o r e s y l a lu n a , han

andado

m ucho

que

buscan

m undo.

c i n t u r a d e lg a d a c o m o e l h u m o

b a jo

paso

¡o h ,

m ú s ic a te rs o s lu z

la

p u ra

bóveda

de

z a fir o s

ju b ilo s a

la s de

a la

la s

M ARTAN (1 9 2 0 )

m á rm o l

en

A L

que

d iv in a ,

de

s a li e n d o d e l a b o t e l la .

a ren a d e

v id a ;

T u c i n t u r a d e lg a d a e i n c l i n a d a

Si

no.

h a c i a e l a m o r c o m o la l u n a n u e v a

a la s

m i

in fa n c ia .

o r o , v e la s

a lg u ie n

c a n ta b a

M A R

s ir e n a s

C a r a c o la s ,

b la n c a s . e n tre

re co rd a b a .

e n u n t a llo

lo s

h é ro e s

M ás por

e l sueño

la

n och e

A s c ie n d e

de

la

lim p ia

m u e rte

la

r a d ia n t e

d e m ie l, d o n d e e l la t id o

ta rd e

su

to d a

p r o p ia

e l c ie lo

Y

d ía

un

se s i n t i ó

se s i n t i ó

v e n c id a

c i n t u r a — m ie s re d o n d o

c r e c id a —

d e su

pecho.

c a s i a z u l, d e m a d r u g a d a ,

por un

so b re e l lir io

c la r id a d d e l v e ra n o .

a

n a c e r ía

su s e n o c o n v e r t id o

h a s ta

d o r m i d o s . A s c i e n d e d e la s c r i p -

e n c o n t r a r la

s a b ía .

d e l c o ra z ó n e n le c h e f lo r e c ía .

m añana.

v e la

su p o q u e e l h ijo

p o r q u e m ir ó

[t a s

(MEMORIAS) M ar

Luego a ir e .

lá c t e a s ,

la

ab ru m a b a, no

q u e u n a v o z , s in v o z p a r a e l g e m id o .

d o ra d a del

la

p e s a b a l o q u e u n n id o .

L o q u e u n p e r f u m e e n t r a n c e d e a g o n ía .

GONGORA h a s ta

P A L A B R A S

Lo

c o n s t e la c io n e s ,

del m undo el

d e l d ía

a ltu r a

c o lin a s

h ijo

A l p r in c ip io

s e re n o .

S o le d a d e s ,

tr a n s p a r e n c ia

c o r a z ó n !,

le v e

desde

e l te m p lo

te m p ra n a s

c e le s t e m e n te la

d e l e s p a c io

[p u r o de

H e l c ia s

t ie m p o

o tro

h e rm o s u ra

y p o n g o a l m a r in m e n s o p o r te s tig o .

p o r d e n t r o d e t u c u e r p o y d e t u a lm a m ir a d a s

su

c e r n ir

A s c ie n d e

P a r a q u e t ú l o s e p a s te lo d ig o

la

n a v e s a z u le s

r e v e la n

T u s la b io s , d o n d e ll e v a s p e g a d o s p a r a s ie m p re

d e lo o s c u r o , d e l o r ig e n d e l a m ú s ic a ;

S i un

lia s de

n e g r o . T u c a b e llo s .

l a f r e n t e d e d o n d e n in g ú n v i e n t o p o d r ía

M A T E R N I D A D

sanda­

d o n d e la s a n g r e se h iz o b l a n c a y d u r a

Tu

p a ra

h o r iz o n te s

ta rd e

nubes

el

(1921)

s ie n te

s o b re la p r o a a z u l d e lo s v e le r o s .

e n tr e a b rié n d o s e .

que

la

De M e

e x ite

lo

.que m e e n s e ñ a r o n a e s c r i b i r t u n o m b r e

p e c h o c o m o u n r u m o r d e o r q u íd e a s

e s te

p a ra

la

m i v o z fie f. P e r o m i s o le d a d

que

la

g a v io ta s

s u s m á s tile s .

Meira DELMAR

Tu

C on

e n g e n d ré

En

lo

la s

de

c a lla d o

c o m o la f l o r q u e se a b r e e n t r e d o s h o ja s .

T u c i n t u r a d e lg a d a c o m o l a d e la s lá m p a ra s .

lo

to d o

v e le r o .

co m p a ñ e ro s

ib a

(1920)

o r a c ió n :

Y o

En

c a p it a n a

iz a b a a lto

o la

m i sueño,

ca n sa d o. ha

d e p a l a b r a s m ía s , d e s ile n c io s m ío s

s ig u ie n d o u n s u e ñ o .

doy.

en

lu z

cad a

de

fa n tá s tic o

p o r

que

Fernando CHARRY LARA

m i

os

n o m b re tu r b ia

yo

a h o ra

paz

Tu Su

T u v ie r a

o íd

de

e l co ra z ó n

en

b a rca

m ás

— yo

s u a v e m e n te

d is ta n te , se

h o m b ro s .

Tus

p re n d a

am or

C la r o s

m i p r o c la m a ,

e n tre g o

Y

v e n ía

pasaba

e n a m o ra d o

n o s ta lg ia

P á lid o s

a h o ra

os

de

y d e s p e in a d o

O íd

h ijo

Q u é d ía

p rim a v e r a l

T u s c a b e llo s r e v u e lt o s c o m o u n fu e g o

é l:

m i g e s to v a g o y e n m i fr e n te .

d e re c h o

e n r e lá m p a g o t ib io

p o r

d e s ile n c io

V iv e e n

S o llo z a

p a ra m o rd e r y a m a r, b r illa r , r e ír

a lie n to ;

é l,

U na

p o r

p a c to

p u ra , yo.

haber

P e ro

un

con

d a r ía

Lu ch é

[m o n e d a

Y

Tu


d e m is a c to s , d e m is c a r a s

p a la b r a s ,

d e á la m o p o r la

T e p o n g o e n p o s e s ió n d e c a d a c o s a ; c a ll á n d o t e t a l v e z q u e e s tá l a e s p in a

a ex-

I pausas.

tu s

c u e ll o

p la te a d o

vana,

des-

o a n t e la m e s a d e t r a ­

aun

de

a lo

T A C IT U R N A

Q u é d ía

A lt a , d u lc e ,

d o n d e el m a r h a c a n ta d o .

Y e s ta l a a b e j a p a r a l a d u lz u r a ,

A t r a v é s d e la s h o r a s d e l d í a , d e l a n o c h e .

Con

s o l.

y d e m ú s ic a d o r m i d a , e n d e c li v e .

[c o r d ia le s ,

a v a ra

el

ll e n o

o y é n d o t e c o m o u n a l l u v i a i n v i s i b l e , t in r o c ío .

noche

b a jo

y e s ta la m a d r e p a r a l a t e r n u r a .

n ie v e

v ie n to

m e

Los

e n tre g o ,

T u h o m b ro

V i é n d o t e c o n tu s ú l t i m a s p a l a b r a s , a lt a ,

La

os

y e s ta l a r o s a y e s ta l a m a n z a n a ,

la

E l

n o « a b e m o s n a d a ...

p ro p o n g o

a le g r ía

é sto s:

su

BLANCA

os

c o m p r e n s ió n :

que

s itio

que

la

y e s te e l c o r d e r o d e l a t i b i a la n a ,

n o m b ra b a

de

d o lo r .

[y

[ tre m o ,

g e sto s, m is

el

T u s p ie s d e n á c a r .

d e a z u la d a a l t u r a ,

y

(F R A G M E N T O )

Tu E s t e es e l c ie l o

T u s c a b e llo s c a s i d e n i ñ a p a r a a p o y a r s e e n e llo s y l l o r a r

E d u a rd o C A R R A N Z A

O D A C O N U N A O R Q U ID E A

v id a .

la

(1 9 1 3 )

p o r e l v i e n t o y l a r is a .

! va?

d e m is

o

hum ana

un

s o b re

su d e re ch o

p a c to

a m ig o

S im b a d

y se l l e n a n d e lá g r i m a s .

ilu s ió n ;

y e s te e l lu c e r o y e s ta la m a ñ a n a ,

; a d ó n d e m is p e n s a m ie n t o s e n r e v e r e n t e cu r-

a l fo n d o

un

la

o r g u llo

b a jo ,

s ie m p re

un

c a m in o s

h o m b re s

T u s o jo s q u e m i r a n a l c i e l o e s t r e ll a d o

llo r a r , l l o r a r , p o r q u e

el

a t r a v é s d e la s h o r a s d e l d ía , o r o o n ie b l a ,

d e s d e le j o s

com o

v a ró n :

se s ie n ta

E R L U D I O

e r r a n t e p o r l a c iu d a d

d ic h a

d ig o

T u s d o ra d a s p ie r n a s

y p o r la

la

e s te

os

ro s a ,

ul

Tomás VARGAS OSORIO (1908)

D e s d e e l le c h o

y

n iñ o s ;

d e s e r h o m b r e y d e v iv ir .

IN T

ro b e

que

lo s

o d io ,

Gerardo VALENCIA (1911)

L E C C IO N D E L M U N D O

d u lz u r a

n a d ie

Arturo CAMACHO RAMIREZ

h ie r r o . la

lo s

el

e l a m o r.

p r im a v e r a : _

la

g a rg a n ta

la n a ;

c ie r r e

que

a b r id le

s ile n c io s a

e n tre g o

a

es

lo

a r b o r e c id a .

que

ser

os

la

p a ra

c u e n ta

n a d ie

p a ra

m a r in e r a ,

e s c a r la ta

en

a b r ió

Es

ro s a .

m a l n i p a ra

que

p a ra

ilim ita d a ,

el

e n g e n d ré

cu a n d o

deseada,

in m e r s a ,

lo

Tened

ro s a

(1910)

e n tr is te z c a

te n g a

O y é n d o te

de

la

ilim ita d a :

h ie r r o ,

[m e d io d ía . Una

in a u g u r a a b s o rta ,

s ó lo

deseada,

p r im a v e r a

e s p e jo

— lu z

te la r e s . b la n c a

h ie r r o ,

p e ro

no

Vago

tú ;

suspensa,

p r im a v e r a

s e r la

B a jo

m a t i n a l d e la s h é l i c e s

a le g r e m e n te

p a tr ia

la

edad

que

im a g e n , s í ; p e r o

[r e b a ñ o s a s c ie n d a

s in

m ayor

tu s f lo r e s t a s

e l h im n o

d u ra

L le g a r á

d ía y

es tu

e re s

p a ra

I un m e c á n ic o

Nada tie n e

m ie l,

ca rb ó n

p a ra

que

del

[m u n d o — p e rfu m a d a

N o

S O N E T O

p r e c io s a s

n iñ o

d e sg a rra d a

im p a s ib le C a r lo s

v id a

d e s u le c h o .

CASTRO

SAAVEDRA

(1 9 2 4 ) del

a ro m a

gozoso, de

del

m o n te

d ia m a n tin o

de

lo s

en

la

h o m b re s

la s

co sa s e te rn a s ,

c e ñ id o

bu sca nd o

e s p le n d e n te

fo rm a

la

p or

é l a lb a ,

b e lle z a

s a lid a

de

la

in fin ita nada.

Jorge GAITAN DURAN (1924)

T od o

se v a

m o lin o

ca y en d o,

que

com o

el h o m b re

T od o

se

que Y

ca e

to d o

usa

la

so b re

va

T od o la

de

se

lu z

o tro

va

p a ra

poco,

m e te rs e

se

la

la

a p a g a r la .

p ie l.

s o b re

ca e

lo s

lo s

es

tie n e

T od o

q u ita n d o s in

pasos,

c a m in a .

to d o

quedar y

a n h e la .

p lo m o

d e s tru y e , ca e

s e p u lta ,

tie r r a

es

p e rfu m e : y

ca yen d o,

fu é

h a r in a que

m ie d o . A lg u ie n

e n c e n d e r la

h a s ta en

al

p a s ió n

lo s

p a ra

A lg u ie n a

com o

b o rra ,

p o r

to d o

p o r

ca y en d o

so m b ra

e n v u e lto lo s

ca y en d o,

voz su

es p ie d r a ,

a ir e

es ig u a l a lo

c e n ic ie n to va

to d o

c a m b ia

es

sueño; un

n o m b re ,

sueño.

d ía s ,

poco

años

p a ra

e m b o za rs e

en

e lla .

Eduardo COTE LAMUS (1928)

rv

LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE C O L O M B IA E s t u d io s e n l a c o l o n i a

La cultura superior en la colonia española, que corresponde a la ac­ tual República de Colombia, fue iniciada por la Orden de Predicadores, comunidad dominicana, en su anhelo de convertir en sede pública las aulas monásticas creadas por Real Decreto de 27 de abril de 1554. El primer Colegio académico füé el de Santo Tomás, con cátedras de Arte, Humanidades y estudios generales, bajo la regencia dominicana, en 1563. La bula “Romanus Pontifex”, de Su Santidad Gregorio XIII, expedida en 1580, autorizó al convento del Rosario, de Santa Fe, la erección de una Universidad per­ petua y la colación de los respectivos grados, con jerarquía y privilegios iguales a los de. las Universidades de España, sobre la base de unificación de planes de estudio. El Gobierno civil, por su parte, gestionó ante la Corte la erección de muchas cátedras—Arte, Etica, Teología—, aduciendo: “Que el haber Universidad es conve­ niente y aun necesario en esta República y Reino, porque los hijos dél tengan adonde aprender letras y virtud con que se hagan capaces de tener doctrinas, te­ niendo esciencia para instruir y enseñar a los naturales el camino de su salvación, de lo cual hay grandísima falta. Demás de que en esta virtuosa ocupación se apar­ tarán y huirán de la ociosidad, ocasión de muchos vicios, que por los mozos de este Reino es acostumbrada.” Nueva gestión del monarca ante la Sede Romana obtiene de Paulo V un “breve” pontificio para otorgar grados en Humanidades en los conventos dominicanos de Indias. Como consecuencia, el Colegio de Santo Tomás reasume el otorgamiento de grados inferiores, y se constituye plataforma sobre la cual Santa Fe de Bogota se hace sede universitaria con el nacimiento de la Real y Pontifical Universidad Tomistica, recogiéndose en ella cuanto hubo de ser sacrificado al extinguirse la Universidad Javeriana, una vez consumada la expulsión de la Compañía de Jesús de los dominios españoles por la pragmática de Carlos III. La única Universidad neogranadina—la Pon­ tificia de Santo Tomás—pervivió con tal ca­ rácter hasta 1826. La ley de 18 de marzo de ese año restringió la fundación académica de los dominios a la categoría de entidad privada y echó los cimientos de la ver­ dadera Universidad Nacional. Además de proveer la creación de organismos ad­ ministrativos y dotaciones para la instrucción y educación, esa ley memorable dis­ pone la erección de las tres Universidades de la Gran Colombia : Bogotá, Caracas y Quito. La verdadera cuna de la Universidad neogranadina está en la gloriosa tradición del Colegio Mayor del Rosario, donde por primera vez el Nuevo Reino de Granada tuvo Facultades de Medicina, Matemáticas y Jurisprudencia ci­ vil y económica. La enseñanza se distribuyó en Literatura, Bellas Artes, Filosofía, Ciencias Naturales, Medicina, Jurisprudencia y Teología. El 25 de diciembre de 1826 fué inaugurada solemnemente en la iglesia de San Carlos (hoy San Ignacio) la Universidad Central de Bogotá. Presidió el acto el insigne maestro don José Félix de Restrepo, y fué elegido primer Rector—nom-

La U n iv e rsid a d en la G ran C olom b ia

C

'Panorámica de la Ciudad U niversitaria de Bogotá, integrada por once Facultades

brado por la República—el canónigo, procer y futuro arzobispo de Bogotá doctor Fernando Caycedo y Flórez, ex Rector del Colegio del Rosario. Entre los nuevos nrofesores figuraban don José Félix de Restrepo, don Ignacio de Herrera, don José María del Castillo y Rada y otras eminencias del foro y la ciencia. Posteriormente se reorganiza la Academia Nacional de la Universidad de la Nueva Granada y se crea el Museo de Historia Natural bajo la dirección del ilus­ tre escritor coronel Joaquín Acosta. La ley de 14 de mayo expedida por el Con­ greso de 1840 reglamentó los grados de Juris­ prudencia. Un año después se reconoció vali­ dez a los expedidos en colegios públicos y pri­ vados. Posteriormente, para remediar el relajamiento que esa amplitud incon­ trolada produjo en la categoría académica del Instituto oficial, se dictaron las leyes de 6 de mayo de 1840, 15 de mayo de 1841 y 21 de mayo de 1842. Prove­ yeron ellas el establecimiento de las escuelas generales de la Universidad del primer distrito en los'Colegios Mayor del Rosario, San Bartolomé y Seminario; en el primero, para las de Literatura, Filosofía y Ciencias Físicas y Naturales; las de Medicina y Jurisprudencia, en el segundo, y las Eclesiásticas, en el terce­ ro. Esta reorganización, que abocó, igualmente, el grave problema disciplinario y un enorme desequilibrio en la expedición de grados profesionales, dió al país una brillante generación de estadistas y científicos formados bajo el profesorado de José Ignacio de Márquez, Francisco J. Zaldúa, Rufino Cuervo, Ezequiel Rojas, Bernardo Herrera y otros. De las aulas de entonces salieron Camacho Roldán, los Pérez, los Samper, Rojas Garrido, Eustaquio Alvarez, Uribe Angel, Medardo Rivas, Marroquín, Paúl, Salgar, Santos Acosta, Gutiérrez González, Juan de Dios Restrepo y muchos otros nombres que honran la Historia de Colombia. Durante la administración del general López, la ley de 15 de mayo de 1840 vino a estatuir que “el grado o título científico no será necesario para ejercer profesiones científicas; pero podrán obtenerlo las personas que lo quieran’’, li­ bertad que implicaba la abolición y extinción de todos los cuerpos universita­ rios del país. La autonomía devuelta al secular Colegio del Rosario, que conservó sus insti­ tuciones, y la permanencia de San Bartolomé como Colegio oficial de Bogotá, salvaron de ruina total este período universitario.

El p erío d o neogran ad in o

Escoltado por umbrosos árboles, nos hallamos frente al Laboratorio de Química

segunda presidencia del general MosqueEl p e río d o fe d e ra l La _____________________________ ra vino a enmendar en mucho los desas­ tres de la ley de 1885. La ley 2 de 1867 funda el Instilfeto Nacional de Ciencias y Artes integrado por el Colegio Militar y la Escuela Politécnica, la Biblioteca Na­ cional, el Observatorio Astronómico, la Sala de Mineralogía, el Laboratorio de Historia Natural, los Museos de Historia y de Pintura y el Jardín Botánico. La reincorporación de la Escuela de Medicina, que era entidad privada, puso nue­ vamente en pie la centralización cultural para tomar a las escuelas generales. El Congreso de 1867 autorizó al Poder ejecutivo para “obtener la organización de una Universidad en la capital de la República, que llevará el nombre de Uni­ versidad Nacional de los Estados Unidos de Colombia”, que se integraría con Fa­ cultades de Derecho, Medicina, Ciencias Naturales, Ingeniería, Artes y Oficios, Li­ teratura y Filosofía; autónoma, pero bajo la inspección del Estado. Como com­ plemento, el Ejecutivo expidió el decreto de 3 de enero de 1868, orgánico de la precitada ley. Fué uno de los períodos brillantes de nuestra historia universitaria, decorada con los nombres de Manuel Ancízar—Rector inolvidable—, Leopoldo Arias, José María Quijano Otero, Antonio Vargas, Antonio R. de Narváez, Florentino Vesga, Ricardo de la Parra en la administración y en la dirección de Facultades y Es­ cuelas. Dentro de una moderna línea constructiva se alza la Facultad de Arquitectura

La Residencia acoge a los estudiantes al terminar sus tareas universitarias

Mr fl K

Aspecto del Laboratorio de Experimentos Hidráulicos de la Ciudad Universitaria

73

Desde 1886 hasta 1903 la existencia universita­ ria corre los mismos vaivenes y avatares que la vida civil del país, por causa y como conse­ cuencia inmediata de disturbios políticos en que abundase por la consolidación constitucional y democrática de los principios de libertad y orden; a partir de 1903 la labor de Congresos y Presidentes inician y sostienen una reconstrucción orgánica de la Universidad Colombiana, cuyos inte­ grantes recobraron su vinculación bajo la directiva del Congreso Universitario creado en ese año y constituido por el ministro de Educación y por los rectores de las Facultades. La misión pedagógica alemana, traída al país en virtud de la ley 57 de 1923, elaboró, con la asesoría de los eminentes colombianos Emilio Ferrerò, Tomás Rueda Vargas y Gerardo Arrubla, el proyecto de Ley Orgánica de la Instrucción Pública, que fue presentado al Congreso en 1925. La Universidad recobró su au­ tonomía y personería jurídica, se impulsó la construcción de edificios, se estable­ cieron pensionados, se complementaron los estudios jurídicos con los económicos y sociales y se autorizó al Gobierno para hacer de la institución, en lo nacional, un poderoso vínculo de unidad, y en lo internacional, un factor de contacto con la cultura universal, según el pensamiento de la misión pedagógica de 1923. Al Congreso de 1932 se presentó un nuevo proyecto de Ley Orgánica de la Universidad colombiana. Finalmente, la ley 68 de 1935 dió cuerpo formal y realidad operante a los anhelos, ensayos, tanteos y propósitos que hasta entonces habían venido sucediéndose con éxito intermitente y precario. La Ciudad Universitaria—obra de la pri­ mera presidencia del Dr. Alfonso López—resolvió en gran suma los problemas sociales que afectaban la vida universitaria y constituyó una conquista cultural de indiscutible y trascendental valor.

L a U n iv e rsid a d en la R ep ú b lic a

Vista aérea del recinto universitario. En primer término, el campo de deportes

En su amplio y hermoso empla­ zamiento, dentro del perímetro urbano capitalino, la Ciudad Universitaria es hoy una de las mejores galas que el país puede ofrecer a propios y extraños. Cada una de las once Facultades dispone de local adecuado a las exigencias de su naturaleza y con capacidad suficiente a la demanda de la matrícula, pre­ vistas además las posibilidades para el ensanche que los progresos constantes del conocimiento van exigiendo al hombre moderno. Hasta el momento actual, la Ciudad Universitaria cuenta con veinticinco edi­ ficios para sus Facultades, Institutos, Laboratorios y servicios de Dirección y Ad­ ministración. Amplias avenidas la cruzan en todo sentido, para un cómodo trá­ fico a pie y de vehículos. Los ómnibus del servicio público penetran a ella por la avenida 45 y por la calle 26, con terminal de trayecto en ella. Jardines y ar­ boledas rodean los edificios, y las vías, y los campos, con su horizonte de sabanas y de cerros, le dan un atractivo incomparable, propio lo mismo al estudio que al esparcimiento y descanso.

La C iu d a d U n iv e r s it a r ia

El estadio espera paciente a los atletas universitarios y a los espectadores

E D IC IO N

M A D R I D DIRECTOR

GERENTE:

-

M A N U E L

DIRECTOR L I T E R A R I O : O B R A S

UADARRAMA

b $L

E S P A Ñ A S A N M I G U E L

E D U A R D O

R A I M U N D E ^

C A B A L L E R O

C A L D E R O N

P U B L I C A D A S

E.

C a b a lle r o

A n d r é s Jo s é

C a ld e r ó n .— S I E R V O

H o l g u í n .

A s u n c ió n



S ilv a .— E L

P O

E

L IB R O

E . C a b a lle r o C a ld e r ó n .— A N C H A T o m á s R u e d a V a rg a s .— L A Ju a n E.

P a b l o C a b a lle r o

S

D E ES

SA BA N A

V a r e l a . C a ld e r ó n . —



S IN I A

T IE R R A .

V ERSO S.

(E d ic ió n

Y

(A g o ta d a .) (A n to lo g ía .)

d e lu jo , ilu s t r a d a .)

C A S T IL L A . (E d ic ió n

de lu jo , ilu s t r a d a .)

B O G O T A . ( E d i c i ó n de lu jo , ilu s t r a d a .)

C U E N T O S

L A

(N o v e la .)

F R A N C E S A .

E N

P E N U L T I M A

V E R D E H O R A .

P A L I D O . (N o v e la .)

Y

LA HISTORIA EN CUENTOS por

E.

E d u a rd o

C a b a lle r o V ic e n t e ,

C a ld e r ó n ,

ilu s t r a d a

E s p la n d íu ;

por

Se rn y,

e n cu a d e rn a d o s

en

c a r to n é y e n c o lo r

E D I C I O N E S GUADARRAMA MADRID - 1955 '

E D I C I O N E S G U A D A R R A M A ( Sa n i a C a l a l i n a , 3 . - M a d r i d , E s p a ñ a ) , se e n c a r g a de la e d i c i ó n y d i s t r i b u c i ó n en Es p a ña y A m é r i c a de obras h i s p a n o a m e r i c a n a s

1A

NTRE los diversos estudios para exponer los es­ fuerzos invertidos por Colombia en su adelan­ tamiento, tienen singular interés la Botánica y la Zoología, por varios motivos: porque en este capítulo se debe emplazar el recuerdo precla­ ro de don José Celestino Mutis y de su Real Ex­ pedición Botánica del Nuevo Reino de Granada y porque la tradición encabezada con el nombre de Mutis ha logrado en Colombia una continuidad pres­ tigiosa en el panorama de la cultura continental. No queremos decir con esto que la Botánica y la Zoología hayan tenido un éxito en Colombia pie­ namente satisfactorio, bajo todos los aspectos que la ciencia y la técnica modernas atienden en ellas; pues en el estudio de la Flora y en el de la Fauna, muchas categorías nos quedan todavía intactas o en estado balbuciente y la razón dt ello es que entre los dones con que la Naturaleza tía enriquecido a Colombia, los más sorprendentes, copiosos y varia­ dos son los de sus plantas y sus animales, y nos falta mucho por investigar en Paleontología, en Or­ ganologia, en Anatomía, en Ecología, en Parasitolo­ gía. en instintos, en conservacionismos, para que nues­ tra área mental corresponda a realidad tan vasta. Tampoco hemos sido afortunados en la adquisición de ciertos instrumentos educativos y de comunicación de masas corrientes en todos los países adelantados, como son Museos, Jardines y Reservas Naturales. Ni nuestra publicidad periódica, ni nuestra bibliografía, ni el interés de las clases dirigentes o capitalistas, ni nuestros centros universitarios están a un nivel que prometan, para corto plazo, el remedio de ta­ les deficiencias. Aunque podemos decir que de la Botánica y la Zoología sólo hemos hecho Sistemáti­ ca, con esfuerzos e iniciativas individuales, más que nacionales, sin embargo, es realidad manifiesta que en esta ciencia, más que en otras, el talento colom­ biano ha logrado sus mejores éxitos y que en ellas campea la posibilidad de una colaboración entre Es­ paña y Colombia, benéfica para ambos países.

E

Riqueza de la flora colombiana a orillas del Vaupés

El estudio de la naturaleza colombiana comienza por las relaciones de los cronistas y misioneros de la primera conquista, interesados en declarar la geo­ grafía de las tierras, los límites de las jurisdicciones, los elementos de vida en los indios salvajes, los re­ cursos con que contaban los colonos primitivos y algunos productos que interesaban al intercambio co­ mercial con la península. De esta literatura son ejem­ plo: la H i s t o r i a G e n e r a l y N a t u r a l d e la s I n d i a s , por Gonzalo Fernández de Oviedo; E l O r in o c o I l u s t r a d o del P. José Gumilla, y la M i l i c i a y d e s c r i p c i ó n d e la s I n d i a s , por Bernardo de Vargas Machuca. En compa­ ración con estos y otros autores españoles, poco par­ tido hemos sacado de los relatos dejados por los lla­ mados en nuestra literatura p i r a t a s y f i l i b u s t e r o s ; ad­ versarios de España, que con más o menos demora visitaron nuestras costas, recopilaron datos sobre su naturaleza y entraron en contacto con sus gentes. A mediados del siglo XVIII se inició la exploración científica del mundo americano. La expedición de los académicos franceses dirigida por Carlos de La Condamine, en la que figuraban por parte de España don Jorge Juan y don Antonio de Ulloa, al regresar a Europa publicó muchas noticias tocantes a las costas del Caribe y a las regiones amazónicas, despertando fecundas inquietudes investigalivas so­ bre el neotrópico. Con La Condamine viajaba tam­ bién el botánico José Jussieu, quien pasó en el Eeua dor largos años, colectó millares de plantas, pero murió sin reseñarlas. Después se sucedieron los via­ jes de Nicolás José Jacquin, en que invirtió el Em­ perador de Austria medió millón de ducados, y la misión, ésta sí, protegida por Su Majestad el Rey de España, de Pedro Loefling, al interior del territo­ rio hoy venezolano. En 1760 llegó a Cartagena de Indias don José Celestino Mutis, nacido en Cádiz, formado exclusiva­ mente en medios educativos, universitarios y acadé­ micos españoles, quien iba al Nuevo Reino de Gra­ nada como médico del Virrey don Pedro Messia de la Cerda. Los móviles vitales de Mutis eran la exal­ tación del pensamiento español, el servicio de la Mo­ narquía y el beneficio de sus semejantes. Sus condi­ ciones sobresalientes eran una laboriosidad infati­ gable; la crítica de sus propias apreciaciones; el afán perfectista de su obra científica y la presencia en su espíritu, del futuro de aquella dilatada porción de la Monarquía. Con una comprensión de las Ciencias Naturales, mucho más dilatada que la dominante hoy, Mutis abarcó en sus investigaciones todas las realidades es­ pontáneas y tomó por campo confiado a su obser­ vación el Nuevo Reino de Granada, que abarcaba desde las Guayanas a Madre de Dios, por la costa Atlántica ; desde el extremo occidental del Istmo has­ ta más allá de Guayaquil por el Mar del Sur y, ha­ cia el interior, todo el territorio, no portugués, has­ ta el sur de la línea equinoccial. Era lo que él lla­ maba la América septentrional o boreal. Sobre esc mundo inmenso, Mutis nos dejó estudios de valor perenne en Astronomía, Geografía, Meteorología, Mi­ nería, Botánica, Zoología, Materias Primas, Medicina, Farmacia y Lingüística aborigen. Sobre ese mundo, y con ese cúmulo de datos, Mutis promovió una edu­ cación específica de la juventud americana y creó una conciencia nacional que explotó fuera del abra­ zo de sus propias ambiciones. Por eso se puede de­ cir que Mutis fué el primero de los. colonos de Amé­ rica, porque en él culminó un nuevo concepto de la utilización de los recursos del continente y que fué, además, el precursor de las nacionalidades ame­ ricanas, porque creó en la juventud a su alcance una vigorosa convicción de la suficiencia de su me­ dio y de sus propios talentos. Al lado de Mutis trabajaron, como científicos, los neogranadinos Eloy Valenzuela, Francisco Antonio Zea, Francisco José de Caldas, Diego García, Jorge Tadeo Lozano, Enrique Umaña, Pedro Fermín de Vargas y muchos otros, así peninsulares como crio­ llos; dibujantes y colectores que abrieron hondo sur­ co en nuestra vida cultural. Admirable es la Iconografía de Mutis; las sober­ bias láminas de plantas dibujadas bajo su dirección se salvaron y se conservan con exquisito cuidado en el Jardín Botánico del Prado de Madrid. Por eso, después de tanteos y madura consideración, merced al sentimiento idealista y superante que los anima, los Institutos de Cultura Hispánica de Madrid y de Bogotá resolvieron secundar un anhelo, que era co­ mún a los más destacados botánicos de nuestros dos países, de dar a luz, en forma a la vez histórica y moderna, la F l o r a d e l a R e a l E x p e d i c i ó n B o t á n i c a d e l N u e v o R e i n o d e G r a n a d a . De esta obra monu­ mental, el primer tomo, que es el introductorio e histórico, vió la luz pública a comienzos de 1954. A fines de este mismo año aparecerá otro que será el de las P a s i f lo r á c e a s , y para 1955 están asegurados

Observatorio astronómico construido por J.C. Mutis

Reproducción

de una de las láminas de Mutis

otros dos: la

Q u in o lo g ía

y las

B ig n o n iá c e a s -A c a n ­

tá c e a s .

La tradición botánica de Mutis se continuó en Co­ lombia a través de Juan María Céspedes, de Francisco Bayón, de José Jerónimo Triana, de Santiago Cor­ tés, de Joaquín A. Uribe, de Emilio Robledo, del H. Apolinar María, de Enrique Pérez Arbeláez, de José Cuatrecasas, de Lorenzo Uribe, de Armando Dugand, de Jesús M. Hidrobo, de Alvaro Fernández, de Rafael Romero Castañeda. También debemos men­ cionar la vastísima cooperación que entidades y per­ sonas extranjeras han aportado al conocimiento de la Flora Colombiana, sobre todo en lo referente a plantas ornamentales y económicas. Estos forman le­ gión, por el mismo interés que ofrece, entre las flo­ ras nacionales de todo el mundo, la colombiana. Otro desastre lamentable padecieron las Ciencias Naturales colombianas cuando el 9 de abril de 1948 ardieron, por obra criminal, el Museo y el Herbario del Colegio de La Salle, fruto de los desvelos de nu­ merosos investigadores de la Congregación de los HH. de las EE. CC. Y así quedan para el futuro, como las obras más estables de la Botánica y la Zoología colombianas, tres : la Iconografía de Mutis, el Herbario Nacional Colombiano y las revistas C a l d a s i a y la de la Acade­ mia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, corres­ pondiente de la Real de Madrid, que se fundó entre otros con el fin explícito de publicar la obra de la Real Expedición Mutisiana. D o c t o r

P E R E Z

A R B E L A E Z

G E N E S I S

D E

L A

A N T R O P O L O G I A

L Instituto Colombiano de Antropología, reor­ Por ganizado en 1952 por el doctor Lucio Pabón Núñez, ministro de Educación en ese en­ A n t o n io A N D R A D E C R ISP IN O tonces, sobre la base del antiguo Instituto Etnológico Nacional, fundado por Paul Rivet, es D IR E C T O R D E L IN S T IT U T O C O L O M B IA N O la entidad en la cual se concentran estos esfuer­ D E zos, institución que cuenta ya con una larga y A N T R O P O L O G I A brillante trayectoria que la ha convertido en uno de los centros antropológicos más acreditados de la América hispana. Destinado al estudio científiTV s i m p le v is ta z o a l m a p a d e la s A m e r ic a s co de los pueblos prehistóricos, históricos y actua­ b a s ta p a r a d a r s e c u e n ta d e la i m p o r t a n c ia les del territorio colombiano, no solamente se ocu­ q u e e l t e r r i t o r i o d e la R e p ú b l i c a d e C o l o m b i a pa de los aspectos arqueológicos o históricos, sino t i e n e p a r a lo s e s tu d io s d e la s c ie n c ia s a n t r o p o ­ también de los estudios acerca de las culturas abo­ ló g ic a s . S u v e c in d a d a l is t m o d e P a n a m á , sus rígenes presentes, de sus distintas fases de des­ d o s co s ta s m a r ít im a s , su p a r t i c i p a c i ó n e n las arrollo, de los cambios culturales que han sufrido á re a s a m a z ó n ic a , a n d in a y c i r c u n c a r i b e h a c e n en el transcurso de los tiempos y del proceso de q u e C o l o m b i a o c u p e u n a s it u a c ió n p r i v i l e g i a ­ su incorporación a la nacionalidad colombiana. Asi, d a , s it u a c ió n c la v e a l c o n s id e r a r lo s m ú lt ip le s pues, los objetivos que persigue no tienen solamen­ p r o b le m a s q u e t o c a n c o n lo s o r íg e n e s , m i g r a ­ te un carácter exclusivo de estudios cientíñcos aca­ c io n e s e in t e r r e la c io n e s d e la s c u lt u r a s i n d í g e ­ nas. C o l o m b i a f o r m a la c a b e c e r a d e l p u e n t e démicos, sino que tienden a suministrar una base c e n t r o - a m e r i c a n o p o r e l c u a l p a s a r o n la s o la s de datos concretos sobre las peculiaridades tradi­ m i g r a t o r ia s q u e p o b l a r o n a S u d a m é r ic a y c o n s ­ cionales y regionales de la población del país. t i t u y e a sí u n e s la b ó n e n t r e lo s d o s g r a n d e s c e n ­ Dotado de un amplio presupuesto y estructurado tr o s , M é j i c o y P e r ú , d o n d e a n ta ñ o f l o r e c i e r o n de un modo que garantiza una labor eficaz, el Ins­ la s m á s e x t r a o r d in a r i o s c i v il iz a c io n e s d e l N u e ­ tituto depende administrativamente del Ministerio v o M u n d o . S o n estas c ir c u n s ta n c ia s q u e h a c e n de Educación Nacional y ocupa varios tramos en el d e C o l o m b i a u n v e r d a d e r o p a r a ís o p a r a la A n ­ edificio del Museo Nacional de Bogotá, donde se en­ t r o p o l o g í a , la s c u a le s h a n d a d o , d e s d e h a c e a ñ o s , cuentran sus oficinas, la Biblioteca, la sala de con­ u n g r a n im p u l s o a la s in v e s t ig a c io n e s s o b r e las ferencias, los laboratorios fotográficos y cerámicos, c u lt u r a s d if e r e n t e s d e l in d íg e n a c o lo m b ia n o . el taller de móldeos y otras dependencias. La plan­ ta baja del Museo Nacional alberga las salas de etnografía y arqueología colombianas, constituidas les de sitios arqueológicos que contienen los vesti­ por colecciones obtenidas en su mayor parte por gios de las culturas más diversas y aun en la actua­ los mismos investigadores del Instituto en sus via­ lidad sobreviven numerosas tribus aborígenes cuyo jes de exploración. estudio detallado se está adelantando. Las diversas disciplinas antropológicas, como son Entre las culturas prehistóricas de Colombia se la arqueología, la etnografía, la lingüística, Ja an­ pueden destacar las siguientes: la chibcha, del alti­ tropología física, el folklore, etc., encuentran en plano de Cundinamarca y Boyacá; la tairona, de Colombia un campo extraordinariamente rico y va­ la Sierra Nevada de Santa M arta; la de San Agus­ riado. La gran diversidad de ambientes geográficos, así como la situación general del país, tan estraté­ tín, en el Huila, y vecina a ésta, la de Tierradentro. gica en la encrucijada de vías migratorias e influen­ La cultura chibcha ha sido tomada generalmen­ cias culturales distintas, ofrecen al especialista una te por una de las civilizaciones más desarrolladas amplia gama de problemas apasionantes cuyo aná­ de América, al lado de la maya, azteca y de la lisis ulterior está llamado a contribuir mucho al incaica. Sin embargo, a la luz de la arqueología es esclarecimiento de la intrincada red de las cultu­ evidente que su importancia se ha exagerado mu­ ras indígenas, tanto del presente como de un leja­ cho. En realidad los chibcha, aunque habitaban tie­ no ayer. El suelo colombiano está cubierto por mirras privilegiadas en comparación con las de sus vecinos, no desarrollaron las características distin­ tivas de una! civilización muy avanzada ; su cultura carece de^cfentros urbanos grandes y arquitectura litica, de estatuaria, así como de un desarrollo no­ table en la técnica alfarera o en la orfebrería. La evidencia física no comprueba la teoría de una ci­ vilización muy destacada, y es aparente que en el cuadro de los gl andes desarrollos culturales andinos los chibcha ocupaban una posición marginal y re­ lativamente poco importante. La cultura tairona, aunque limitada geográfica­ mente a una estrecha zona muy accidentada y ais­ lada, supera en ciertos aspectos a la de los chibcha. Aunque tampoco en ella se observa gran profundi­ dad temporal, los tairona tuvieron una arquitectura lítica muy desarrollada, tanto en viviendas como en templos, terrazas de cultivo y obras de ingenie­ ría. Estatuas de piedra, finos trabajos en oro y pie­ dras semipreciosas o en alfarería atestiguan un avance muy notable, aunque relativamente local y con pocas radiaciones extraculturales. Son especial­ mente notables los grandes centros poblados, que cuentan con varios centenares de casas, la red de A la región de San Agustín pertenece esta gigantesca caminos enlosados que comunica a los poblados, la estatua. Figura la m adre defendiendo a su hijo finísima cerámica de uso ceremonial y las diversas

E

U

76

C O L O M B I A N A técnicas empleadas en la metalurgia del cobre y del oro. La cultura de San Agustín se conoce principal­ mente a través de su estatuaria monumental, com­ binada con túmulos, galerías subterráneas y otras obras arquitectónicas. Este conjunto indica un com­ plejo ceremonial que no se limita sólo a las cabe­ ceras del río Magdalena, ya que sus vestigios se hallan hasta en los afluentes del Alto Amazonas y en parte de los Departamentos del Cauca y Huila. Aunque se ignoran casi por completo los aspectos de la vida diaria de los creadores de esta estatuaria y no se conocen sus viviendas ni sus utensilios y su economía, en parte la cultura material de este pue­ blo es posible reconstruirse por medio del estudio detallado de las estatuas. Parece posible afirmar que la cultura de San Agustín se desarrolló a tra­ vés de varios siglos y que culminó y se extinguió en una época bastante anterior a la Conquista. En la arqueología americana San Agustín representa un fenómeno aislado y ha sido imposible correlacio­ nar sus manifestaciones de un modo válido con las de otras culturas. La cultura de Tierradentro se caracteriza, ante todo, por grandes templos subterráneos, utilizados como sitios de entierro, con paredes pintadas y a veces esculpidas, la cual se lim ita a úna pequeña región geográfica ; tal como en el caso de San Agustín, todavía se ignora casi todo acerca de sus creadores. Al lado de estas culturas se pueden mencionar aún: la quimbaya, en la Cordillera Central; la ca­ lima, en el sur del Departamento del Valle; la de Tumaco, la del Sinú, la de las riberas del río Magdalena y muchas otras. La diversidad geográ­ fica del país, que implica, desde luego, cierto re­ gionalismo cultural, ha sido el mayor obstáculo para una correlación en tiempo y espacio de^ las antiguas culturas colombianas; pero cada día los arqueólogos avanzan en sus conocimientos e inter­ pretaciones de la prehistoria, acercándose el día en que las diversas manifestaciones culturales se pue­ dan agrupar dentro de un gran marco de refe­ rencia. Las tribus que en la actualidad sobreviven en

O tra de las m aravillas de la estatu aria antropoló­ gica de San Agustín es esta figura del dios Sol

Pendentif arqueológico en piedra verde, de la cultura tairona (S ierra Nevada de S anta M arta)

term o rio colombiano ocupan, por lo general, las áreas m arginales selváticas o desérticas. Siguiendo el m apa de Norte a Sur, encontram os en el extremo nororiental la península de la G uajira, poblada por la tribu del mismo nom bre; con ella lim ita la Sie­ rra Nevada de S an ta M arta, tam bién recinto indi­ gena poblado por las tribus Kogi, Ijca y Sanká, En la Sierra de Perijá y las selvas del Catatum bo viven los temidos motilones. Más hacia el occiden­ te, en la región del golfo de Urabá, se h allan pe­ queños grupos de indios Cuna, y siguiendo hacia el Sur viven los Chocó, que esporádicam ente se en­ cuentran a todo lo largo del litoral del Pacifico, h a sta la frontera con el Ecuador. En el macizo co­ lombiano, donde nacen los grandes ríos M agdalena y Cauca, se encuentra un numeroso núcleo indíge­ n a compuesto por las tribus Páez, Guam biano y otras; hacia el D epartam ento de Nariño se obser­ van rem anentes de la tribu de los Kwaker. Al sur­ este de la cordillera de los Andes, en los llanos orientales y en las selvas del Vaupés, Caquetá y Amazonas, sobreviven muchísimas tribus, varias de ellas pertenecientes a la gran fam ilia Tukano, pero otras son de origen arabak, caribe o independiente. Varios de estos núcleos aborígenes h an sido estu­ diados ya por el personal técnico del In stitu to Co­ lombiano de Antropología, m ientras que en otros sólo recientem ente se iniciaron exploraciones. En­ tre las regiones mejor conocidas están la G uajira, las tribus de la Sierra Nevada de S an ta M arta y las del Macizo Colombiano; en la región amazó­ nica se efectúan actualm ente investigaciones y den­ tro de poco se iniciará un extenso program a de estudios en la zona del Chocó. Haciendo abstracción de los grupos netam ente indígenas y teniendo en cuenta aquí la gran m asa de la población rural y urbana de Colombia, es nota­ ble que en ta n alto grado haya perdurado y con­ tinuado la tradición española en el medio colom­ biano. España sigue siendo una fuente y una m eta y la base fundam ental de la cultura colombiana es hispánica. Los pocos elementos que difieren de ella tienen más bien un carácter de desorganización so-

I'» tribu de los indios cúbeos se caracteriza por su habilidad artesana

Un tipo representativo de la peculiaridad indígena es el de esta m uchacha guajira con sus cántaros cial, pero la esencia de las instituciones y pautas siguen form as españolas. Pero estas formas, por ser a veces arcaicas, retenciones y reinterpretaciones de las épocas coloniales y virreinales, no se m ani­ fiestan siempre al observador casual; es el antro­ pólogo quien las descubre. Es, pues, aquí donde se abre un nuevo campo de investigación históricocultural de grandes perspectivas. La antropología colombiana h a salido, desde hace años, de su fase contem plativa, coleccionista y ro­ m ántica, por la que era forzoso pasar p ara m adu­ ra r y poder form ular claram ente sus obligaciones y objetivos científicos. Hoy en día cumple u n a fun­ ción im portante no sólo en su contribución pa­ ciente a la ciencia del hombre, sino en el redes­ cubrim iento de las autóctonas raíces de lá nacio­ nalidad.

Este indio cube« condim enta la “ja rín h a ”, que es el alim ento de la tribu

LA FABRICA DE LICORES

DEL

ATLANTICO

¿ a n ta

edm e n e a d a

su

uu eu a

e tt

c a ttM e n tá k a c iá ti

d e

ta s

D jblJ ' ì J8L BODAS

DE

O R O

DE

B A R R A N Q U IL L A

INDUSTRIA LICORERA DE BOLIVAR *

LA INDUSTRIA LICO RERA DE BO LIVAR, UBICADA EN LA LEGEN DARIA CIUDAD DE CARTAGENA, CAPITAL DEL DEPARTAMENTO DE BOLIVAR, PRODUCE LOS ALCOHOLES DE MAS ALTA CALIDAD PORQUE TIENE INSTALA­ C IO N E S M O D ERN A S Y E S T A D I R I G I D A Y OPERADA POR TECNICOS EN LA MATERIA

VI SI TE USTED

CARTAGENA LA CIUDAD TURISTICA DE COLOMBIA

HUELLAS DE

ESPAÑA EN

COLOMBIA O seremos los colom­ bianos quienes ha­ yan de señalarle a Colombia el prim er puesto en el catálo­ go de la cultura hispano-am ericana. P e­ ro tampoco los que, por inexcusable m o­ destia, se abstuvie­ ran de practicar el exam en de concien-; eia necesario y su­ ficiente para deter­ m inar las circunstancias en que nues­ tros grandes valores intelectuales, científicos y artísticos hallaron am biente propicio para des­ envolver sus aptitudes. Desde luego, se advierten diferencias de criterio en el escrutinio de loa orígenes de nuestros progresos espirituals, a cau­ sa de discrepancias políticas: los unos, y son por fortuna mayoría, atribuyen aquella prosperidad a los elementos mismos que participaron inicialmente en al formación de nuestra nacionalidad. Los otros, no muchos, en verdad, optan por uno de estos dos caminos: o por negar la existencia de una cultura propia; o bien por fijarle una ascendencia distinta de la española. Cúmplese aquí el fenómeno universal y trillado de las agrupaciones que nacen y evolucionan dentro de una atmósfera de libertad, y se proliferan sin so­ meterse a norm as de selección. Sin embargo, fueron precisam ente las m ás esclarecidas inteligencias colombianas las que, sin vacilación, convinieron en afirm ar que cuanto ellas alcanzaron en la corporización de un ideal, lo debieron al ím petu de la sangre, al esplendor de la lengua, a la austeridad de la religión y a la nobleza de los hábitos im perantes de nuestros an­ tepasados. Don Antonio Nariño, precursor de la independencia, y el doctor Camilo Torres, justifi­ cador implacable del rom pim iento con la Madre Patria, no negaron, ni renegaron, antes bendi­ jeron, la herencia que de los intrépidos descubri­ dores, conquistadores y colonizadores hablamos recibido al cabo de tres centurias de im perturba­ ble labor. Si los próceres echaron m ano de la protesta contra los desafueros de la codicia de muchos, o del desvío de los gobernantes, no des­ deñaron la ocasión de reconocer la grandeza m o­ ral de cuantos llegaron hasta nosotros como m en­ sajeros de la ciencia, de la fe o de la civilidad. *



*

Buena fué la suerte que le cupo a la zona del continente am ericano que, generalizando u n poco, ha dado en llam arse chibcha. Me refiero a la por­ ción territo rial con fíen te sobre dos océanos, la que dominada por las aspiraciones de un grande hombre de letras, de arm as y de leyes, vino a apellidarse con el fastuoso nom bre de Nuevo Rei­ no de Granada, ubicando la sede m etropolitana de sus poderes en la ciudad fundada por el cau­ dillo que con el mismo desembarazo vestía la toga del jurisconsulto, que cubría su cuerpo con la arm adura rígida del m ariscal de campo. Buen: pronóstico p ara el porvenir de la jooven nación, tenía que ser la presencia del ilustre señor don

La huella de la fe e stá patente en c a d a rincón y en cada tem plo, com o en e sta plaza de la V illa de L e lv a .

8

* %

{.

-*.. -.vJflf

13T /.

ii

1W

Me-; •S

p

,r

P L>

i

e w '■ —- — ■ »

i

E s ta a s la m a ra villo s a fa c h a d a de la Ig le sia de M ongui, arq uetip o recu erd o co lo n ial.

E l so b rio y utilitario perfil del p uente g ran d e Fontibón

Gonzalo Jim énez de Quesada, licenciado en Deiecho, guerrero, hum anista, teólogo y varón de em­ presas arriesgadas. Otros habrían de seguirle, co­ mo don Ju an de Borja, bajo cuyo gobierno se fundaría el célebre Colegio de San Bartolomé, universidad y seminario, que en tres siglos y me-< dio de continua laor educativa ha contribuido a realizar el prestigio de la patria colombiana. Y es aquí donde campea el nom bre augusto del sabio arzobispo de Santa Fe de Bogotá, don Bartolomé' Lobo G uerrero, fundador de aquel fecundo cen­ tro de enseñanza superior, y regulador de las relaciones entre las gentes de su grey y los m an ­ datarios de Carlos, Felipes y Fernandos. Pocos años después, otro agregio arzobispo, el dominico Fray Cristóbal de Torres, completaba el propósito de ata cultura, creando el más im por­ tante de los planteles de instrucción filosófica y profesional, conocido desde entonces hasta hoy con el nom bre de Colegio M ayor del Rosario, y puesto bajo el patrocinio de N uestra Señora del Santísimo Rosario, excelsa aspiración del Santo que instituyó la Comunidad a la cual pertenecía el prelado F ray Cristóbal, o sea, Santo Domingo de Guzmán. Tam bién en el sector de las artes, el alma sentim ental de España regó la semilla que nos dejó cosechar grano precioso: Acero de la Cruz, los tres Figueroas y Vásquez Ceballos, en la pintura; Pim entel, C abrera y Lugo, en la escul-í tu ra im aginera; Burgos, Padilla y Caballero, en la orfebrería. En la arquitectura y en la música fueron numerosos los artistas que realizaron al­ gunos adelantes, aunque no de tanto relieve como correspondía a la época. Sin embargo, en lo qué más se sintió el influjo poderoso del españolismo, considerado éste como factor dinámico social, fué en la literatura: predicación sagrada, exposición jurídica, comentario politico, cuadros de costum­ bres, producciones poéticas, análisis crítico, rese-

O tra te o ría de te ja d o s que se d e s ta c a en Mongui.

80

fe

ñas médicas, filosofía e historia. Parece que en ello tuviera parte el deleite de paladear un idio­ ma de tan rotunda sonoridad, pleno de matices expresivos, dotado de infinidad de recursos pro­ sódicos y sintáxicos, que le procuran movilidad, flexibilidad y expedición. No somos nosotros quienes se enorgullecen de tener escritos con letras de oro los nombres dq filólogos de la talla de Miguel Antonio Caro, Rufino José Cuervo y Marco Fidel Suárez; es la América de progenie española la que invoca la memoria de estos sujetos gloriosos para probar que no es a la acción del medio antropogeográflcoi a lo que se debe la aparición de eem plares dq tan singular prestancia en tierras de las Indias del Poniente, sino a las bases que se sentaron! desdd el período colonial, para constituir un¡ carácter peculiar que arm onizara con lo intere­ sante de la civilización peninsular en los tiempos bienaventurados de los Luises, de Cervantes, de Lope, de Quevedo, Tirso y los Argensolas. Quien desee enterarse de lo que es la copiosa literatura nuestra y de lo que significan los nom ­ bres de José Joaquín Ortiz, José M aría Vergara y Vergara, Rafael Núñez, Groot, los Caros, Jorga Isaaacs, Tomás Carrasquilla, José Asunción Silva, Santiago Pérez, José Caicedo Rojas, Camilo Anto­ nio Echeverri, José Manuel M arroquín, José Joa­ quín Casas, y cien más que descollaron en el siglo XIX, así en la prosa como en el verso, sóla tiene que acudir a los capítulos inm ortales de aquel abismo de erudición que se llamó Marce­ lino Menéndez Pelayo. P ara este m aestro sin igual la gloria de la nación española debería medirse mejor por lo que se vió después de perdido todo contacto de soberanía política, que por la inm en­ sa extensión de su territorio sobre la cual no pudo ocultarse la luz solar a la vista de los súb­ ditos, como con orgullosa sentencia lo dijo una vez el más poderoso de sus reyes. P ara un padre afectuoso y penetrado de su misión providencial, es más intenso el goce que le proporcionan los triunfos del hijo que el que le causa la contem­ plación de sus propios trofeos y el dulce rum iar de sus m ejores recuerdos.

N uestra Academia Nacional de Historia ha tra ­ bajado con tesón y desinterés para rem over eni cierto medio sectario el rescoldo ocasionado por la memoria de instituciones típicam ente españo­ las, suscitadas para preservar, a las buenas o a las malas, el tesoro de la fe cristiana. Con inves­ tigaciones a fondo, aquella ilustre corporación ha demostrado que si es ingrato el recuerdo de crisis

colectivas trágicas, es profundam ente generoso' el conocimiento de virtudes heroicas practicadas y estim uladas por los hijos de España que se establecieron aquí para perpetuar un linaje y pa­ ra honrar a Dios y a la raza. MIGUEL AGUILERA

E s ta c a lis de M ongul que¿Ncoo nrecu s e rverd a to a deasta víacto a lle d a de la V pureza illa de de L e los lv a tra la je des populares. una c la ra ciudad an d a lu z

EL M USEO DE

ARTE COLONIAL N el antiguo Colegio de la Compañía de Je ­ sús o "Casa de las Aulas”, en pleno cora­ zón de la antigua Santa Fe de Bogotá, se encuentra instalado desde 1942 el Museo de A rte Colonial, después de haber sufrido el edifi­ cio diversas vicisitudes durante casi tres siglos y medio. Sus salas, tan cargadas de historia, acogen hoym uestras muy interesantes de pintura, escultura y m obiliario coloniales, procedentes en su ma­ yor parte de viejos templos y de rancios hogares neogranadinos. Hay actualm ente ocho salas en servicio, en las que se exhiben algo más de seiscientas piezas, catalogadas en los grupos de dibujo, pintura, es­ cultura, talla, platería, mobiliario, espejos y otros objetos. La sección más im portante y numerosa es la de pintura y dibujo, con doscientas setenia obras, entre las que se cuentan ciento cincuenta y cinco del prim er artista colonial, Gregorio Váz­ quez de Ceballos. Hay tam bién cincuenta escul­ tu ras de m uy diverso valor, y el resto, más de trescientas cincuenta obras, son, en su mayor parte, objetos de plata labrada para el culto y piezas de mobiliario, que no pueden considerarse en realidad como obras de arte, sino de artesanía) Se m uestran, sin embargo, trein ta y cinco objetos de porcelana fina, muchos de los cuales pueden calificarse como insertos en la linea de lo pura­ m ente artistico. Merece destacarse la riqueza del Museo en trabajos de platería labrada bajo el peso directo del arte barroco: pectorales, coronas, aureolas, m edallones y otros ornam entos para imágenes.

E

En el patio del Museo se encuentra la popular talla <-El mono de la pila» objeto de sabrosas leyendas, labrad« en el siglo XVIII, y que en otros tiempos presidió la Plaza Mayor de Santa Fe, hoy Plaza de Bolí>«r. Pequeño altar sobre artística consola que constituye una de las joyas con que cuentan las salas del Museo.

Portada de los Virreyes. Al fondo de la entrada aparece uno de los cuadros de Vázquez de Ceballos. 82

I

EBE este Museo su im portancia, no sólo al hecho de ser único en su epecialidad, sino quizá por ser uno de los que m uestra más destacadam ente el objetivo de preservar para el estudio y la Investigación del acervo artistico y cu ltural del pais que lo ha o ri­ ginado. Puede decirse, con toda certeza, que el estudio de la orfebreria indigena no sé definió como una ram a clásica dentro de la ciencia da la arqueología sino hasta cuando el Museo del Oro tuvo su aparición. Colombia tiene en ¿1 uno de sus m ejores motivos de orgullo, porque, como claram ente lo ha m anifestado la Oerencia del Banco, esta obra cultural es una de las m ejores apotaciones al patrim onio histórico y artistico da la Nación. La riqueza del Museo—7.000 piezas de oro in­ dígena prehispánico, en total—ha perm itido deli­ m itar, por estilos, diversas zonas de orfebrería localizadas dentro del territo rio colombiano. A de­ más, con base en los cronistas de Indias y en los investigadores m ás respetables, pero atendien­ do ante todo a las observaciones y análisis hechos directam ente sobre las piezas del Museo, se h a n presentado y discutido todas las teorías antiguas y m odernas sobre técnicas de elaboración del oro, tratando de com probar unas y otras científica­ m ente, aceptando lo evidente en cada una de ellas y tom ándolo para originar nuevas tesis, no sólo en servicio del propio Museo, sino con la m ira de aportar datos de interés para las ciencias a r­ queológicas. Es asi como em inentes hom bres de estudio e im portantes Museos han ligado su acti-

D

Pectoral antropomorfo perteneciente a ios quimbayas

MUSEO

Lagarto o iguana. Figura zoomorfa del arte calima.

DEL

O R O I

Collar con figurus zootnorfas de un artista quimbayu. Otro de los valiosos objetos: una nariguera calima.

vidad científica o su interés artístico al Museo del Oro. De los prim eros, cuyos nom bres nos abstenem os de publicar en gracia a la brevedad, hay obras sobresalientes como el “Estudio Inicial de las Colecciones del Museo del Oro del Banco de la R epública”, "80 M asterpieces from the Gold M useum”, los catálogos de “El Museo del O ro”, “El Cocodrilo”, “La O rfebrería prehispánica de Colombia”, próxim a a aparecer, y algunas otras cuyos títulos se nos escapan; de los Museos poda­ mos m encionar al M etropolitan Museum oí A rt, en N ueva York; The N ational G allery of Art, de W ashington; el De-Young M emorial Museum, de San Francisco de California, y el Museo de Colo­ rado Springs, quienes orgullosam ente exhibieron en sus safes algunas piezas arqueológicas de oro, prestadas para tal efecto como hom enaje del Banco de la República, con ocasión del bicente­ nario de la U niversidad de Columbia. F uera de estos Museos, hay otros, locales o de diversas partes del mundo, que han establecido intercam ­ bio de datos o de publicaciones referentes a la tarea en mención. Solam ente un volum en tal de piezas arqueo­ lógicas y su correcta clasificación han perm itido obtener, desde el punto de vista cultural, estos resultados y han com probado tam bién que la le­ yenda de “El Dorado” fué una realidad en Co­ lombia. De su calidad artistica había conocimien­ to desde hace largo tiempo, y de sus muestras, tan sólo una m inim a parte se conservan en co ­ lecciones particulares, algunas de ellas integra­ das por piezas de selección, las cuales, dentro de la gran riqueza legada por los orfebres colom­ bianos, no representaban sino una m uy reducida porción, y por su poca cantidad y dispersas como estaban, no daban sino una idea incom pleta de la riqueza artistica y m etalúrgica del suelo co­ lom biano antes de la llegada de los españoles^ La labor realizada por el Banco al form ar el Mu­ seo del Oro nunca será suficientem ente encom ia­ da, porque ha asegurado la conservación de loa elem entos que atestiguan en Colombia un pasado de florecimiento artístico, garantizan una increí­ ble fuente de inspiración para el futuro y pro­ porcionan al observador el goce del conjunto m useal más hermoso que en su género existe en el mundo.

Un pectoral, prodigio de orfebrería de los calimas. El complicado trabajo de una de las diademas calimas

83

LA PINTURA COLONIAL Y LA CUMBRE DE

VAZQUEZ CEBALLOS E

L escuálido Cristo pintado sobre una manta que pre­ sidió la primera misa, oficiada por el Padre Las Casas, en la Santa-Fe de Bogotá recién nacida, abría para la actual Colombia no sólo un nuevo sentimien­ to de la vida y de la muerte por lo que el lienzo represen­ taba, sino una nueva concepción del arte, por lo que ma­ terialmente era. Este lienzo— que hoy se llama "El Cristo de la Conquista", por haber servido de estandarte al juristasoldado Jiménez de Quesada, conquistador del Nuevo Rei­ no— , era en realidad la primera pintura de Occidente en Colombia, con la que se inauguraba el arte plástico de la época virreinal. El mismo arte que, siglo y medio más tarde, había de tocar su punto más alto con Vázquez Cebalíos el barroco, dibujante máximo del período colonial americano. Atrás quedaban, olvidadas hasta hace muy poco, las esculturas planistas de los hombres del Alto Magdalená, su­ gestiva prehistoria de la plástica colombiana, pendulando

’’Virgen ora ri le'*, de Baltasar de Figueroa. Año. 1661.

estéticamente entre la naturaleza y la abstracción, entre |0 geometría y el simbolismo. El tiempo Incierto nos los ha legado, desparramadas por los valles huilenses de San Agus tin, por donde el director del Museum für Völkerkunde de Berlin, Preuss, y el profesor español Pérez de Barradas huronearon con gran éxito. Junto a la estatuaria agustú niana— que estudian mucho los antropólogos y poco |0s estetas— los indígenas nos han dejado su pequeña orfebre río chibcha, calima o qulmbaya, en laminilla de oro, deco. rativa como ella solq. Pero todo esto nada tenía que ver, ni por contenido, ni por forma, ni por procedimiento, con la escultura y la pintura que aportaban los españoles. Porque a las pequeñas ciuda­ des que se Iban elevando en torno de las iglesias__ ciudades con nostalgia de Andalucía— , empezaron pronto a llegar entre las falanges de profesionales esos pobres y maltratados pintores y tallistas anónimos que hicieron el gran arte de la colonia, trabajando afanosamente para la Iglesia. Su te­ mario, como es natural, era el religioso y su estilo__ salvo el de algunos Italianos con Influencia renaciente__ era el barroco. Tunjo y Santa-Fe eran por aquel entonces las ciudades florecientes de Colombia, y un poco más tarde, también Popayón, Cartagena de Indias y Cali. En todas ellas hubo talleres de más o menos cuantía y a todas llegaron aparte de los artistas, cuadros de aquellos que, sobre todo en Sevilla, se pintaban un poco apresuradamente "para cargazón de Indias" mientras ios galeones esperaban, repo­ sando su panza en el Guadalquivir. Y llegaron también copias, y láminas, y relatos... Y todo ello iba forjando lo infancia del arte colonial, de la que son hoy nombres re­ cordados los de los italianos Francisco del Pozo y Angelino Medoro, dos trashumantes que aportaron alguna Inquietud renacentistq. La adolescencia empieza a apuntarse a me­ diados del X VII con Antonio Acero de la Cruz, un pintor de no mucho alcance que cabalgó a medias entre el primi­ tivismo colonial y el clasicismo barroco. Más firme pisaban ya los miembros de la familia Figueroa que alternaban la milicia con la pintura y que llegaron a ser maestros impor­ tantes de aquella época, tal vez los primeros pintores real­ mente hechos del arte colombiano. Y como eran pintores hechos, pudieron a su vez hacer pintores, pues tuvieron taller de pro en Santa Fe, a donde debía acudir imprescin­ diblemente todo aprendiz con aspiraciones en la Bogotá del siglo X VII. De ese taller, precisamente, hubo de salir el más grande artista colonial neogranadlno: Gregorio Vázquez Cebados, i quien de muy buena fe le han atribuido más lienzos de lo cuenta. Vázquez viene a ser una buena traducción america­ na de Murillo, con menos suavidad y menos sentimiento que el sevillano, con bastante menos calidad técnica y con bas­ tante más interés, teniendo en cuenta la circunstancia & su aislamiento. Gregorio Vázquez, pináculo del arte religiosi en Colombia, es aún más que eso: es el punto culminante de la concepción barrdca del dibujo en toda la etapa virrei­ nal americana. "Contenutista y sintetista"— como podría de­ cir un profesor italiano de ahora— , Vázquez Cebados tuvo en su tiempo la mayor capacidad de expresión por la línea que se conoce en Hispanoamérica. Tras do él— que muere ya en el X V III— se suceden pin­ tores de menos quilates. El XVIII es, para el arte en Co­ lombia, el siglo de las construcciones religiosas. Natural­ mente barrocas, pero sin la riqueza de las quiteñas, de las que reciben influencia por cercanía y casi por jurisdicción. Es también el gran siglo para las obras de arte militar de la frecuentemente atacada Cartagena de Indias. Y el siglo de los mejores retablistas. Hay mucho soterrado mudejarismo en las obras más nota­ bles del XVIII colombiano, pues lo barroco en ellas es más formal que intencional y lo renaciente es poco y de escaso interés. Para el lector europeo hemos andado jugando un poco con la cronología de los estilos, pero el americano sabe bien cuánto tardaban en saltar el Atlántico todas estas formas que constituyen el arte colonial de Nueva Granada. A uno, en los no muy abundantes días de sol bogotanos, le gusta ir al simpático Museo de Arte Colonial a compro­ bar ese espíritu mudéjar. Claro es que la caso— un vlejp colegio jesuíta— está rehecha, pero lo está con mucho acier­ to y en ella hay un dulce jardín claustrado como aquellos que al sur de España llegaron desde la oriental Samarra con flores sembradas a voleo. En él canturrea el agua de una fuente muy popular, en medio de una anarquía de ge­ ranios, limoneros, mirtos y arrayanes, como un granadino Lindaraja transplantado para el sosiego. Esta casa colonial tiene bastante historia, sobre todo en los primeros años de la independencia colombiana, en lós que, al parecer, no había otra mejor donde celebrar cualquier acto de algún fuste. La época independiente viene dando para Colombia me­ jores hombres de Letras que de Artes. Y no es que los de Artes sean malos, sino que los de Letras son mejores, y es fama. Los buenos retratistas del ochocientos que fueron Epifanio Garay y Acevedo Bernal no alcanzan en su terreno la altura que ha.i logrado los poetas José Asunción Silva y Guillermo Valencia en el suyo.

E.

G I L

T

O V A R

LAS ULTIMAS T E N D E N C IA S L

A cualidad distintiva de todo el arte americano de ¡a hora presente es la de su definido sintomatismo. Visto desde la distancia, como a nosotros nos es dado contemplarlo, podemos asistir con toda lucidez al espectáculo verdaderamente fascinante de su nacimiento. P o r q u e es ahora cuando de verdad nace un arte que puede ser llamado con toda propiedad "americano". Las anteriores expresiones— lo prehispánico y lo colonial— , no son, a pesar de su inmensa riqueza potencial, sino expresiones parciales del verdadero ser americano que, en definitiva, es una sim­ biosis perfecta de muchas células originarias. Lo prehispáni­ co, lo colonial, lo negro, han dejado ya de ser capas de limo superficiales extendidas sobre la tierra americana, para con­ vertirse en abono nutricio, esto es, en tierra misma. De todo ese ligamen ha nacido el ser de América y la expresión de ese ser, ya no unilateral, sino totalizada, es el arte que ahora mismo empieza a producirse.

Bautizo”, expresivo cuadro de Luis Alberto Acuña. Pero si todo el arte americano actuo[ es por ello sintomá­ tico, cada país en donde el arte se produce acusa una c a ­ racterística especial en su sintomatismo. Colombia es un lugar muy definido de cruces de corrientes estéticas. En el tiempo de las viejas culturas solares, la cultura de las estatuas agustinianas pudo ser muy bien lugar de cita o confluencias de una manera incaica y de una manera maya de entender la vida. El escultor español Jorge Oteiza las ha visto muy certeramente, no desde su plano arqueológico, sino desde su más hondo plano plástico, en un libro revela­ dor publicado por Cultura Hispánica, que puede muy bien ser base para una estética americana. En aquel tiempo, el mar no era camino, sino barrera, y por eso no puede hablar­ se de un segundo cruce de sugerencias que viniesen a traVes be las aguas. La característica de país crucial es la constante histórica colombiana. En nuestros días, el cruce e sugerencias tiene un signo dual: Norte-Sur, como en el empo agustiniano, y Este-Oeste, o, mejor dicho, AtlánticoQcífico (Europa y las culturas solares), emos dicho que el arte colombiano, y por extensión 0 el arte de América, "está naciendo", no que haya erminado de producirse. Colombia, como cualquier país ^mericano, posee unos artistas y, en algunos casos, artistas a eramente excepcionales, pero esto no quiere decir que Se° Un ar*e< Precisamente, lo verdaderamente glorioso de| minaPt0 Presente es que podernos asistir al instante gerna de la creación de su arte, esto es, al momento en que, se ÍuT^0 *OClos *os ar^sí,QS una personalidad muy definida, Un UC 6 subronsc'entemente, poéticamente, por el logro de c°mun denominador definitorio de lo colombiano en el

E H A C IA

LA DE

NUEVA

BUSQ U ED A UNA FO RM A

orte, por un último sustrato idéntico que sepa dar la pauta para un signo característico del subconsciente colectivo co­ lombiano. Definir a un arte que precisamente ahora se está produ­ ciendo, no puede ser, en modo alguno, destacar las carac­ terísticas de unos artistas con pretensiones antológicos, sino diferenciar del conjunto informe, todo lo que se presiente sintomático. Por eso nosotros no vamos a atender tanto al esbozo de una antología del arte colombiano, como a tratar de estrechar cada vez más los lazos para una definitiva comprensión. La calidad intrínseca de la obra de arte no nos interesa tanto como lo que en ella hubiera de aporte para la creación de aquel común denominador definitorio. Decíamos que la crucial Colombia plástica poseía un pri­ mer signo Norte-Sur. Para sintetizar a groso modo, añadi­ remos dos nombres a la definición de ese cruce: MéxicoBuenos Aires. Efectivamente, sobre ese meridiano aproxima­ do hay toda una definición de aportaciones conjeturable. Pero ese meridiano lo cruzo un paralelo Este-Oeste (Atlántico-Pacífico: Europa-Ancestros aborígenes). Detengámonos., por ejemplo, en Pedro Nel Gómez, quien tanto por la inten­ sidad y amplitud de su obra, cuanto por la eficacia de su seguro maestrazgo, puede considerarse un catalizador de la manera de enfocar correctamente la plástica más actual. En un principio hundió sus raíces en la mejor gleba originaria del arte nuevo: en Cezanne. Los caminos de Europa son., pues, la fuente de toda su creación primordial, pues hay en él una primera época, que pudiéramos llamar experimental, por la que le va arrancando o la pintura todos los secreto? elementales. Una vez maestro de si mismo, vuelve su mi­ rada a otra dirección, la americana, y se encuentra con México. Y entonces, el problema de la. pura plástica se convierte para él en accesorio porque hace ya de la expre­ sión principio y fundamento de su arte. La consecuencia ha sido una vasta obra mural, tal vez la primera de este tipo y de gran empuje que se realiza en Colombia. De una tra­ yectoria similar— asentamiento básico en lo europeo para entroncarse luego conscientemente en lo mexicano__ son las carreras de Ignacio Gómez Jaramillo y Luis Alberto Acuña. Ei primero realiza un contacto muy fructífero con España, que le proporciona un hondo sentido ascético y depurador que será luego la constante de su arte. De este tiempo espa­ ñol son la serie de magníficos paisajes de Toledo y Madrid y los desnudos casi estoicos a fuerza de sereno elementalismo. Más tarde, México le proporciona también la expe­ riencia del muralismo y la necesidad de una comunicación más amplia, y emprende decididamente la tarea de una expresión a través de los grandes frescos. Luis Alberto Acuña es más bien un pintor con sentido mural que un muralista. La procedencia de este sentido es también me­ xicana, pero sus experiencias básicas son totalmente espa­ ñolas, ya que nació en tierras santanderinas y sus prime­ ros pasos en el arte los dió como escultor. Acaso .esa cir­ cunstancia escultórica sea la que condicione siempre su pintura de apretado modelaje. En realidad, esta búsqueda de la expresión americana se encuentra e n Colombia apenas en sus comienzos. Los tres pintores reseña­ dos han llegado al mura­ lismo por la necesidad de narrar vida de la porción de América que es Colom­ bia. Y sin embargo, aún continúa sin resolver el problema de poder narrar, cón lenguaje americano, desde la propia forma. La necesidad, n o obstante, está planteada ya con estos tres maestros. Tal vez el logro esté destinado a generaciones más jó­ venes. Muralistas destacados son también Sergio Trujillo— a quien la inquietud extre­ ma de la forma ha llevado a un marcado ornamentalismo— , Santiago Martí­ nez Delgado y Horacio Betancourt. Todavía el problema de alcorzar una forma ame­ ricana queda lejos de las posibilidades de un Gon-

’’Pastoral” se titula este cuadro de Julio Castillo. z q Io Ariza, el atalayador de orientaciones japonesas, de un Carlos Correa, el buceador de un neogoticismo, de un Ju­ lio Castillo, el buscador de un universo original a la ma­ nera gangunllana, o de Josefina Albarracín, Luis Cardona, María Teresa Cerdá y Henao Rodríguez, modeladores de una forma muy claramente identificable dentro de límites extraamericanos. Tal vez, paradójicamente, el encuentro con la forma de América pueda darse rastreando caminos a todas luces opuestos. Tol vez, en esa búsqueda de lo primario universal que es lo escultura de Edgar, Negret, pueda alcanzarse un día lo primario genuino. O quizó en la abstracción de remi­ niscencias europeas de la pintura de Ramírez Vllaseñor, pueda vislumbrarse el punto de partida paro una línea que sea definitoria. La pintura de Colombia cuenta con un nombre excepcio­ nal entre sus últimas promociones: Alejandro Obregón. Obregón ha sufrido el impacto de muchas y muy antiguas solicitaciones plásticas. En su contacto con Europo ha descubierto la dimensión misteriosa de las pequeñas cBsas. Esta es una actitud bastante original en Colombia, donde el arte ha expresado realidades pánicas de naturaleza en ple­ nitud y de virgen exuberancia. Obregón esté descubriendo, para Colombio, el mundo escondido del objeto. Está descu­ briendo el misterio. Tal vez ese sea el camino más efectivo para el encuentro de la esencialldad americana del arte de Colombia a pesar de su apariencia extraamericana. Porque, al fin y al cabo, la vieja raíz mítica de América tiene un signo palpable que se llama el misterio. Y acaso sea el mis­ terio la única dimensión que le faltaba a ese arte colombiano que acabamos de reseñar, para que pudiera considerarse, con todos sus consecuencias, definitivamente americano.

J O S E

M A R I A

M O R E N O

G A L V A N

’’Tres Copas”, uno de los m ejores lienzos de Obregón.

C a ja d e C réd ito A grario Industrial y M inero BOGOTA - COLOMBIA, SUR AMERICA

-Agraria^Publicidad NORTE DI SANTANDER:

BOLIVAR:

CORDOBA: MONTERIA AYAPEL CERETE LORICA SAHAOUN TIERRALTA

MAGDALENA:

CARTAGENA CART AGEN A-MERCADO CALAMAR CARMEN COROZAL MAGANOUE M ARIA LA BAJA MOMPOS SAN MARC08 SAN ONOPRE SINCELEJO

ATLANTICO» BARRANQUILLA BARR A NQUILL A -MERC ADO BARRANQUILLA-REBOLO SABANALAROA SOLEDAD

SANTA MARTA CIENAGA CHIRIGUANA EL BANCO FUNDACION PLATO RIOHACHA VALLEDUPAR VILLANUEVA 8AN JUAN DEL CESAR

CUCUTA CUCUTA-MERCADO ARBOLEDAS CACHIRA CONVENCION CHINACOTA GRAMALOTE OCANA PAMPLONA 8ALAZAR SARDINATA TIBU TOLEDO DURANIA

ANTIOQUIA: MEDELLIN -AMERICA MEDELLIN-CAR ABOBO MEDELLIN-GUAYAQUIL MEDELLIN-JUNIN AMALFI ANDES BELLO BOLIVAR CALDAS CARMEN DE VIBORAL CISNEROS CONCORDIA ENVIGADO PREDONIA FRONTINO ORANADA IT AGUI ITU ANGO JARDIN JERICO LA CEJA LIBORINA MARINILLA PUERTO BERRIO RIONEGRO SALGAR 8ANTA BARBARA CANTA ROSA DE OSOS SEGOVIA BONBON SOPETEAN TAMfcSIP T IT IR IB I TURBO VttKAO YARUMAL YOLOMBO EARAOOLA ABSJORRAL

SANTANDER BUCARAMANGA BUCAR AMANGA-A VENIDA LIBERTADOR BARRANCABERMEJA CHARALA EL CENTRO MALAGA MATANZA PIEDECUESTA PUENTE NACIONAL RIONEGRO 8AN ANDRES 8AN GIL SAN VICENTE 80C0RR0 SU AITA 8URATA VELEZ ZAPATOCA

BOYACA: TUNJA BELENCITO COCUY CHIQUINQUIRA DUITAMA GARAGOA OUATEQUE QUAYATA LEYVA MIRAFLORES MONIQUIRA FAUNA PESCA PUEBLOVIEJO RAMIRIQUI SAN LUI8 DE PALENQUE SOATA SOCHA SOGAMOSO TAMARA YOPAL

CHOCO: QUIBDO

CALDAS:

CUNDINAMARCA:

MANIE ALES MANIZALB8-FUNDADORES AGUADAS ANSERMA APIA ARANEAZU ARMENIA ARMENI A-FERROCARRILES BBLALCAZAR CALAROA CHINCHIN A PELANDXA LA DORADA MANZANARE8 MARSELLA MONTENEGRO NEI RA Pa c o r a P k n Si l v a n i a PEREIRA PEREIRA-MERCADO PIJAO QUIMBAYA RI08UCXO 8 ALAMINA SANTA ROSA DE CABAL SANTUARIO

BOOOTA-CA8A PRINCIPAL BOOOTA-SECCION PROVI8IOH AGRICOLA AVENIDA COLON BARRIO RESTREPO BARRI08 UNIDOS CHAPINERO LAS CRUCES LAS NIEVES MERCADO CENTRAL PLAZUELA DE BAVARIA 8ANTA SOFIA ANOLAIMA ARBELAEZ CACHIPAY CAQUEZA CHIA CHOCONTA EL COLEGIO FACATATIVA FOMEQUE FONTIBON FU 8AaASU O A

VALLE: CALI-SUCURSAL CALI-BELMONTE OALI-MERCADO ALCALA BUENAVENTURA BUOA CAICEDONIA CARTAGO CERRITO EL AGUILA EL CAIRO PALMIRA ROLDANXLLO SEVILLA TRUJILLO TULUA ZARZAL

*

jn u n u a v i n

POPAYAN BOLIVAR CALOTO EL TAMBO PUERTO TEJADA 8ANTANDER

PASTO IPIALE8 LA CRUZ LA UNION 8AMANIEOO SANDONA TUMACO TUQUERRE8 MOCOA

IBAOUE AMBALEMA ARMERO ATACO CUNDAY CHAPARRAL DOLORES E8PINAL FRESNO OU AMO HERVEO HONDA ICONONZO

MELGAR NATAOAIMA GRTEOA PURIFICACION RONCES VALLE8

ROVIRA

SAN ANTONIO SAN LUIS BAN MIOUEL DE PERDOMO SANTA ISABEL VRNADILLO VILL AHERM08 A VILLARRICA

HUILA:

TERRITORIOS:

NEIVA ACEVEDO ÖARAYA CAMPO ALSORE CARNICERIAS OARZON OIOANTX LA PLATA PALERMO P IT ALITO SAN AGUSTIN YAOUARA

ARAUCA FLORENCIA LETICIA SAN ANDRES (ISLAS) VILLA VICKNCIO

GACHETA QIRARDOT GUADUAS OUASCA GUATA VITA LA CALERA LA MESA LA PALMA LA PEÑA MADRID PACHO RAFAEL REYES SAN JUAN DE RIOSECO SASAIMA 80ACHA SOPO TOC AIMA UBATE UNE U8AQUEN VERGARA VILLETA VIOTA ZIPAQUIRA

Préstamos a corto« mediano y largo plazo • HipotecarioseCon prenda Agraria • Para adguirir pegueñas propiedades • Para cultivos de tardío rendimiento• Para cría de ganado e Crédito personal - Seguros de Cosechas eCuentas corrientes • • Servicio de giros Servicio de Ahorros por la CAJA COLOMBIANA DE AHORROS Depósitos desde $0.05hasta $10.000.00e Traspasos postales, sin costo alguno, hasta por $500mensuales • Giros telegráficos y postales e Traslados de cuentas e Libretas certificadas para viajes • Libretas de nacimiento y matrimonio • Ahorro Escolar Suministro de alcancías e Interés del 4y del 5%anual e 3sorteos anuales por $ 290.000.00 entre sus depositantes.

2

7

6

oficinas

Al servicie de los campesinos Colombianos 86

XPEDICION O REINO DE GRANADA

<ep o m a ~ru g in e >

■ ■ ? :■ '• t J ü V. \ '

I DICI O N E S C U L T E R A HISPANICA

, a -

p u b l i c a a c t u a l me n t e la

. j-

“ FLO RA

DE

B O T A N IC A

LA

R EA L

D EL

E X P E D IC IO N

N U EVO

DE G RA N A D A “

R E IN O

D E

IN M IN E N T E

A P A R IC IO N

:■

H o r ro

Related Documents